Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Checho Ibarra coinciden en Machu Picchu

Dramatis Personae:

José Luis – Lionel Messi
Zejo – Checho Ibarra
Benjamín – Cristiano Ronaldo

ESCENA.– Machu Picchu y sus alrededores.

ACTO ÚNICO

                         ESCENA ÚNICA

Tras la derrota del Real Madrid ante el Bayern Munich y del Barcelona ante el Borussia Dortmund por la Liga de Campeones, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi se encuentran en Machu Picchu (Cusco, Perú) para recargarse de energías. Checho Ibarra, quien se encuentra mirando al Huayna Picchu, se percata de la presencia de las dos estrellas del fútbol y se acerca a saludarlos.

Lionel Messi–

Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Sergio Ibarra, Machu Picchu

Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Sergio Ibarra discuten sus diferencias en una conversa candente

¡Qué lugar! ¡Qué maravilla!
Machu Picchu nos convoca,
Cristiano y Checho, esta roca
conmueve mi piel de arcilla.
Los pibes me dan bolilla,
las minas son un tesoro,
y estas ruinas son un coro
que canta a la eternidad,
¡como la brutal verdad
de cuatro balones de oro!

Checho Ibarra–

Tú tendrás cuatro balones
de oro, también una lancha,
pero yo pongo en la cancha
lo que hay en los pantalones.
Tú juegas sobre algodones,
igual que el playboy Ronaldo,
que se cree de buen caldo;
pero en esta Temporada
que juega, no pasa nada
¡y se le agota el respaldo!

Cristiano Ronaldo–

¿Quién es este velho choto?
Tiene el nombre de mi perro,
poquito queda a su entierro
juega a controlar remoto.
Meu querido copiloto
la humilhacao fue gigante:
sete a nada. Impresionante
veio mi oportunidad,
deixar de ser la entidad
que desfoga con su amante.

Una familia se da cuenta de la presencia de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, y van con ellos para sacarse fotografías. Ambos futbolistas se niegan ante la petición. 

Cristiano Ronaldo–

¡Tiren a esta muchedumbre!
Me importuna y me despeina,
prefiero la paz que reina
viendo apenas esa cumbre.
¿É possível que vislumbre
futuro mais favorable,
que sea muito notable
la meu dote de estrella,
onde se quede mi huella
apagando a este intocable?

Checho Ibarra consuela a la familia y empieza a firmar autógrafos. Aparecen en escena más personas que se dan cuenta de lo que ocurre y rodean a Checho Ibarra, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi. «¡Cheeecho, Cheeecho!» se oye desde el tumulto.

Lionel Messi–

Dejate, Roni, de cosas,
¡qué decís, ché, me hacés gracia!
Perder es una falacia
de las flacas orgullosas.
¡Mirá qué ruinas hermosas!
Disfrutá de este lugar,
gozá del hermoso altar
al Sol: ¡el Intihuatana!
Gano si me da la gana,
¡les enseñaré a jugar!

Checho Ibarra, seguido de las personas que lo rodean, encara a Cristiano Ronaldo y Lionel Messi.

Checho Ibarra–

¡Hey!, perdieron siete a cero
en el global (¡con escándalo!),
quedaron peor que vándalo
arrojado al basurero.
Tú lloras en tu aguacero,
Ronaldo, ¿ves lo que pasa
por ser sobrado? La masa
grita «¡Checho!», con amor,
pues soy el goleador,
no hay otra papá. ¡A tu casa!

Dos de las personas que rodean a Checho Ibarra, lo colocan sobre sus hombros, mientras el resto grita «¡Cheeecho, Cheeecho!» entre fotos y pifias a Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, quienes salen de escena huyendo del público. 

                         (OSCURO.)

Esta entrada fue publicada en Triálogos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.