19 de Septiembre de 2001 | 0:00 h

Contrato firmado entre ex asesor del SIN y José Francisco Crousillat Carreño estuvo vigent

Montesinos pagó un millón y medio de dólares al mes a canal 4, Crusillat se alquiló por 9 millon

José Francisco Crousillat Carreño, gerente general de Canal 4 América Televisión, recibió en la pasada campaña electoral, entre noviembre de 1999 y abril del 2000, un millón y medio de dólares mensuales -en total, nueve millones-, a cambio del sometimiento total de ese medio de comunicación social a los planes reeleccionistas de Alberto Fujimori.

EDMUNDO CRUZ UNIDAD DE INVESTIGACIÓN

.....El empresario de América Televisión recibió obviamente la cuantiosa suma de dinero de manos de Vladimiro Montesinos Torres, aunque en el "Contrato de locación de servicios", de acuerdo con la copia del documento que obtuvo La República, se identifica a la persona que provee el dinero sólo como "El Contratante". No cabe duda de que se trata del ex asesor presidencial, pero "por razones estrictamente de confidencialidad", según se dice en el referido contrato, y "con expreso consentimiento" de José Francisco Crousillat, el documento no consigna el nombre, ni los generales de ley ni la dirección domiciliaria de "El Contratante". Esto último "no enerva el valor legal del documento", se advierte textualmente. El "Contrato de locación de servicios" refrendado en sus tres páginas con la firma de José Francisco Crousillat Carreño, se suscribió el domingo siete de noviembre de 1999 y tuvo vigencia hasta el domingo nueve de abril del año 2000, día de los comicios generales. El mismo contrato con vigencia para seis meses estableció la posibilidad de su renovación "por común acuerdo de las partes", no descartándose que efectivamente el pacto se haya extendido hasta concluida la segunda vuelta electoral (28 de mayo del 2000). La República obtuvo hace un mes de fuentes confidenciales copia de los originales de los tres documentos firmados por José Francisco Crousillat Carreño (D.N.I. Nº 07567144), al momento de acordar la transacción. Estos documentos son: a) El Contrato de locación servicios. b) El recibo por la recepción de la primera mesada de un millón y medio de dólares correspondiente a noviembre de 1999, y c) La letra de cambio al portador contra José Francisco Crousillat Carreño, a cobrar en caso de incumplimiento de las obligaciones. Pero el diario se reservó la publicación de estos documentos con el fin de no entorpecer ninguna de las investigaciones en curso en las que se encuentra involucrado Crousillat, radicado actualmente en Costa Rica, junto a su cuñado Nicolás Lúcar.

EL PRECIO DE LA MENTIRA

El "Contrato de locación de servicios" consta de nueve cláusulas. En la segunda de ellas se establece la obligación pecuniaria de "El Contratante" (Crousillat) del pago mensual de un millón y medio de dólares, a abonar "dentro de los cuatro primeros días hábiles de cada mes y por el cual se firmará el recibo pertinente", se dice. La más enervante de las disposiciones contractuales es la cuarta, en la que se detallan en diez acápites las condiciones concretas de sometimiento de la programación de América Televisión a la voluntad de "El Contratante" durante toda la campaña electoral. Ninguna propaganda política directa o indirecta, ningún aviso político de candidatos a la Presidencia de la República o al Congreso, y ninguna promoción de partidos o movimientos políticos ni de sus dirigentes o candidatos podía ser propalada sin autorización expresa de "El Contratante" Vladimiro Montesinos Torres. Eso lo establecen las primeras condiciones. Los siguientes acápites extienden el filtro del asesor a las entrevistas, debates y reportajes a los candidatos a la Presidencia o al Congreso, para cuyo efecto Canal 4 América Televisión requería "aprobación escrita" del ex asesor. El gerente general José Francisco Crousillat, inclusive, en esta cláusula se compromete a "sacar al aire un programa político los días domingo en el horario de las 20.00 horas", a partir de la primera quincena de enero del 2000. En efecto, la segunda quincena de dicho mes en el horario estelar de los domingos hizo su aparición en América Televisión un programa de corte político, "Hora 20", dentro de la tónica acordada con Montesinos y sin que en los créditos del programa figurara un editor responsable.

AMISTAD COMPRADA

A mediados de setiembre, la difusión del video Kouri-Montesinos enterró esta revista dominical. También en materia de programación, el contrato entre Crousillat y Montesinos incluye con nombre propio al talk show "Laura en América", conducido por Laura Bozzo. Textualmente se acuerda que "El Contratante" dispondrá en este espacio "del tiempo que sea necesario para desarrollar los contenidos que estime convenientes". Uno de estos contenidos fue el propalado el martes 28 de marzo del 2000, a la una de la tarde, a menos de dos semanas de las elecciones generales. "Laura en América" ensayó un puntillazo contra Alejandro Toledo. Presentó a una señora que dijo ser madre de una hija del candidato de Perú Posible. La Bozzo también realizó presentaciones especiales sobre las víctimas del terrorismo, para sensibilizar a la población sobre las repercusiones de los fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y justificar el apartamiento de Perú de la jurisdicción de dicha instancia judicial por oden de Fujimori. También la Bozzo desplegó especiales sobre la presunta invasión de las FARC y otros temas que correspondían a libretos de guerra psicosocial.

PACTO INDIGNO

José Francisco Crousillat Carreño llegó al extremo de comprometer en este pacto la libertad de conciencia y de expresión de su personal en general, en la parte que acepta "responder por las declaraciones" que éstos "emitan a través de otros medios informativos, televisivos o radiales que no sigan los lineamientos del presente contrato". Como si esto no fuera más que suficiente, durante la campaña electoral Vladimiro Montesinos se reserva "derecho de veto sobre cualquier comentarista o periodista de Canal 4 América Televisión" que no fuera de su agrado (cláusula octava). Como buen jugador, el ex asesor tomó sus precauciones. Obligó Crousillat Carreño a firmar mensualmente una letra de garantía, a treinta días vista, a la orden del portador por la suma que recibía (US$ 1ë500,000.00). Las letras se renovaban cada mes. En el hipotético caso que el empresario televisivo se apartara de su compromiso, la letra se protestaba y se ejecutaba su cobro. En compensación, Montesinos aseguraba puntualidad. Por cada día de retraso en el pago, el dueño de Canal 4 recibía un 1% diario de interés, y después del octavo día la mora subía a 5%. Junto a las copias de los tres documentos, La República reproduce copia de la ficha del Registro Nacional de Identidad y Estado Civil (Reniec) correspondiente a José Francisco Crousillat Carreño. Se publica con el fin de que los lectores cotejen la firma del empresario televisivo que se guarda en ese registro oficial con las signaturas que aparecen en las copias que damos a publicidad.

Síguenos en Facebook