Cambio climático: ¿qué implica que Trump retire a EE. UU. del Acuerdo de París?

Es oficial. Donald Trump anunció este jueves el retiro de su país del Acuerdo de París. Este sería el nuevo panorama mundial frente a la lucha contra el cambio climático.

1 Jun 2017 | 10:19 h

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el retiro de su país del Acuerdo de París sobre el cambio climático. La medida fue confirmada este jueves en conferencia de prensa en la Casa Blanca, después de que la información se filtrara el miércoles.
 
"El tratado de París es un ejemplo de Washington ingresando a un acuerdo que brinda desventajas a Estados Unidos a beneficios exclusivos de otros países dejando que los trabajadores y contribuyentes estadounidenses absorban el costo", declaró.
 
El jefe de Estado norteamericano, antes ya se había negado a aprobar el acuerdo en la cumbre del G7 -el grupo de las naciones democráticas más industrializadas del mundo- el pasado sábado en Taormina, bajo el argumento de que necesitaba más tiempo para decidir. 
 
 
El Acuerdo de París fue respaldado por cerca de 200 países en París en 2015. Tiene como objetivo limitar el calentamiento del planeta, en parte, reduciendo el dióxido de carbono y otras emisiones frutos de la combustión de energías fósiles. En busca de este objetivo, Estados Unidos se comprometió a reducir sus emisiones del 26 % al 28 % con respecto a los niveles de 2005 para 2025. Sin embargo, la posición estadounidense ha cambiado. ¿Qué implicaciones supone su retiro? En principio, las siguientes:
 
1. Efecto dominó
 
Estados Unidos se retirará de un pacto mundial que apoya incluso Corea del Norte. En total, son 193 países los que firmaron el acuerdo (acá la lista). Solo dos países que están en la ONU no forman parte de este pacto: Siria y Nicaragua.
 
Al confirmarse el retiro de EE. UU., al ser el país más poderoso del bloque, podría tener un efecto dominó sobre la participación de otros países respecto a la limitación de contaminación por combustibles fósiles. Esto haría prácticamente imposible y extremadamente costoso detener las catástrofes por el cambio climático. 
 
2. EE. UU. es el segundo emisor de CO2 y piensa dejar que otros luchen
 
Históricamente, la UE, EE. UU., Japón, Canadá, Rusia… han sido los principales culpables de los gases de efecto invernadero que se han lanzado a la atmósfera desde la Revolución Industrial. Ahora, también incluye a naciones emergentes cuyas políticas ambientales son decisivas para resolver el problema, como China, India, Brasil.
 
Con su retiro, Estados Unidos estaría dejando a que otros luchen contra un problema que, en parte, lo provocó. Es el segundo mayor emisor de gases de CO2 en el mundo, después de China.
 
3. Golpe a la lucha contra el cambio climático
 
Se estaría poniendo en peligro la mejor oportunidad que se tiene para luchar de forma colectiva contra el cambio climático antes de que sea ya demasiado tarde, más aún cuando costó un gran esfuerzo retomar después de 14 años este objetivo y cuando ya ha involucrado a casi todos los países del planeta.
 
4. Estados Unidos tiene nada que perder 
 
Para EE. UU. abandonar o no el Acuerdo de París no supone cambios desde el punto de vista de sus acciones internas, ya que este pacto climático no fija obligaciones de reducción de gases para los países, sino que solo les compromete a cumplir sus propios planes nacionales. 
 
Además, el acuerdo tampoco incluye sanciones si no se cumplen los objetivos nacionales. Solo compromete a los países a presentar información transparente sobre sus emisiones.
 

Te puede interesar