Holanda: dos niños armenios huyen de su casa por peligro a ser deportados

La inminente expulsión de Holanda de los dos hermanos provenientes de Armenia queda interrumpida tras el escape de los jóvenes de 12 y 13 años. Ambos viven en el país desde el 2008. 

8 Sep 2018 | 12:35 h

La inminente expulsión de Holanda de los dos hermanos provenientes de Armenia queda interrumpida tras el escape de los jóvenes de 12 y 13 años. Ambos viven en el país desde el 2008. 

La Policía de Holanda tiene la labor de buscar a dos niños de origen armenio llamados Lili y Howick, de 12 y 13 años, respectivamente. Ambos huyeron por la mañana de este sábado de su propia casa al enterarse de la inminencia de su deportación. Tras el temor de ser expulsados de este país, al que llegaron en el 2008 en compañía de su madre, decidieron abandonar la casa de sus abuelos y que estaba bajo vigilancia.

Armina Hambartsjumian, madre de los pequeños, llegó hace más de una década a este país y desde entonces pidió asilo. Durante esos años, ella pudo convivir con los pequeños luego de que fuera denegada su primera petición, sin embargo, tras interponer todos los recursos legales a su alcance fue expulsada en el 2017 a Ereván, capital de Armenia. El tema es controversial ya que los niños solo conocen el holandés y nunca han estado en su país de origen, además, se ha dictaminado en más de ocho ocasiones en todos los pedidos que la nación armenia es un lugar seguro para ellos. 

De acuerdo con la información proporcionada por la policía holandesa, a los pequeños se les vio por última vez en casa de sus abuelos el viernes por la noche en la localidad de Wijchen. Además, el Servicio de Protección de Menores Refugiados (NIDOS), había destacado con anterioridad que la madre de los niños no estaba apta para cuidarlos por lo que pasaron a esta institución y luego fue impulsora de su deportación. También un empleado de esta organización estaba en casa de los abuelos, no obstante, no se percató de la huida de los hermanos. 

fs

Cabe resaltar que, en agosto, el Consejo de Estado declaró que los niños no podían quedarse en Holanda porque no había justificación para el asilo. Asimismo, el primer ministro, Mark Rutte, también agregó que había que "ser estrictos" en estos casos y respetar los requisitos. Hasta el momento, el paradero de los niños es desconocido. 

 

Te puede interesar