¿Qué tan cierto es que la vitamina C evita el resfriado común? Conoce los beneficios del antioxidante

La República

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

05 Jul 2020 | 23:08 h
La vitamina C tiene múltiples beneficios para la salud. Foto: Difusión

Si bien la vitamina C no tiene efectos preventivos sobre el resfriado, existen otros motivos para consumirla. Conoce para qué sirve realmente este antioxidante y qué alimentos la contienen.

Consumir vitamina C no evitará que contraigas el resfriado común ni alguna enfermedad respiratoria o infecciosa; sin embargo, su consumo sí ayudará a la salud y al bienestar general. Aunque el cuerpo humano no la produzca por sí sola, es posible encontrarla en diversas frutas y verduras.

La extensión del mito sobre sus efectos positivos ante el resfriado se debe al Premio Nobel de Química y de la Paz, Linus Pauling, quien publicó un libro titulado La vitamina C y el resfriado común en los años 70. Para el investigador, una dosis alta de esta sustancia evitaba la bronquitis, la alergia, la fiebre, la neumonía y los resfriados. En la actualidad, diversos estudios han desmentido esta teoría y han enfatizado en sus otros beneficios.

PUEDES VER: ¿Vuelves al trabajo presencial?: sigue estas recomendaciones para evitar los rezagos del teletrabajo

¿Para qué sirve la vitamina C?: beneficios

La vitamina C se utiliza dentro del cuerpo para formar una proteína importante en la producción de la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos. Además, para sanar heridas y formar tejido cicatricial; reparar y mantener el cartílago, los huesos y los dientes; y ayudar a la absorción del hierro.

El cuerpo no produce vitamina C ni la almacena, pero es fácil encontrarla en diversas frutas y verduras. Foto: Difusión

Por ello, su deficiencia puede ocasionar anemia; encías sangrantes; disminución de la capacidad para combatir infecciones; cabello seco con puntas partidas; tendencia a la formación de hematomas; inflamación de las encías; dolor e inflamaciones de las articulaciones; debilitamiento del esmalte de los dientes; entre otros signos y síntomas.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (Medline Plus), consumir este antioxidante no reduce el riesgo de contraer el resfriado común; sin embargo, las personas que tienen un consumo regular de vitamina C podrían tener resfriados ligeramente más cortos o síntomas más leves. Asimismo, la institución enfatiza en que consumir esta sustancia una vez empezado el resfrío no parece ayudar a la enfermedad.

De igual manera, la institución Cochrane señala que su consumo ante resfriados no está justificado, pero puede ser útil para las personas expuestas a breves períodos de ejercicio físico intenso.

PUEDES VER: ¿Conoces los beneficios de la palta?: un alimento clave para fortalecer tu sistema inmunológico

Otros beneficios están vinculados a su efecto antioxidante. Algunas investigaciones indican que pueden ser importantes contra el cáncer, enfermedades del corazón y la artritis.

Según el investigador Baiz Frei, en su estudio publicado en American Journal of Nutrition, el consumo de vitamina C reduce la presión arterial en pacientes hipertensos. “Esto aporta un modo relativamente sencillo de mantener la presión arterial de estos pacientes en niveles adecuados sin los altos costes ni los posibles efectos secundarios negativos de la mayoría de fármacos”, detalló para El País.

Alimentos ricos en vitamina C: frutas y verduras

Las frutas que contienen vitamina C son el kiwi, el mango, la papaya, la piña, la fresas, las frambuesas, las moras, los arándanos, la sandía, el melón; y las frutas cítricas como las naranjas y mandarinas.

Por otro lado, las verduras ricas en este antioxidante son el brócoli, la col, la coliflor, los pimientos rojos y verdes, la espinaca, los nabos, la papa, el camote, el tomate y otras verduras de hojas.

Alimentos con hojas verdes contienen vitamina C. Foto: Difusión

Asimismo, en algunos cereales y alimentos también es posible encontrar vitamina C, ya que son enriquecidos o fortificados con esta sustancia. No obstante, la mejor fuente del antioxidante son las frutas y verduras crudas o sin cocer.