Egipto condena a 75 personas a pena de muerte en juicio masivo de 700

El régimen de Abdelfatah Al-Sisi en Egipto realizó un juicio masivo a 700 personas y condenó a más del 10% a la pena de muerte.

El régimen de Abdelfatah Al-Sisi en Egipto realizó un juicio masivo a 700 personas y condenó a más del 10% a la pena de muerte.

En Egipto, la vida de 700 personas dependía del resultado de un juicio masivo. Estas personas estaban acusadas de participar en las protestas contra el golpe de estado ocurrido en el año 2013. Ellos fueron acusados de organizar protestas, incitación a la violencia y además, de cometer asesinatos. Según el gobierno egipcio, varios de los manifestantes estaban armados y la protesta causó la muerte de ocho policías.

Egipto había elegido democráticamente a Mohamed Morsi como presidente. Sin embargo, hace cinco años, el entonces jefe militar Abdelfatah Al-Sisi lo derrocó a través de un golpe militar. Un mes después la Hermandad Musulmana, otras organizaciones y una parte de la ciudadanía salió en las calles a expresar su rechazo al nuevo régimen en un protesta a favor de Morsi.

En julio de este año un tribunal egipcio decretó que 75 personas serían condenadas a la pena de muerte. Este sábado, confirmó la decisión inicial sobre quienes recibirán la pena máxima y selló la suerte de los demás acusados. De las 625 personas restantes, 47 han sido condenados a cadena perpetua.

Entre ellos se encuentran líderes islámicos de la Hermandad Musulmana, que es una organización de oposición al actual gobierno de Egipto. La hermandad ha sido prohibida y declarada terrorista. Su líder, Mohammed Badie, es uno de los condenados a cadena perpetua.

Entre las 578 personas que saldrán en libertad después de estar presos desde el 2013, se encuentra el fotoperiodista Mahmoud Abu Zeid, alias Shawkan. Él es reconocido por su lucha a favor de la libertad de prensa y ha sido premiado en múltiples ocasiones. Organizaciones que luchan contra la pena de muerte se han pronunciado al respecto, aduciendo que condenarlos por la protesta es un atentado a los derechos humanos.

Te puede interesar