ALERTA - Nave de la NASA choca hoy contra un asteroide para desviarlo
Política

Pedro Castillo dejó más preguntas que respuestas durante entrevista

110 días en silencio. El mandatario se presentó en el canal 7 sin anunciar medidas concretas en su gobierno y sin poder evitar imprecisiones y contradicciones entre sus dichos con sus acciones. Especialistas alertan que continúa demostrando desconocimiento sobre el Estado y gestión pública, y que persistirá en su aislamiento.

El dato. “Vamos a voltear esta página”, dijo el presidente Pedro Castillo durante la entrevista respecto a los más de tres meses sin declarar a la prensa. Indicó que continuará informando al país. Foto: SEPRES
El dato. “Vamos a voltear esta página”, dijo el presidente Pedro Castillo durante la entrevista respecto a los más de tres meses sin declarar a la prensa. Indicó que continuará informando al país. Foto: SEPRES
Daniela Mercado

La sorpresiva entrevista de la mañana de ayer del jefe del Estado, Pedro Castillo, a TV Perú era un secreto a voces. Fuentes cercanas a Palacio de Gobierno comentan que esta iniciativa se estaba planificando desde hace semanas por la Dirección de Información Estratégica del despacho presidencial, y era impulsada principalmente por el titular de Cultura, Alejandro Salas, quien es el más voceado para ser el nuevo premier.

El periodista Julio Navarro, quien entrevistó al mandatario y es gerente de prensa del Instituto Nacional de Radio y Televisión del Perú, se reunió con el ministro la tarde del 31 de mayo en su despacho por menos de una hora. Tres días después, Salas dijo estar seguro de que en cualquier momento Pedro Castillo iba a declarar a la prensa.

Niega responsabilidad

Sobre la presunta corrupción en la que está investigado, Castillo reiteró no haber sido parte y enfatizó que se someterá a las investigaciones. Negó haber recibido a Karelim López en la casa de Sarratea y señaló ya no conversar con sus sobrinos investigados.Jamás me va a salpicar la corrupción, si pasa por el entorno familiar, entonces tenemos que dar la cara, no solo al entorno del presidente, sino a muchas personas que no dan la cara. Muchas veces se quiere salpicar al presidente”, dijo.

Respecto al audio de Zamir Villaverde y el exministro Juan Silva, el mandatario afirmó desconocer y rechazar estos actos. “Personas que tienen que rendirle cuenta a la justicia, en su desesperación se atribuyen ser pseudo colaboradores eficaces, por llegar a donde deben llegar, se someten a hacer algunas supuestas declaraciones”, indicó.

Prófugo. Poder Judicial impuso prisión preventiva al sobrino Fray Vásquez. Foto: difusión

No obstante, la politóloga Katherine Zegarra sostiene que, a su parecer, Castillo no se ha defendido por completo de estos cuestionamientos, al no hacer un esfuerzo significativo para que quienes cometan estos actos sean investigados. “Queda solamente en el discurso de que apoyará en la lucha. Solo en palabras y no en hechos”, indica.

Por su parte, Jeffrey Radzinsky, director del Grupo Fides Perú, resaltó que la corrupción ha estado muy cerca al entorno de Castillo y a personajes que él designó y defendió. “No son asuntos tangenciales al Gobierno. Es un nivel de criminalidad muy grande”, mencionó.

No habido. El ex secretario general Bruno Pacheco no se pone a derecho con la justicia. Foto: difusión

Gobierno sin control

Al consultársele sobre la verificación del perfil antes de nombrar ministros, Castillo respondió que cree en su palabra. “Estoy seguro de que hemos aprendido, no se van a volver a repetir, y si es que se repiten, no es ni siquiera una pista malintencionada del Gobierno”, dijo.

En esa línea, afirmó tener reparos con su entorno. “No sé si mi propio premier, mi ministro de Cultura o algún otro, qué cosas pueden estar queriendo asumir o pensando hacer”, anotó.

Al respecto, Carlos Fernández Fontenoy, profesor de la Universidad Ruiz de Montoya, resaltó que es labor de Pedro Castillo elegir al primer ministro, los que a la fecha han fallado estrepitosamente en esta tarea. “Hay que encontrar uno que no vuelva a equivocarse, ya que cambiar más de 50 ministros en 10 meses es demasiado, y corremos el riesgo de continuar con gran parte del Estado paralizado”, sostuvo.

