AHORA - Lionel Messi se va del Barcelona: el mundo del fútbol reacciona a la salida del jugador

Sagasti: “Cuando empieza la campaña electoral, ha habido una especie de cambio de humor en el Congreso”

Enrique  Patriau

“He recibido insultos incluso de antiguos amigos míos”, reveló el mandatario. Foto: Antonio Melgarejo/ La República
“He recibido insultos incluso de antiguos amigos míos”, reveló el mandatario. Foto: Antonio Melgarejo/ La República

Entrevista al jefe de Estado, quien expresó que la ex ministra Pilar Mazzetti fue maltratada por el Parlamento durante las últimas semanas. Además, agregó que su gobierno apunta a dejar vacunados a 10 millones de ciudadanos al finalizar su gestión.

Publicidad

El presidente de la República, Francisco Sagasti, recibió a La República para conversar sobre diversos temas, el principal: lo que tiene que ver con la lucha contra la pandemia. Además, se refiere al reciente comportamiento del Congreso. “Hemos visto una exacerbación del comportamiento que tenían algunos grupos políticos”, señala.

¿La exministra Pilar Mazzetti le dijo expresamente que dejaba el cargo por el maltrato del Congreso?

A lo largo de varias semanas he conversado frecuentemente con ella y había una combinación de varias cosas a la vez. En primer lugar, el cansancio y el agotamiento de una persona que trabaja sin descanso durante tanto tiempo. Una de mis preocupaciones era verla agotada, cansada, tensa. En segundo lugar, el maltrato, no solamente reciente sino a lo largo de las últimas semanas. No hemos visto preguntas o interés en conocer, sino acusaciones, imputaciones de todo tipo, que fueron elevando la temperatura política y que fueron creando un clima bastante desagradable para ella, otras personas y el país. La vacunación y algunos otros temas ya estaban en camino y, entonces, viendo los términos que empezaron a circular…

¿Se refiere a la moción de interpelación?

Sí. Esa fue la gota que rebalsó el vaso. Ella me dijo que era el momento de salir.

¿Leyó la moción?

La vi, por supuesto. Soy congresista, conozco a todos.

¿Qué le pareció?

Mejor no digo nada, le pido mil disculpas.

¿Trató de convencer a Mazzetti de que se quedara?

Sí, en parte. Pero, al final, viendo la situación y cómo estaba ella, decidimos que era el momento de hacer un cambio.

Pilar Mazzetti negó saber sobre la vacunación de Vizcarra y renunció tras los ataques del Congreso. Foto: Andina

Lo entrevisté en noviembre y entonces me dijo que el Congreso “ha dado un salto importante en las últimas semanas en términos de reflexión”. Han pasado casi tres meses y hoy habla de maltrato. Le repito la pregunta que entonces le hice, ¿confía en el Congreso?

Mire, el Congreso representa a la ciudadanía y hay que confiar en él. Pero lo que hemos visto recientemente… recuerde que esto no se da en el aire, Enrique. Esto se da en medio de una campaña electoral, a pocas semanas de las elecciones. Usted ha visto que los propios congresistas, un grupo de ellos, están tratando de censurar a su propia Mesa Directiva. Lo que hemos visto es una exacerbación del comportamiento que tenían algunos grupos políticos, algunos partidos, a niveles que ya resultan dañinos para el propio Congreso. Espero que la sensatez de la gran mayoría de congresistas prevalezca y baje un poco la tensión. Lo que no podemos tener es a dos o tres ministros, pasándose siete a ocho horas dos veces por semana, escuchando las mismas preguntas repetidas una y otra vez. Eso no deja trabajar, crea tensión, arma situaciones innecesariamente complicadas.

Espera.

Es lo que espero, es lo que he pedido a mis antiguos colegas del Congreso por el bien del país. Yo confío. En ese sentido, espero no equivocarme.

Se equivocó en noviembre.

No. La situación anduvo bastante bien. Recuerde los primeros meses, la colaboración que tuvimos, las idas y vueltas. A partir de fines de enero, cuando empieza la campaña electoral, me da la impresión de que ha habido una especie de cambio de humor en el Congreso. Si volvemos al cauce de lo que teníamos en noviembre y diciembre, vamos a tener una mejor relación entre el Congreso y el Ejecutivo.

