Movimientos indígenas proponen autonomía territorial en el VIII FOSPA

Certamen reúne en Tarapoto a 1500 representantes de nueve países y culmina este lunes con una serie propuestas de incidencia para la generación de nuevas políticas.

Organizaciones de nueve países plantean agendas por la autonomía territorial. Foto: Kathia Carrillo

Organizaciones de nueve países plantean agendas por la autonomía territorial. Foto: Kathia Carrillo.

Rita Segato cuestiona la representación parlamentaria en Brasil. Foto: Kathia Carrillo

Rita Segato cuestiona la representación parlamentaria en Brasil. Foto: Kathia Carrillo.

Wrays Pérez destaca la milenaria experiencia en gestión territorial de los wampís. Foto: Kathia Carrillo

Wrays Pérez destaca la milenaria experiencia en gestión territorial de los wampís. Foto: Kathia Carrillo.

Se inició la intensa jornada del VIII Foro Social Panamazónico 2017, en Tarapoto. La iniciativa reúne a más de 1500 representantes de pueblos indígenas, organizaciones de la sociedad civil, académicos y activistas de nueve países latinoamericanos que comparten el territorio amazónico.

El evento busca articular las agendas sociales de los asistentes para plantear alternativas al modelo económico que, según expresaron en la declaración del Foro Nacional Perú, vulnera los derechos de los pueblos indígenas y amenaza el medio ambiente.

PUEDES VERMapas interactivos con información para saber el estado de la Amazonía.

Una de las mesas de discusión al respecto fue la de “Autogobierno Territorial,  Desarrollismo Extractivista y Descolonialidad del Poder”, donde diversos expertos sobre las realidades sociales expusieron las problemáticas que aquejan a las poblaciones y plantearon alternativas para hacerles frente.

Una de las invitadas fue Rita Segato, antropóloga y feminista argentina, quien habló sobre la situación de los pueblos indígenas brasileños en su particular contexto político.

“Se trata de un Congreso dominado por una alianza de fundamentalistas cristianos y católicos vinculados con el agronegocio, con intereses contrarios a la garantía de derechos de los pueblos indígenas. Ello se hace evidente con la reciente reducción del presupuesto del Gobierno de Temer para la Fundación Nacional del Indio (Funai), encargada de proteger los territorios de indígenas no contactados del embate de madereros y empresarios agrícolas”, expuso la experta.

Asimismo, están presentes representantes de movimientos y organizaciones del Ecuador quienes hicieron énfasis en la necesidad de apostar por alternativas al sistema extractivista ya que, desde su experiencia, tanto los gobiernos de derecha como de izquierda en América Latina están imponiendo un modelo de desarrollo que no contempla los derechos al territorio de los pueblos indígenas.

“El desarrollo no es la solución, es el problema. Lo que tenemos que hacer es plantear alternativas y establecer agendas en común desde los pueblos indígenas. No queremos caridades en forma de proyectos de parte de las ONG. Tenemos dignidad, basta de invasiones y de colonialidades”, expresó Carlos Pérez, de la CAOI Ecuador.

En la misma línea, los bolivianos Toribia Lero y Adolfo Chávez (CONAMAD) denunciaron que el gobierno de Evo Morales se ha dejado absorber por intereses capitalistas, vulnerando los derechos indígenas.

Frente a las amenazas que constituyen los gobiernos que apuestan por el extractivismo, las naciones indígenas como la Nación Wampís plantean alternativas de gobierno autónomas que les permitan proteger sus territorios y hacer frente a la contaminación y a los impactos del cambio climático.

Wrays Pérez, presidente del Gobierno Territorial Autónomo de la Nación Wampís (GTAN Wampís), expuso brevemente de qué trata esta apuesta por el ejercicio de la autonomía indígena que, según menciona, se viene practicando desde mucho antes de la creación de los estados nación.

“No sólo se trata de seguir resistiendo, sino de plantear lo que nuestros antepasados han estado practicando. Los wampís tenemos 7 mil años gestionando nuestros territorios, y hemos sabido conservar, desde nuestras prácticas, el millón 370 mil hectáreas de bosques de las cuencas del Santiago y Morona (regiones Amazonas y Loreto) hasta ahora”, explicó Wrays.

“Nuestra organización como Nación Wampís se rige por normas establecidas dentro de un estatuto, meticulosamente revisado, que se basa tanto en las leyes peruanas como en los tratados internacionales, ratificados por el Estado, que contemplan los derechos de los pueblos indígenas”, continuó.

La mesa culminó con el trabajo en grupos de los diversos países y hoy compartirán sus conclusiones y planteamientos rumbo a la construcción de propuestas articuladas que permitan hacer incidencia en las políticas de los estados. (Texto: Kathia Carrillo)

Síguenos en Facebook