Buscado. Juan Silva era un ministro cercano a Castillo. Foto: difusión

En esta línea, Radzinsky resaltó que Castillo no puede evadir su responsabilidad: “Cuando hay más de una decena (de malos perfiles), suena bastante torpe políticamente hablando. Se le ve bastante más débil”.

Zegarra comentó que al no tener confianza en su gabinete ha demostrado que no tiene mucho control de su propio gobierno. “Llama la atención al ver una especie de gobierno sin rumbo. Parece que no habría filtro real o efectivo. No resuelve cuestionamientos y quedan más preguntas que respuestas”.

Sobre los Consejos de Ministros Descentralizados, la experta considera que se usa con “un desconocimiento del propio Estado”. “Se ha podido utilizar elementos existentes para expresar las principales preocupaciones del ciudadano”, resaltó y agrega que tampoco tienen un plan de resolución de problemáticas.

La casa de Breña. Sede de reuniones extraoficiales. Foto: difusión

Sin estrategias nuevas

Respecto a la relación con el Congreso, el jefe del Estado exhortó a que se deje “ese espacio de confrontación” y más bien hizo un llamado a coordinar con los legisladores.

“Queda en el diálogo. Él ha hablado con personas con pensamientos heterogéneos, pero no hay un real compromiso con ninguno de ellos”, dijo Zegarra.

Respecto a su Gobierno, Pedro Castillo resaltó que los pilares son la alimentación, salud y educación, aunque sin dar acciones específicas. Sobre el último eje, señaló que el Parlamento, ante su insistencia de aprobar la contrarreforma que atenta contra la esencia de la Sunedu, “debe escuchar a la juventud”, y que “si hay que corregir, corrijamos”. “Estoy seguro de que lo va a hacer”, añadió.

Aislamiento. Tras entrevista, el mandatario volvió a evadir a otros medios de comunicación. Foto: difusión

El ministro de Educación, Rosendo Serna, reforzó esta idea: “La reforma universitaria no puede retroceder. Instamos al Congreso a garantizar el derecho constitucional a una educación superior de calidad”.

Sobre la ausencia de medidas, Radzinsky señaló que se “evidencia un desconocimiento básico de la gestión pública”. Opina que el Gobierno se sintetiza en inestabilidad, incompetencia y corrupción, y que la oportunidad para mejorar se va terminando. “Está cerca a un año de mandato y no tiene ni un resultado positivo”, aseveró.

Debe elevar el nivel de su entorno y crear agenda

El politólogo Carlos Fernández Fontenoy sostiene que “la poca claridad y contundencia” en las respuestas se debe a la falta de un premier con “visión de estadista y con la experiencia suficiente como para dirigir “un rumbo reformista”.

“Tiene que buscar nuevos aliados, de comprobada capacidad, honestidad y compromiso con los cambios prometidos en campaña. Las reformas urgentes siguen esperando”, opinó.

Jefe de la PCM. Aníbal Torres parece ser la fuerza de choque del Gobierno de Castillo. Foto: difusión

Katherine Zegarra apoya esta idea, señalando que es uno de los primeros pasos para mejorar su imagen. “Evitaría conflictos con el Congreso”, menciona.

Jeffrey Radzinsky agrega que, como segundo paso, debe concretar el otro elemento básico en un gobierno, que es tener una agenda con prioridades.

Contradicciones e imprecisiones de Castillo

Contradicciones e imprecisiones de Pedro Castillo durante entrevista en TV Perú el último domingo 12 de junio. Infografía - La República

Es su deber, no una concesión

Enfoque por: Zuliana Lainez, presidenta de la ANP

Tras 110 días, rompió su silencio. El presidente eligió el canal del Estado para en hora y media responder sobre la coyuntura. Quizás la fórmula menos apropiada para poner fin al mutismo tras un largo ciclo de cordones policiales, mudez y distancia de interlocutores no deseados. ¿Desquite? El presidente lo llamó “decisión personal” por el comportamiento que cierto sector de la prensa tuvo en campaña. Hablar de llevar “libretos con anticipación” se desdice de su confeso “respeto a la libertad de prensa”. Justificar falta de interlocución con periodistas por cómo lo trataron le hace flaco favor a la democracia. La actuación de la prensa puede gustar o no, puede ser plural o no, puede ser ética o no (toca a las audiencias juzgarlo con severidad), pero no es prerrogativa del primer mandatario para catapultarla.