01 de Mayo de 2012 | 7:06 h

Atleta Wilma Arizapana, de Puno a Londres 2012

Atletismo. Es madre de 3 hijos, no la admitieron en Centro de Huancayo, se inscribió sola a maratón de Holanda, y clasificó a Olimpiadas. Ejemplo a seguir.

Kleber Sánchez.

Puno.

Le ganó la carrera a la discriminación y gracias a su esfuerzo y perseverancia se hizo de un nombre. La atleta puneña Wilma Arizapana Yucra corre para escapar de la pobreza , para dejar atrás las frustraciones y las pocas oportunidades . Y corre con el coraje de su estirpe, con sus genes aguerridos y su genotipo endurecido por la geografía y la altura.

Tiene 29 años y recientemente logró un cupo para participar en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 , luego que el pasado 15 de abril ocupara el octavo lugar en la Matarón de Rotterdam, en Holanda . Esta es una prueba de 42 kilómetros donde participaron destacados atletas del mundo en busca de un cupo para las olimpiadas.

Para clasificar a los Juegos Olímpicos, Arizapana hizo un tiempo de 2 horas, 34 minutos y 8 segundos , en la maratón de Rotterdam, categoría damas. Fue la única sudamericana que se metió en los diez primeros lugares .

El principio

De niña, Wilma nunca pensó ser atleta profesional . Sus estudios de primaria y secundaria los cursó en su natal Chupa , pueblo de la provincia de Azángaro , zona norte de Puno .

Mientras estudiaba participaba en los juegos escolares . Se aventuró a participar en atletismo a los 10 años . A los 15 , cuando estuvo en cuarto año de secundaria, alcanzó el segundo lugar en los Juegos Escolares a nivel nacional .

En esa época sus padres le dijeron que estudie porque el deporte no le daría de comer . Sin embargo, al ver que tenía talento en el atletismo, poco a poco Wilma se atrevió a cosechar triunfos , lo que la motivó a seguir esforzándose para lograr galardones a nivel regional, nacional e internacional.

A los 16 años , Wilma fue invitada a entrenar en la ciudad de Puno . En ese trance, ante tanta insistencia de sus padres, decidió dejar el atletismo para postular a la universidad, logrando así ingresar a la carrera profesional de Enfermería , en la Universidad Nacional del Altiplano (UNA) de Puno .

A los pocos años decidió abandonar su carrera y, tras conocer a su actual pareja, el atleta Miguel Mamani Quispe , decidió retomar el atletismo.

Una atleta distinta

Wilma Arizapana no es la atleta que viste zapatillas costosas o luce ropa de marca . Su imagen no encaja en el estereotipo de la mujer atleta soltera, que dedica tiempo a cuidar su cuerpo. Ella tiene tres hijos ; Sofía, Lucelia y Juan Miguel. Ellos son su principal motor y motivo .

Es la actual Campeona Nacional de Fondismo en categoría damas. Su esposo Miguel Mamani se ha convertido en entrenador personal y principal motivador para que Wilma llegue a la cima del atletismo.

Ella recuerda que el 2007 batió el récord Nacional Histórico de fondismo en la prueba de 5 mil metros , estableciendo un tiempo de 16 minutos, 28 segundos . El récord en ese momento era de 16 minutos, 30 segundos, que permaneció imbatible por cerca de 20 años.

“Mi sueño de participar en los Juegos Olímpicos surgió una mañana de abril de 2008, mi esposo dijo: porqué no trabajar para competencias internacionales y porqué no pensar en los Juegos Olímpicos. Con esfuerzo y entrenamiento sé que podemos lograrlo. Coincidíamos” , dijo Wilma Arizapana, en una entrevista exclusiva para La República.

La maratón de Holanda

Por otro lado nos cuenta que en los últimos años (2010-2011) , intentó entrar al Centro de Maratón de Huancayo y la Federación Nacional de Atletismo , pero le dieron la espalda. Cuenta que varias veces no le dejaron participar en las pruebas y sacar un cupo para participar en una maratón internacional, lograr marca y clasificar a los JJ.OO.

Al ver que reiteradas veces le negaran su ingreso a dicho centro huancaíno reclamó a las autoridades por trato discriminatorio . Sin embargo el destino le tenía reservado un cupo entre los mejores y un amigo la contactó con otro atleta que había participado en la Maratón de Holanda . Fue así que se logró inscribir de manera independiente en la competencia .

Wilma desembolsó 90 dólares para inscribirse en la competición de Rotterdam . El Instituto Peruano del Deporte (IPD) la ayudó con los gastos de viaje y viáticos, y así pudo llegar a Holanda. Nadie pensó que regresaría con un cupo para los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Es la primera vez en la historia de Puno que una atleta logra clasificar a los juegos olímpicos. Wilma quiere entrenar en el extranjero todo el mes de junio. Podría ser Estados Unidos, o México, o España. Promete dejar en alto los nombres de Puno y el Perú.