Hoy (sábado) llegan 700 mil vacunas más. ¿Cuántas personas desean dejar vacunadas al final de su gobierno?

Nuestra meta -y eso va a depender de la entrega de las vacunas- es dejar vacunadas a casi 10 millones de personas. No es un cosa loca. Si logramos hacer que los acuerdos ya avanzados se concreten, podríamos llegar a esa cifra.

Si 10 millones es el ideal, ¿qué sería lo mínimo?

No tenemos ese cálculo en detalle, porque no depende de nosotros. Depende de las fechas formales de entrega. Estamos en plenas negociaciones. Apuntamos a los 10 millones. No quiero darle una cifra mínima… bueno, en estos momentos le puedo dar una cifra mínima: a fin de mes vamos a dejar vacunados a medio millón, con toda seguridad. Si quiere una cifra mínima, ahí la tiene.

Jornada de vacunación contra COVID-19. Foto: Antonio Melgarejo/ La República

Vamos al tema del oxígeno. ¿El decreto supremo que anunció obligará a que las empresas productoras e importadoras dispongan de este recurso a favor de los que lo necesiten? ¿Podría explicar un poco más?

Existe un marco legal en el que en situaciones de emergencia, cualquier tipo de producción industrial, agropecuaria, minera, puede ser redirigida hacia consumos de interés nacional. Eso ya está. Pero estamos tratando de poner eso en práctica. No es cuestión de dar una ley y decir que se cumpla tal artículo. No. Lo que estamos haciendo es conversar con las empresas, con expertos, persuadiendo personas y ver la mejor manera para que aquellas grandes empresas puedan redirigir el recurso en la práctica, no en el papel.

Dijo que llamó a Southern, que habló con un exalumno suyo, que le explicó lo complicado que es pasar de la producción del oxígeno industrial al medicinal…

Eso es lo que le estoy diciendo a usted ahora.

Y añadió que llamó a Linde, una de las empresas…

No la llamé yo directamente. No tengo tiempo de estar haciendo todas esas llamadas. Hay un equipo de personas que se puso en contacto con Linde. Pero no solo con ella, sino con muchas otras empresas. Yo no estoy al tanto de cada detalle, de cada llamada a cada empresa…

Tampoco tendría nada de malo llamar y gestionar oxígeno. Sin embargo, ¿qué pasará con todo el resto de empresas en las que usted no necesariamente tenga contactos, como un exalumno voluntarioso con ganas de ayudar?

No es un exalumno voluntarioso, por favor, Enrique. No tergiverse mis palabras. Es el CEO de una empresa que escuchó, tomó una decisión y se están haciendo las cosas en la práctica…

Yo me refería a…

Perdón, déjeme terminar. Hay otras empresas con las cuales ya se ha contactado. El Ministerio de la Producción está haciendo un inventario de todas las empresas con las cuales se ha conversado y están viendo cómo colaborar de la manera más efectiva. Algunas ya producen oxígeno medicinal, otras no. Lo que también estamos tratando de evitar -que es grave- es la especulación de algunos compradores, productores, intermediarios. Hemos visto en la prensa, y La República lo ha reportado, el caso de un productor de oxígeno que no quiere vender a alguien porque sabe que va a revender al doble de precio. Estamos tratando de apoyar a los pequeños y medianos que quieren trabajar bien.

Con “voluntarioso” me refería a alguien con ganas de ayudar. Mi inquietud era saber qué ocurriría en otros casos.

Gracias por la pregunta, porque es importante aclarar.

Óscar Ugarte -el nuevo ministro de Salud- fue el que firmó ese decreto que permitía que solo el oxígeno con 99% de pureza pueda usarse en pacientes requirientes, lo que dio paso al oligopolio existente…

Perdón, ¿qué cosa dice? Vamos paso por paso. El decreto que firmó el señor Ugarte se firmó el 2010 y fue renovado el 2014 y el 2018, cuando el señor Ugarte no tenía nada que ver con el tema.

Pero firmó el primero.

Firmó el primero y se renovó dos veces sin que el señor Ugarte tuviera que ver absolutamente nada. Seamos claros. Ese criterio es el que satisfacía normas internacionales.

