Urgente: Nuevos fiscales Odebrecht

13 Ago 2017 | 6:00 h

A principios de julio, Gustavo Gorriti anunciaba lo que ahora es insoslayable: “Entre torpezas y mentiras, el Ministerio Público ha puesto en serio peligro el avance de la investigación del caso Lava Jato”. Un mes después, Gorriti directamente dice que los fiscales a cargo de las investigaciones han actuado encubriendo las informaciones, indicios, documentos, confesiones de Marcelo Odebrecht en los casos de AG y Keiko (ver video aquí https://goo.gl/xhxtLX ). Gustavo es de los pocos Periodistas con P mayúscula, que trabajan con extrema seriedad y verificando cada cosa que publican o dicen. Y si uno sigue la cronología de la actuación de los fiscales a cargo, no puede sino concordar con lo que Gorriti expresa. Excepto, por supuesto, que seas fujimorista o cómplice.

Da tanta pena, además de indignación y vergüenza ajena, ver ahora a esos fiscales sudar la gota gorda para intentar justificar su deplorable desempeño en estos casos. Tomen en cuenta lo siguiente: dos de los fiscales que ahora apuran explicaciones como coartadas (Peña Cabrera y Juárez Atoche) estuvieron presentes en carne y hueso en el interrogatorio en el que Marcelo Odebrecht dijo que le había ordenado a Jorge Barata que le diera 500 más a Keiko de la caja 2. Los dos estuvieron frente a frente con Marcelo Odebrecht cuando dijo eso y lo del aporte al partido de AG, ¿y qué hicieron? ¡No hicieron nada! ¡Eso es lo grave! ¡No le repreguntaron nada! Dejaron que la información se quedara en esas cuatro paredes. Como si no importara que el mandamás de la corrupción de Odebrecht confesara que además de Humala y Toledo también les dio dinero a Keiko y al partido de Alan. Eso pasó el 15 de mayo en Curitiba. Y peor aún, no solo declinaron hacerle preguntas al propio Marcelo Odebrecht teniéndolo en frente cuando el fiscal brasileño les dio el pase, sino que 4 días después (19 de mayo) cuando Gustavo Gorriti reveló (https://goo.gl/yO2igx) lo que dijo Marcelo Odebrecht en ese interrogatorio, la Fiscalía Perú ¡lo negó! Gorriti accedió a la información por sus fuentes en el interrogatorio y en el caso Lava Jato-Brasil y la Fiscalía sacó un comunicado que prácticamente decía –sin mencionar a Gorriti aunque fue quien dio la primicia– que era falso (https://goo.gl/3ItrBX). Eso ya indica una actuación sospechosa porque era innecesario decir que era falso cuando ellos mismos (Peña Cabrera y Juárez Atoche) estuvieron presentes en el momento que Marcelo Odebrecht lo dijo. Solo que hasta entonces no habían papeles que desmintieran a los fiscales, solo las fuentes de Gorriti. Hasta el 23 de junio que Gorriti obtuvo la nota escrita por el propio Marcelo Odebrecht en la que da cuenta de lo de Keiko y AG (ver aquí: https://goo.gl/Hm3Cpi ). ¿Qué hizo la Fiscalía Perú con ese facsímil? ¡Nada, otra vez! Luego Gorriti publicó el acta oficial completa del interrogatorio a Odebrecht (aquí: https://goo.gl/5PPr1b) y ya saben qué hizo Fiscalía Perú: nada.

Para rematar la muy sospechosa actuación de estos fiscales peruanos con respecto de Keiko y AG, hay que decir que la Fiscalía Perú desistió de interrogar a Barata, quien, además de Marcelo Odebrecht, podía dar información sobre Keiko y AG.

Es una vergüenza total que recién el 10 de agosto, tres meses después del interrogatorio en el que Marcelo Odebrecht habló de Keiko y el partido de AG, recién el fiscal Peña Cabrera, que estuvo en ese interrogatorio, venga a hablar de “la posible existencia de un apunte referido a Keiko Fujimori en la agenda de Marcelo Odebrecht” (¿y AG?). Claro, para la mayoría de peruanos que siguen la gran prensa que también encubre a Keiko y a AG esto es novedad, pero para quienes venimos siguiendo las investigaciones acuciosas del periodismo investigativo de trinchera de Gorriti o Hildebrandt, es una tomadura de pelo total. Es tan vergonzoso escuchar ahora al fiscal Juárez Atoche decir nervioso que él no había negado la información sobre Keiko sino que “aún no ha llegado formalmente a Perú”, o sea, 3 meses han dejado pasar para que llegue el papel vía Brasil que ellos mismos debieron pedir en su momento pues obviaron indagar con el propio Marcelo Odebrecht cuando lo dijo, teniéndolo en frente.

Es imposible que estos mismos fiscales sigan los casos Keiko y AG después de estas lamentables y sospechosas actuaciones. Así no se puede esperar justicia. Esto no puede ni debe aceptarse porque es causal de nulidad y esos fiscales tendrán que ser investigados en su momento. Urge –como dice Gustavo Gorriti– que los mejores fiscales que tenemos, los más probos y competentes se hagan cargo en adelante, cuando lleguen las pruebas vinculadas a Keiko (y a AG) del Brasil. Cualquier otra cosa sería ser cómplice.

Es imposible que estos mismos fiscales sigan los casos Keiko y AG después de estas lamentables y sospechosas actuaciones. Así no se puede esperar justicia.

Te puede interesar