La oscura noche del nacionalismo

Presos y debilitados. Especialistas encuentran difícil que Humala y Heredia salgan de prisión en los próximos meses luego que la Sala Penal negara su apelación. Más complicado ven un resurgimiento político inmediato de los líderes que conquistaron los sectores populares, pero los fueron perdiendo en el poder. Sus defensores ratifican próximo recurso judicial.

6 Ago 2017 | 6:40 h

Un año después de haber dejado el poder, Ollanta Humala y Nadine Heredia viven su más amarga noche. Y lo que viene para ellos no pintaría muy bien, según diversas fuentes. Varios juristas consideran difícil que salgan de prisión con algún nuevo recurso judicial.

El abogado de Heredia, Wilfredo Pedraza, ratificó que presentarán un recurso de casación, el cual busca anular la prisión preventiva alegando que se vulneró el proceso. "Por ahora lo único decidido es la casación. La interpondremos en el plazo que son 10 días. Lo demás es un asunto todavía por evaluar", nos comenta.

PUEDES VER Otro revés para los Humala-Heredia: permanecerán en prisión preventiva

En este recurso alegarán que se ha violado la debida fundamentación. "Para la sala, el poder (para que viajen las hijas de Humala) podría facilitar la fuga. Y lo conecta con la vinculación a una organización criminal que es Odebrecht. Pero nadie se vincula a una organización por recibir una donación, si acaso se hubiera recibido", argumenta Pedraza.

Sin embargo, incluso penalistas críticos de la resolución judicial ven poco posible revertirlo. Para el abogado Carlos Rivera, del Instituto de Defensa Legal (IDL), otros factores complican la casación.

"Si hay un escenario como el que se ha dado y de nuevo tenemos un Poder Judicial apretado por presión política o mediática que pueda evitar una decisión, me parece que el destino de los Humala será necesariamente afrontar un juicio en prisión", anota.

"Tendrá un papel importante la Suprema, cualquiera de sus tres salas penales, de tomar decisión sin presión política o mediática", remarca.

El penalista Germán Small, decano de Derecho de la Universidad de San Marcos, confía en que los jueces actuaron con independencia, aunque "quizá debió rebajarse a un año o seis meses toda vez que existen elementos suficientes".

Para lo que viene, considera que los supremos están capacitados para resistir eventuales presiones mediáticas.

La caída

¿Qué pasó con los otrora exitosos líderes nacionalistas?

El sociólogo David Sulmont, profesor de la Universidad Católica (PUCP), señala la pérdida de coherencia como inicio de la caída de ambos. "Al hacer un viraje bastante importante de su programática, sobre todo al gobernar, perdió mucho de su posicionamiento político", explica.

El politólogo Carlos Fernández Fontenoy, docente de la Universidad Ruiz de Montoya, coincide. "La pérdida de respaldo se inicia tempranamente durante su gobierno, producido inicialmente por el abandono de 'La gran transformación', su distanciamiento de la izquierda, el comportamiento y las agendas de Nadine, así como en la percepción de no haber avanzado lo suficiente en seguridad ciudadana", apunta.

Sulmont considera que de haber mantenido respaldo popular, otra sería la situación.

"Se los acusa de recibir donaciones de Odebrecht, pero el propio Marcelo Odebrecht dice que ordenó dar a Keiko y no se habla de investigarla. Eso tiene correlato con el peso político. Esa diferencia tiene que ver con el respaldo o peso político y en la prensa", dice.

En este punto, Fernández ve una posibilidad de cambio en el futuro para los Humala.

"Si los fiscales miden con la misma vara, deberían abrir una investigación a Keiko y García. Si se les trata igual que a Toledo y Ollanta y se les inician investigaciones, el escenario político cambiará de manera importante, pudiendo variar la actual situación de Humala y Heredia", alega.

Sulmont ve difícil que los nacionalistas recuperen respaldo, sobre todo porque mucho del caudal que tuvieron ya ha migrado a otros referentes. "La base que apoyó a Humala está buscando otro tipo de representación. Un grupo importante se fue a Mendoza. Otro a Guzmán. Algunos al fujimorismo. Se ha diluido ese apoyo", asevera.

Su futuro político dependerá mucho del proceso judicial.

"Si se nota un caso sólido e impecable, la suerte de Humala está echada. Si se entrampa, los fiscales no logran un caso sólido o se cae, Humala y Nadine pueden tratar de elaborar una historia de victimización y construcción política que puede ayudarlos, y ganar ciertos apoyos", señala.

"Ya vemos al fujimorismo. El líder está en la cárcel por lesa humanidad y corrupción y tiene apoyo. La gente no se hace ascos porque no cree que la condena sea justa", agrega.

Te puede interesar