Quería preguntarle si es que dado el antecedente no era contradictorio el nombramiento de Ugarte.

No entiendo por qué. Si en una circunstancia usted toma una decisión en base a una norma internacional de hace 10 años y la situación cambia, ¿se va a quedar igualito? No. Va a cambiar y tener otra posición. Las personas, si tenemos un mínimo de consciencia y sabemos lo que hacemos, vamos cambiando. El señor Ugarte está 100% de acuerdo con lo que hace ahora. Es otro momento. El 2010 no había pandemia.

Para terminar con este tema: el doctor Elmer Huerta le hizo una pregunta interesante sobre el artículo 82 de la ley general de salud. ¿Intuyo que no piensa invocarlo, de acuerdo con sus respuestas?

No es que sea necesario. Ya hay una norma, está saliendo otra, ya están colaborando los industriales. En caso de que veamos una situación extrema en que algún grupo industrial diga “no, de ninguna manera, mi oxígeno es solo para mi planta y no lo voy a entregar”, esa es otra historia. Lo que hemos visto es un deseo real de colaborar por parte de todos los peruanos, sobre todo por parte de las comunidades organizadas. No tengo por qué suponer que habrá una persona o empresa o institución que se va a negar. Pero tenga la absoluta seguridad de que si esa negativa pone en peligro la vida no tendré el menor reparo de intervenir de la manera más dura que sea necesaria.

Cambio. Óscar Ugarte reemplaza a Pilar Mazzetti en el Minsa. Foto: difusión

Hay personas que han denunciado -de nuevo- que las clínicas quieren cobrar hasta cien mil soles por un internamiento en UCI. ¿Qué piensa de eso?

Me parece mal. Pero si hay un señor que tiene 100 mil soles y quiere pagarlos porque le da la gana y tiene suficiente dinero, es un problema entre él y la clínica. ¿Sabe cuál es mi preocupación? No ese señor, la clínica ni los 100 mil soles. Mi preocupación es que la gente tenga la vacuna gratis lo más rápido posible, que tenga oxígeno al menor costo, que funcionen las instituciones del Minsa, EsSalud, de las Fuerzas Armadas, de la PNP.

Dudo que nadie quiera pagar cien mil soles. La queja iba más por el lado de que es imposible cubrir eso.

Lo que me interesa es ampliar la provisión de salud pública en general.

A propósito de la vacuna, ya que la mencionó: ¿se descarta la posibilidad de que se ofrezca a través de privados?

Por lo menos durante mi gobierno, en estos meses que me quedan, yo no veo… en primer lugar, no hay ninguna empresa farmacéutica que yo conozca, con la cual haya tenido un trato directo, que me ofrezca eso a través de una empresa privada. Lo que queremos asegurar es que todos los peruanos tengamos la vacuna de manera equitativa y gratis.

En el tema económico: ¿es posible hablar de una recuperación del empleo cuando le toque dejar el gobierno?

Mire, hay que ser responsables. Tenemos que dejar las cuentas balanceadas y claras al próximo gobierno, pero también conocemos las necesidades de los ciudadanos. Ya ha visto usted lo que hemos hecho: hay dos mil millones de soles disponibles para las mypes, estamos con el Fondo de Apoyo Empresarial (FAE) Turismo, estamos relanzando el FAE Agrario. Hay varias medidas que estamos adoptando, ahora, para reactivar la economía, sobre todo en los puntos más débiles. Siempre, en toda reunión del Consejo de Ministros, examinamos una o dos propuestas más, para ver su viabilidad u oportunidad. Tenga en claro que estamos pensando en las maneras viables, de qué cosa se puede hacer en la práctica con los recursos limitados, con la prioridad que le hemos dado a la salud. Con eso estamos viendo qué es lo máximo que se puede hacer para reactivar la economía.

Pero en términos de cifras, ¿hay alguna expectativa sobre la recuperación del empleo hacia julio?

No, no tengo cifras en este momento. No me gusta dar cifras cuando no tengo los detalles.

En general, ¿cómo quisiera dejar el gobierno en el aspecto económico?

