Barata desmiente a Martín Belaunde y complica investigación de Fiscalía

Jorge Barata, exdirectivo de Odebrecht, reveló entrega de tres millones de dólares a campaña de Ollanta Humala, pero la fiscalía duda en usar esa información, porque contradice toda la declaración del aspirante a colaborador eficaz Martín Belaunde.

23 Feb 2017 | 5:09 h

El colaborador eficaz y ex directivo de Odebrecht Latinvest, Jorge Barata, reveló a la Fiscalía que entre fines del año 2010 y comienzos del 2011 entregaron tres millones de dólares para la campaña electoral del entonces candidato presidencial Ollanta Humala. El dinero se entregó en efectivo en Brasil y Lima a la entonces secretaria de asuntos internacionales del Partido Nacionalista y esposa del candidato Nadine Heredia Alarcón.
 
Barata dijo además que la entrega de este dinero se realizó a pedido del expresidente de Brasil Luiz Ignacio Lula da Silva de los fondos que la compañía brasileña constructora tenía para el Partido de los Trabajadores. El colaborador eficaz precisó que no se trató de un pago de soborno especifico para una obra como en otros casos, sino que fue un aporte para una campaña política.
 
 
Las primeras entregas de dinero se realizó en la ciudad de Sao Paulo, Brasil, a Valdemir Garreta, para el pago que debía realizarse al también publicista Luis Favre que asesoró la campaña política de los nacionalistas. Barata a dado detalles de su encuentro con Garreta a fines del 2010 en el hotel Melia Jardin Europa, en Sao Paulo. 
 
Garreta es una persona allegada a Lula, en cuyo gobierno ocupó el cargo de Jefe Municipal de Abastecimiento. Se le relacionó con pagos de sobornos e intento de comprar votos en el parlamento de Brasil. En la reunión en el Melia, Garreta le dijo a Barata que conocía a Fernando Migliacio, operador de Odebrecht en el manejo de caja 2 que manejaba el Departamento de Operaciones Estructuradas.
 
Luego, ya en Lima, Barata se reunió con Ollanta Humala y Nadine Heredia en el departamento que la pareja presidencial tenia en la avenida Armendariz. Allí ambos le confirmaron que recibirían dinero de Brasil para la campaña presidencial del 2011, a través de Garreta.
 
Posteriormente y avanzada el proceso electoral, Nadine Heredia llamó al director ejecutivo de Odebrecht en Lima y le dijo que necesitaban más recursos para la campaña electoral. Barata solicitó los recursos a Sao Paulo, desde donde enviaron remeses de 300 mil dólares en efectivo que entregó personalmente a Heredia. Las entregas de dinero cesaron cuando Ollanta Humala resultó electo presidente de la República.
 
El colaborador eficaz subrayó que no realizó pagos a ningún funcionario público por el proyecto del Gasoducto del Sur Peruano, enfatizando que el dinero entregado a Nadine Heredia no se consideró un soborno sino un aporte a una campaña política, de los fondos asignados previamente al Partido de los Trabajadores de Brasil.
 

Problemas en la Fiscalía

Jorge Barata narró estos hechos al fiscal Hamilton Castro a fines de enero, junto con la revelación de los pagos al exviceministro de Transportes y Comunicaciones, Jorge Cuba por el Metro de Lima, y al expresidente Alejandro Toledo por la Interoceánica. La información debía mantenerse en reserva hasta que fuera usada por la Fiscalía, a fin de no afectar el proceso de colaboración de Odebrecht en Brasil y otros que se pudieran tramitar en otros países.
 
Barata indicó a la fiscalía que tenían registro de todos el dinero entregado a Garreta y Nadine en el Departamento de Operaciones Estructuras, que pueden confirmar su versión de los hechos. Es decir no sería solamente su palabra, sino como en los primeros casos, esto estaría debidamente documentado.
 
El director ejecutivo de Odebrecht en el Perú negó conocer a Martin Belaunde y haber hecho aportes a las campaña nacionalista el 2006. 
 
Hace unos 10 días aproximadamente, Castro entregó toda la información referida a los aportes al Partido Nacionalista y Nadine Heredia al fiscal Germán Juárez de Lavado de Activos, para que la utilice en el caso de las agendas.
 
De acuerdo a lo planificado, Juárez debía utilizar esa información para allanar los inmuebles de Nadine Heredia y Ollanta Humala en busca de más información y eventualmente para evaluar un pedido de prisión preventiva de la pareja presidencial.
 
Pero, eso no sucedió. Al contrario, todos los detalles de la declaración de Barata fueron filtrados en las últimas días a diversos medios de comunicación. Un acto que puede poner en peligro toda la colaboración de Odebrecht y el Ministerio Público de Brasil que insiste en la reserva de la información, hasta que sea usada oficialmente.
 
El problema en la fiscalía de lavado de activos y específicamente con el fiscal Juárez, es que todo el caso de las agendas, y el "impedimento encubierto de salida del país" de Ollanta Humala y Nadine Heredia, se sostiene sobre las declaraciones de Martin Belaunde, que busca acogerse a los beneficios de la colaboración eficaz para salir de prisión.
 
Sin embargo, los hechos narrados por Belaunde se refieren a aportes realizados por Odebecht el 2006, algo que la empresa, a través de Barata, niega, por lo que la fiscalía tendría que retirar del proceso esa historia, para utilizar la nueva versión que estaría debidamente documentada.
 
Hace unos meses, Juárez ya tuvo que retirar del proceso de las agendas la declaración del venezolano Moisés Boyer sobre aportes a la campaña de Humala el 2006 provenientes de Venezuela, al establecerse que su testimonio es falso.
 
Allí el dilema de la fiscalía de lavado de activos. Germán Juárez plantea viajar a Brasil para recoger más información y documentos del Departamento de Operaciones Estructuradas antes de desechar por completo la declaración de Belaunde y agarrarse a la tabla de salvación que le ofrece Barata y Odebrecht.
 
El problema es que la información de los otros directivos de Odebrecht en Brasil todavía estará bajo reserva hasta junio próximo. Ahora solo es accesible la información proporcionada por Jorge Barata. ¿Accederá Barata a hablar con el fiscal Juárez bajo el riesgo de que antes de usarse su declaración en un proceso judicial, aparezca reproducida en un medio de comunicación?

Te puede interesar