Columnista invitado

Columnista invitado

La República

Más columnas

Columnista invitado

Muchos perdedores, pequeños vencedores12 Abr 2021 | 14:17 h

Columnista invitado

El gas de Camisea y el desarrollo del sur09 Abr 2021 | 5:15 h

Columnista invitado

OPINIÓN: El gobierno de los “privados” y las elecciones08 Abr 2021 | 21:36 h

Columnista invitado

Política de barra brava08 Abr 2021 | 21:05 h

Un shock de inversión para el Perú, por Hernando de Soto

“Cientos de empresas mineras y petroleras se hallan bloqueadas por campesinos y mineros que les niegan la ‘licencia social’. Y también está bloqueado el potencial...”.

Por: Hernando de Soto*

El Perú no está para aventuras. Ofrezco alcanzar cuatro objetivos desde la Presidencia de la República. El primero y más importante es unificar al país.

El Perú está gobernado por dos sistemas legales enfrentados: el de los sectores AB y el de los CDE o “informales”. El primero emplea el Consenso de Washington y puede usar sus propiedades para acceder al capital. El de los CDE dispone del Consenso de Ginebra, que legitima su derecho “imperfecto” a usar el arma política de bloquear cualquier proyecto en sus tierras.

El enfrentamiento agudiza la crisis de la economía y agrava la pandemia. Si no cerramos esa brecha, el Perú irá desunido, irá cuesta abajo. Nosotros vamos a integrar al Perú.

El segundo y más urgente es enriquecer rápidamente al país.

La prioridad es desbloquear inmediatamente 961 mil millones de dólares del Perú en recursos dormidos y generar así 37 mil millones de dólares en capital, de propiedad de los peruanos y no del Estado. Esto creará 150 mil nuevos empleos en dos años.

Pondremos en valor 961 mil millones de dólares de formales e informales. Cientos de empresas mineras y petroleras se hallan bloqueadas por campesinos y mineros que les niegan la “licencia social”. Y también está bloqueado el potencial de cientos de miles de mineros informales por leyes que intentan formalizarlos sin darles derechos. Destrabaremos y liberaremos su fuerza creadora.

Desbloquearemos el potencial del sector CDE en las ciudades. Sus activos valen 83 mil millones de dólares. Incluyen 74 mil millones de dólares en viviendas y predios; 3,500 millones en taxis, microbuses, colectivos y mototaxis; 45 mil millones de ingresos anuales de dos millones trescientos mil mypes con 5 mil millones de dólares de activos. Haremos que el Estado compre la producción de las mypes por 5 mil millones de dólares cada año. El Estado adquirirá el 40% de sus bienes y servicios a las mypes en el primer semestre.

El tercero es detener el socavamiento del modelo económico otorgando a los CDE lo que necesitan para beneficiarse de él.

Los 500 gremios CDE que se han plegado a nosotros en el Pacto Social y los dirigentes de los 17,500 registros de derecho “imperfecto” quieren poder operar local y globalmente accediendo al capital.

Lo que necesitan es una cadena de certificaciones que incluye: 1) la ubicación del recurso, 2) la identificación de su propietario, 3) las normas y autoridades locales que validan esos títulos, 4) las normas que permiten que esos títulos sirvan como garantía de crédito, 5) que puedan adoptar formas de organización empresarial para ser reconocidos en el mercado global, 6) que los títulos cumplan con las normas locales y globales que gobiernan la formación del capital. Esto nos empoderará en el mundo.

El cuarto es que los peruanos se hagan escuchar, participen en las decisiones y pidan cuentas. La democracia no es tener elecciones de vez en cuando, sino recoger continuamente la voluntad de la ciudadanía.

Antes de concluir el segundo año de mi mandato, tendremos un derecho efectivo a no ser sorprendidos por normas arbitrarias. Tendremos conocimiento de estas antes de su promulgación y podremos expresar nuestra opinión, presentar propuestas, beneficiarnos del silencio administrativo positivo y participar en consultas en las que un número de ciudadanos pueda promover la votación de iniciativas a nivel local, regional o nacional.

Con estos cuatros pasos vamos a desbloquear las fuerzas del Perú. Lo haremos poniendo los intereses y la opinión del pueblo por delante de la partidocracia y los lobbies. Estos cuatro pasos permitirán liberar la energía de los emprendedores hoy maniatados por normas absurdas. Cuando lo hayamos hecho, el Estado peruano habrá dejado de ser un Estado fallido y habrá recuperado su soberanía.

*Candidato presidencial por Avanza País.