VRAEM: Hallan dos laboratorios de cocaína que era comercializada a narcos de Bolivia

Agentes antidrogas adscritos al Frente Policial Vraem incursiona en centro poblado de Chirumpiari, en la provincia cusqueña de La Convención. Narcotraficantes huyen antes de la intervención y abandonan 100 kilos de cocaína.

Agentes antidrogas adscritos al Frente Policial Vraem incursiona en centro poblado de Chirumpiari, en la provincia cusqueña de La Convención. Narcotraficantes huyen antes de la intervención y abandonan 100 kilos de cocaína.

El suboficial Braian Poma Baldoceda levanta la mano en forma sorpresiva. Es una orden que intima al resto a no hacer ruido. Renace el sonido más puro de la selva. El policía, sin hablar, señala con su brazo una "entrada", al monte, a inmediaciones del centro poblado Chirumpiari, distrito de Kimbiri, provincia de La Convención, en el corazón de la selva del Cusco.

Los 30 agentes de elite, vestidos con uniformes de combate camuflados, pertenecen a la División de Maniobra Contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Divmctid) de Palmapampa, adscrita al Frente Policial Vraem, avanzan sin hacer ruido alguno hasta que encuentran dos laboratorios de pasta base que estuvo operativa hasta hace unas pocas horas.

PUEDES VER: La policía atrapó a 'Jarachupa', el narco más buscado del Vraem

Entre los restos de esa 'fábrica' precaria también se encontró 100 kilos y 500 gramos de cocaína líquida; cinco toneladas 750 gramos de hojas de coca en proceso de maceración y 779 kilos de insumos químicos. Los narcotraficantes escaparon tras escuchar el ruido de los helicópteros.

Kimbiri es una de las zonas rojas del narcotráfico en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), donde se han destruido cientos de 'cocinas' de pasta básica y clorhidrato de cocaína.

El olor en el área de intervención es intenso, aunque se pierde rápidamente en ese paisaje paradisíaco.

En dos o tres noches, en ese laboratorio se elaboraron 100 kilos de alcaloide de cocaína que habría llegado a Bolivia, tras ser sometida a un proceso de cristalización. Su valor se multiplicará si llega a Brasil donde se venderá a más de 20 veces su valor inicial.

Los policías, por disposición de un fiscal rocían con gasolina el lugar, prenden fuego y en pocos minutos todo queda transformado en cenizas. Otro golpe al narcotráfico en el Vraem.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO