Pablo Sánchez: “Nosotros vamos a seguir trabajando como hasta ahora, caiga quien caiga”

Entrevista al fiscal de la Nación, Pablo Sánchez Velarde, quien no se amilana frente a la denuncia presentada por el fujimorismo por una presunta omisión funcional. 

11 Nov 2017 | 6:37 h

Pablo Sánchez no se amilana frente a la denuncia presentada por el fujimorismo por una presunta omisión funcional. Tiene 36 años en la Fiscalía de la Nación, empezó como oficinista y con esfuerzo llegó al más alto cargo en su institución. “No tengo sanciones disciplinarias y me he conducido siempre de manera honesta. No me voy a dejar presionar”, advierte.

PUEDES VER Juntas de Fiscales Superiores del Perú expresan su respaldo a Pablo Sánchez

No es casual que menos de una semana después de que la Comisión Permanente del Congreso decidiera investigar a magistrados del Tribunal Constitucional se presente una acusación en su contra. ¿No le parece?

Ya se habían escuchado algunas opiniones bastante negativas con relación al trabajo del Ministerio Público, lo que culmina con la denuncia que han formulado contra mi persona en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso. ¿Qué puedo pensar? Quizás algunas decisiones nuestras no han gustado a algunas personas y una forma de reaccionar ha sido hacer una denuncia contra el jefe de la institución, que lo que hace es solo cumplir con su trabajo.

Genera suspicacia que esta denuncia en su contra haya sido presentada días antes de que el equipo de fiscales del caso Lava Jato interrogue a Marcelo Odebrecht sobre Keiko Fujimori. Mucha coincidencia, ¿no?

Demasiada coincidencia. Uno más uno es dos. No somos tontos.

¿Qué hará frente a esto?

En principio, yo me voy a defender porque se trata de una imputación que no tiene sustento y caerá por su propio peso. No solo lo digo yo, sino muchos juristas especializados en la materia. Esperamos que la Comisión Permanente entre en razón y decida archivar el caso por falta de sustento.

¿Qué acciones tomará?

Estoy asesorándome para defenderme, porque no me voy a quedar callado.

Usted ha dicho varias veces que no puede indicar qué hacer a los fiscales en sus investigaciones, pues son independientes. ¿Qué mensaje quieren dar con esa denuncia al Ministerio Público?

Los efectos expansivos de esta denuncia son bastante negativos para todos los fiscales porque si una persona de un partido político que tiene fuerza en el país es investigada, le puede decir al fiscal: 'mira lo que le ha pasado a tu jefe'. Y así puede presionar indirectamente cualquier investigación.

Los magistrados del Tribunal Constitucional han afirmado que con la denuncia por el caso El Frontón, el Congreso está amenazando la autonomía del sistema judicial. ¿Lo mismo ocurre con su caso?

Pienso que se quiere afectar el trabajo institucional de la Fiscalía. Se está cuestionando el trabajo del Ministerio Público y nuestra institución es rectora en temas de investigación penal. Por acá transitan muchas personas que son investigadas, en algunos casos se acusa y en otros no. Sí, se está afectando nuestra forma autónoma e independiente de actuar y eso interfiere no solo en la institucionalidad sino también en el orden democrático del país.

¿Qué sigue en el caso Lava Jato, tras la declaración de Marcelo Odebrecht sobre Keiko Fujimori y Alan García?

Entiendo que el fiscal va a seguir con su investigación. Tendrá que elaborar su línea de trabajo de inmediato. Tiene tiempo para investigar, pues ha fijado un plazo de 36 meses, aunque entiendo que eso ha sido un elemento de juicio para que se piense que se quiere afectar la candidatura de la señora (Keiko Fujimori) hacia el año 2021. Y yo creo que no fue así, que el fiscal no pensó en eso cuando planteó el plazo, pues igual puede investigar en 36, 24, 12 o seis meses.

El congresista Salaverry y otros fujimoristas acusan al Ministerio Público de querer afectar la campaña de Keiko Fujimori...

No creo que haya algún interés político. Yo tampoco lo tengo. No actúo pensando en presionar a políticos. Mi trabajo es independiente y autónomo. No hay ninguna línea política en mi labor fiscal.

Salaverry también ha dicho que usted dio órdenes para que los fiscales elaboren mal el pedido de extradición del ex presidente Alejandro Toledo.

Que ofrezca alguna prueba. Yo no doy órdenes en ese sentido. No afecto el trabajo del fiscal, que es autónomo. No lo he hecho nunca y no lo voy a hacer ahora ni después.

¿Y por qué la demora?

Está en los plazos. En otros países han demorado mucho también los procesos de extradición de altos funcionarios del Estado, como sucede en Panamá. El fiscal Hamilton me ha dicho que ellos terminan en diciembre, y entonces todo pasará a manos del Poder Judicial, y de ahí obviamente a las autoridades norteamericanas. No es que uno quiera demorar. Se está elaborando un cuadernillo bastante completo con las pruebas que exige la justicia de Estados Unidos para que la extradición sea viable. Y esperamos que sea pronto. No hay ánimo de protección a nadie.

¿Ni al gobierno? ¿Cómo siguen las investigaciones al presidente en el caso Chinchero?

Todo se está investigando. Si hay elementos de juicio se acusa, si no se archiva. Nosotros no protegemos a nadie. Eso debe quedar bien claro en la colectividad.

En Brasil, frente a algunos cuestionamientos de algunos políticos, la sociedad civil respaldó a los fiscales del caso Lava Jato...

Y la prensa también.

¿No debería ser igual acá?

Yo no quiero azuzar sentimientos ni mover colectivos. Lo que quiero es que me dejen trabajar tranquilo. Hacer las cosas como se deben. Si hay demoras, corregiremos algunas cosas, pero que no se nos someta a presiones.

Usted señala que la denuncia de Salaverry es una orden de la jefa de su partido...

Yo presumo que es así. ¿Qué otra cosa se puede pensar? Él presenta la denuncia y tiene el respaldo de toda la bancada.

¿No cree que vivimos una situación similar a los 90, en que la mayoría en el Congreso utilizaba su fuerza para presionar?

Sería un error de su parte. Jurídicamente no tiene fundamento la denuncia en mi contra y políticamente les puede afectar también a ellos.

Los miembros del TC denunciados advierten un parecido a los 90, cuando destituyeron a magistrados de esa entidad. ¿No cree que estas presiones responden a un intento del fujimorismo para controlar las instituciones judiciales?

Nosotros vamos a seguir trabajando como hasta ahora. Investigando a los que cometen delito, caiga quien caiga. Nadie tiene corona. No somos simpatizantes de ningún partido político.

¿Estas denuncias no lo amilanan?

No. Vamos a seguir trabajando. Aquí lo que se quiere afectar es la institucionalidad y no lo vamos a permitir.

Te puede interesar