Víctima del atentado en Tarata afirma que nunca recibió ayuda del Estado

Miriam Sánchez Salcedo afirmó que diariamente tiene que ingerir 12 pastillas diarias debido a los estragos que le dejó el atentado

Miriam Sánchez Salcedo afirmó que diariamente tiene que ingerir 12 pastillas diarias debido a los estragos que le dejó el atentado

Miriam Sánchez Salcedo, quien es una de las víctimas del atentado en la calle de Tarata, en Miraflores, aseguró que nunca recibió ningún tipo de ayuda por parte del Estado, pese a que el ataque la dejó con secuelas.

Como se recuerda, el 16 de julio del 1992, Sendero Luminoso explotó un coche bomba en la calle miraflorina dejando el dramático salado de 25 muertos y más de 150 heridos.

Según contó Miriam Sánchez Salcedo, ese día marco un antes y después en su vida, ya que ahora debe mantenerse medicada y ha sufrido un trauma psicológico, del cual no se ha logrado recuperar.

 "A mí nunca me han ayudado, la única persona que me ayudó fue mi esposo, ahí atrás conmigo, cuidando a mis hijos, gracias a Dios en ese momento no estuvieron mis niños, ni él. Yo sufro un dolor muy grande porque quede enferma. Sufro de trauma psicológico y de salud", precisó en Beto a Saber.

Además, afirmó que diariamente tiene que ingerir 12 pastillas diarias debido a los estragos que le dejó la explosión.

"Soy hipertensa, convulsión en cualquier momento, tengo que andar con gente a mi costado, sino me desplomo. Voy a cumplir siete años que me dio un infarto cerebral y estuve en coma 20 días", contó la víctima.

En la víspera, Abimael Guzmán, líder de Sendero Luminoso, Elena Iparraguirre, María Pantoja Sánchez, Florentino Cerrón, Florindo Flores "Artemio", Laura Zambrano, Oscar Ramírez “Feliciano”, Edmundo Cox, Margot Liendo y Osmán Morote, fueron sentenciados a cadena perpetua por el atentado en Tarata.

 

 

Te puede interesar