Lima la gris se inundó en colores

Una crónica de los alumnos de la UNMSM sobre la marcha del Orgullo que se realizó el sábado 30 de junio.

Una crónica de los alumnos de la UNMSM sobre la marcha del Orgullo que se realizó el sábado 30 de junio.

La chispa que nació en el bar neoyorquino Stonewall Inn sigue viva. Con una tarde soleada, se dio inicio a la congregación de los participantes de la décimo sexta Marcha del Orgullo en Lima. Como todos los años, la presencia de carros alegóricos multicolor, banderas y colectivos no se hicieron extrañar.

La organización política Nuevo Perú reafirmó, a través de su asistencia al evento, su postura sobre la concesión de los derechos civiles que exige la comunidad LGTBIQ. Jorge Pizarro, representante de dicho partido en la marcha, aseguró que los miembros de su bancada luchan por conseguir la igualdad de derechos, además del matrimonio igualitario. Sin embargo, esta lucha se ve contrarrestada por la bancada de Fuerza Popular, de número mayoritario y posición conservadora.

También estuvo presente la Comunidad Cristiana Ecuménica Inclusiva del Camino que está formada por miembros -muchos de ellos gays, lesbianas y trans- de diversas denominaciones cristianas. Esta organización viene participando ya varios años en la marcha, pues aseguran que el cristianismo carga un mensaje de inclusión. “Hay muchos pastores y sacerdotes que manipulan el mensaje del evangelio. El mensaje del evangelio es un mensaje de inclusión, [...] Cuando Jesucristo habló de no pecar, él siempre se refirió a no ser egoísta, a no ser excluyente”, sostuvo Guillermo Orna, dirigente de la comunidad.

Por otro lado, el Movimiento Raeliano Peruano, atrajo la curiosidad de los asistentes con sus llamativos trajes y flores de regalo. “El Movimiento Raeliano es una filosofía atea que explica que somos una creación científica extraterrestre y que fuimos diseñados gracias a una ingeniería genética del ADN por seres avanzados científicamente quienes a través a su ciencia y arte diseñaron todas las formas de vida sobre la tierra”, manifestó Erick Rever, miembro de este movimiento. Asimismo, Rever afirmó que según la filosofía raeliana la homosexualidad es un gen con el que nacen los humanos, al igual que la heterosexualidad.

 “El rojo simboliza la vida; naranja, salud; amarillo, la luz del Sol; verde, la naturaleza; azul, la serenidad y el violeta, el espíritu” nos explica una activista que lleva asistiendo al encuentro hace cuatro fechas. Lo que sostuvo se traducía en el ambiente: se sintió el significado de los colores de la famosa bandera, había mucha alegría e incluso la gris Lima se vio opacado por el sol.

(Texto y fotos enviados por Romario Veramendi, Melanie Loza y Lionel Portocarrero mediante el WhatsApp de La República 941 000 000).

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO