¡Llueve sobre mojaaaaado!

14 Nov 2017 | 6:00 h

Continuamos atrapados en los resultados electorales de 2016. Y todo indica que la esperanza de un diálogo real y efectivo entre las dos fuerzas políticas que nos gobiernan se va desvaneciendo más rápido que la de ir al Mundial Rusia 2018.

José Chlimper, Secretario general de Fuerza Popular, ha roto un prolongado silencio para descartar que su agrupación vaya a promover la vacancia del presidente Pedro Pablo Kuczynski. Sin embargo, y a pesar del blindaje que la Constitución ofrece al Jefe del Estado, seguimos discutiendo si PPK debe o no asistir a la comisión investigadora del caso Lava Jato en el Congreso para deslindar su responsabilidad en las coimas pagadas por Odebrecht a Alejandro Toledo por la carretera Interocéanica, cuando el actual mandatario era funcionario del gobierno de la chakana. Si bastan sus respuestas por escrito… Si tiene o no el deber de recibir a sus miembros en Palacio… El manoseo del tema crea sombras sobre la imagen del mandatario.

Aparentemente sobra tiempo en el Parlamento.

Por otro lado, Kuczynski solo hace noticia cuando –por enésima vez– se refiere al indulto para Alberto Fujimori. “Pronto habrá novedades” ha dicho, como en la fábula del Pedro y El Lobo. Alborotando el gallinero innecesariamente y obligando a la presidenta del Consejo de Ministros a apagar los fuegos artificiales que enciende cada vez con su alusión “¿inocente” al tema?

¿Para quién juega el presidente? O es cierto lo que dice Máximo San Román sobre su dependencia de Zavalita. A veces da la impresión de querer jalarle la alfombra a Mercedes Aráoz como si no le hubiese quedado otra alternativa que darle el premierato a ella. No olvidemos que era la que más aceptación pública tenía cuando el suicidio de Zavala con la cuestión de confianza, pero no la favorita de PPK.

¿Así funciona el gobierno de lujo? ¿Con un presidente que solo nos regala su presencia en foros internacionales?

Y la oposición fujimorista ¿intenta de esa manera dejar atrás la imagen autocrática de los noventa? ¿Con Keiko Fujimori rehuyendo entrevistas y hablando solo cuando es indispensable para ella en Facebook?

Ninguno pareciera querer dar la cara… ¿O es que lo que no dan es la talla?... Pregunto nomás.

Te puede interesar