VACUNAFEST - Todo sobre la jornada de inmunización a jóvenes de 23 años, rezagados y más
LO ÚLTIMO - Minsa y expertos evaluarán este martes condiciones para aplicar tercera dosis contra la COVID-19

México votará en medio de una ola de violencia electoral

Crueldad. La campaña cerró con casi 800 hechos violentos, antes, precisamente, de los sufragios más grandes de México.

Vandalismo. Ayer rompieron oficinas electorales en Chiapas. Foto: EFE
Vandalismo. Ayer rompieron oficinas electorales en Chiapas. Foto: EFE
Adolfo Cuicas

México, con más de 120 millones de habitantes, se prepara para unos comicios históricos por la gran cantidad de cargos a elegir mañana. Y lo hará con una mácula sangrienta: decenas de aspirantes a diferentes cargos públicos asesinados.

Se manejan varias cifras, pero la mayoría coincide en que hubo al menos 70 homicidios de personas vinculadas al proceso electoral en México, donde la convocatoria es para renovar la Cámara de Diputados, 15 gobernadores, 30 congresos locales y miles de ayuntamientos.

“Hemos registrado cerca de 89 asesinatos a personas candidatas o personas vinculadas al proceso electoral”, notificó Flavia Freidenberg, investigadora titular del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y coordinadora del Observatorio de Reformas Políticas de América Latina.

La experta indicó que “no se conocen las razones específicas de cada uno de estos decesos”.

“Sobre todo a nivel local hay presencia del crimen organizado, del narco y también disputas internas por el control de los municipios”, agregó.

De acuerdo a la consultora Etellekt, la campaña cerró con 782 hechos violentos. “Llevamos un registro de 20 agresiones al día contra políticos en este proceso electoral”, dijo el miércoles su director, Rubén Salazar, a W Radio México.

El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, declaró recientemente que estos delitos buscan “impedir la participación de la sociedad” para que “la contienda electoral pacífica (se decida) a través de la imposición de la fuerza”.

Freidenberg puntualizó que “en términos generales la participación política mexicana es más baja que lo que suele ser en Perú, Argentina o Ecuador”.