Con un mayor nivel de empleo, con varios programas de apoyo para su generación. Y si es que la ciudadanía se comporta de la manera que deseamos durante los confinamientos parciales, (esperamos) haber reducido el nivel de contagio, haber evitado una posible tercera ola y haber vacunado sobre todo a las personas más vulnerables. Y sobre todo, quisiéramos una cosa que es central: dejar un país en el cual la gente vuelva a confiar en el gobierno y vuelva a tener confianza en el futuro.

¿Asume alguna responsabilidad política en las muertes por las protestas durante el paro agrario?

Mire, yo creo que las responsabilidades políticas van a diferentes niveles. La primera responsabilidad política va a aquellos que azuzaron estas manifestaciones, aquellos que empezaron sabiendo que podía haber violencia. El segundo nivel de responsabilidad ha sido el de una persona de las fuerzas policiales que sin autorización y con una prohibición expresa decidió usar un arma que le quitó la vida a un joven. Él tiene una responsabilidad directa, penal.

"No hemos visto preguntas o interés en conocer, sino acusaciones, imputaciones de todo tipo", indicó Sagasti. Foto: Antonio Melgarejo/ La República

¿Y en el caso suyo?

La responsabilidad política que puedan tener el ministro del Interior, el primer ministro y hasta el presidente es por tratar de mantener la calma y la tranquilidad. Si usted ve las redes, por lado y lado, he recibido insultos, incluso de antiguos amigos míos que me decían que debía usar mano dura, sacar al Ejército y cosas de esa naturaleza. Y por otro lado, he visto a grupos azuzando a matar a los policías, a ojo por ojo, diente por diente. La responsabilidad política en medio de esa polarización es tratar de calmar, cómo hacer que el comportamiento de uno y otro lado sea lo más razonable y equilibrado. Creo que, a pesar de la tragedia de estos jóvenes, pudo haber sido muchísimo peor. Asumimos la responsabilidad de haber tomado las acciones que desgraciadamente no pudieron impedir la pérdida de vida de estos jóvenes, pero que sí impidieron que todo esto se generalice de una manera enorme y se cree todo un gran conflicto social, una guerra civil.

Ya no son tan amigos suyos los que lo insultaron, asumo.

Mire, en ese sentido yo separo las cosas. Evidentemente no coincido con ellos, no es que sean amigos demasiado cercanos, pero sí los saludaré. Tenemos muchas cosas en común. Uno tiene que aprender -es la ventaja de ser viejo- a mirar las cosas con cierta filosofía, con cierta perspectiva, y a darse cuenta de que muchas personas meten la pata. Todos nos equivocamos en algún momento de nuestras vidas.

¿Ha perdido a alguien cercano en la pandemia?

Cercano, no. Amigos y conocidos, personas de mucha confianza, sí, desgraciadamente.

¿Y cómo ha atravesado ese momento?

Con una pena tremenda, con un dolor que te queda en el pecho, con una desazón por no haber podido hacer más por ellos ni por otras personas. Mencionaré el caso de un querido amigo, mentor, con el que trabajamos en temas de ciencia y tecnología por muchos años. Terminó una de las cuarentenas, lo fue a visitar su nieto por primera vez en varios meses, lo contagió y en tres días murió. Como ese, le puedo contar una media docena de casos más.

¿Considera que el expresidente Martín Vizcarra trató de sacar ventaja de su cargo con lo de la vacuna?

Yo respondo por lo que hago. Yo pedí consejo a muchísimas personas sobre si el presidente debía ser el primero o el último en vacunarse. Pregunté si mi nombre estaba en el padrón, y cuando me dijeron que no dije “no me vacuno” hasta que mi nombre esté. Se dio una resolución ministerial a tiempo y yo fui uno de los últimos en vacunarse en el primer día que se empezó el proceso. Esa es la forma en que creo que debe comportarse un jefe de Estado: seguir las normas, seguir la ley y dar el ejemplo.

¿Ha tenido algún dolor luego de vacunarse?

En lo más mínimo. Me duele la actitud de algunos congresistas, digamos. Ese podría ser un efecto secundario de la vacuna.

Sagasti fue vacunado por la enfermera Liz Gómez. Foto: difusión

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.

Lazy loaded component