Perla Berríos gana primera batalla judicial a Latina tras su despido

La periodista salió de canal 2 cuando tenía siete meses de embarazo. Después de varios meses, el Poder Judicial emitió una sentencia. 

17 Ago 2017 | 12:04 h

Perla Berríos dejó de pertenecer a Latina en octubre del 2015, pese a que tenía siete meses de embarazo. Tras su salida, la joven periodista entabló un juicio al canal por hostigamiento y después de varios meses el Poder Judicial le ha dado la razón.

La conductora de televisión fue retirada de Latina porque se negó a leer anuncios publicitarios durante el noticiero ‘90 Matinal’, entre una noticia y otra,  y sin mencionar que era un anuncio contratado. Así lo revela una columna publicada en la revista Caretas.

PUEDES VER Perla Berríos habló por primera vez sobre su salida de Latina y de su rol como madre soltera [VIDEO]

La periodista consideró que no podía entregar su imagen a empresas por una cuestión de ética y ejercicio profesional. Ante su negativa, según su versión, se dio un proceso de hostigamiento hasta su salida.

El Poder Judicial en primera instancia le dado la razón a la comunicadora marcando jurisprudencia y basándose en una sentencia del Tribunal Constitucional.  

“El tenor del contrato de trabajo suscrito entre las partes no se desprende de ninguna de sus cláusulas que la actora tenga como obligación emitir anuncios publicitarios de terceros, menos al momento de desempeñarse ya sea como reportera o conductora de los programas periodísticos; por lo tanto, la libertad de empresa de la demandada, la misma que se encuentra prevista en el artículo 9° de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral, de querer modificar sustancialmente el objeto de contratación de la actora, transgrediría la dignidad de la actora implicando actos contra la moral, dado que esta fue contratada para difundir información periodística y no para anunciar publicidad de terceros”, dice la sentencia, citada por la periodista Patricia Salinas.

“Constituye una inobservancia a este principio difundir publicidad encubierta bajo la apariencia de noticias, opiniones periodísticas o material recreativo, sin advertir de manera clara su naturaleza publicitaria. Es decir, sin consignar expresa y destacadamente que se trata de un publirreportaje o anuncio contratado”, agrega la resolución.

La otra parte involucrada, Latina, ha apelado la sentencia.

Te puede interesar