15 de Enero de 2007 | 1:30 h

El río Lurín puede barrer Cieneguilla

Aumento del caudal podría ocurrir en febrero o marzo. Afectaría principalmente a Cieneguilla y centros poblados cercanos a las riberas. Numerosos pobladores han ocupado terrenos al borde del río o incluso en el mismo cauce.

EL SENAMHI ALERTA • Aumento del caudal podría ocurrir en febrero o marzo • Afectaría principalmente a Cieneguilla y centros poblados cercanos a las riberas • Numerosos pobladores han ocupado terrenos al borde del río o incluso en el mismo cauce.

Redacción La República.

En la mayoría de distritos ribereños de la capital no se han realizado obras de prevención para enfrentar desbordes.

Cieneguilla puede ser el próximo distrito limeño afectado por los embates de la naturaleza. Y es que, de acuerdo a información del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), es posible que en febrero o marzo el caudal del río Lurín aumente y se desborde en varios puntos vulnerables.

Lamentablemente no se han realizado trabajos de prevención a lo largo del cauce como el refuerzo de las defensas ribereñas o diques de contención, y los afectados serán los centros poblados cercanos y las zonas recreativas.

La semana pasada el aforo del río fluctuó entre los 0.70 y 0.90 metros cúbicos por segundo, es decir, estuvo dentro de sus rangos normales. Sin embargo, esa situación podría cambiar en cualquier momento si las lluvias que actualmente caen se incrementan.

Prevención

Gladys Chamorro, directora de Hidrología Operativa del Senamhi, advirtió a los alcaldes de los distritos por los que cruza el río Lurín que tomen las medidas preventivas para disminuir las consecuencias negativas de un eventual desborde. Sostuvo que los desastres que les toque afrontar dependerán de cuán vulnerables se encuentren por no tomar medidas.

Precisó que las obras de defensa ribereña en los cauces de los ríos se deben realizar en los meses de julio, agosto y setiembre, porque es una época en que el caudal del río se encuentra en niveles mínimos.

Negligencia

"Desde el año pasado, al ver el cauce del río Lurín con poca agua, la población ha colocado sus viviendas y áreas de cultivo cerca de la ribera. No deberían haberlo hecho, está prohibido ingresar en las márgenes y cauces de los ríos. Sin embargo, se ha vuelto una costumbre nacional", ironizó.

La funcionaria precisó que para hablar de un aforo peligroso, el nivel de las aguas de los ríos debe superar los 1.20 metros cúbicos por segundo, y recordó que febrero y marzo son los meses en que se producen las máximas crecidas.

Datos

PROTEGIDOS. El patrimonio arqueológico y cultural de La Libertad, Tumbes y Amazonas tiene planes de contingencia ante la llegada del fenómeno El Niño, indicó el Instituto Nacional de Cultura.

LIMPIEZA. La cuenca del río Huatanay, que recorre la zona sur de la ciudad del Cusco, será limpiada a fin de evitar eventuales desbordes como ocurrió en enero del 2006.

ALERTA. Las intensas precipitaciones en Puno podrían ocasionar desbordes e inundaciones, informó ayer el Senamhi.


"No se han hecho trabajos"

"Que sepamos, no se han realizado trabajos de prevención en ningún río de Lima. Solo se han hecho en el norte del país a raíz del Decreto de Urgencia que emitió el Gobierno central", sostuvo a La República el jefe de la Segunda Región de Defensa Civil, James Atkins, al consultársele sobre la vulnerabilidad en las riberas limeñas. Remarcó que los salientes alcaldes por cuya jurisdicción pasa un río actuaron con una terrible negligencia, pues por ley debieron descolmatar los cauces y reforzar las riberas. "Sea por tema natural o por lo que sea, es obligación de los burgomaestres y de los gobiernos regionales trabajar en los cauces para que no estemos alarmados", acotó.

Síguenos en Facebook