Fiscal de lavado pide a Liechtenstein informe sobre fundación de Alan

búsqueda. Para rastrear propiedades y cuentas a nombre de la Fundación Rayos del Sol, constituida por García y Pilar Nores.

Doris Aguirre

El fiscal especializado en lavado de activos, José Castellanos Jara, recurrió a la cooperación internacional para solicitar el levantamiento del secreto bancario de la Fundación Rayos del Sol, constituida por el ex presidente Alan García y su ex esposa Pilar Nores en el principado de Liechtenstein, en septiembre de 1994, cuando la pareja estaba exiliada en París.

La autoridad estima que la Fundación Rayos de Sol (Rayons de Soleil en francés, como oficialmente se denomina) fue inscrita en dicho principado –considerado uno de los paraísos fiscales más confidenciales y seguros del planeta–, con el presunto propósito de ocultar fondos y propiedades.

El 18 de junio de 1995, un reportaje del programa La Revista Dominical destapó la existencia de la fundación constituida por la pareja García-Nores con ayuda del abogado suizo Hans-Ulrich Ming, residente en Ginebra, en el estudio de Oswald Bühler Rechtsagent, con oficinas en Vaduz, Liechtenstein.

En esa época, sin embargo, las autoridades peruanas no pudieron conseguir que Liechtenstein contribuyera con información sobre la Fundación Rayos de Sol y mucho menos sobre sus propiedades y cuentas bancarias. Pero ahora existen mecanismos de cooperación tanto con Liechtenstein, así como con Suiza, países a los que apelará el fiscal de lavado de activos.

El pedido de Castellanos fue motivado por la ex militante aprista Ángela Valdez Rivera, quien denunció al ex mandatario y a su cónyuge por el presunto lavado de activos, el 23 de diciembre de 2015. Valdez demandó que se pida información a Liechtenstein y Suiza, así como solicitar las declaraciones de Hans-Ulrich Ming, quien aparece como apoderado de Rayos del Sol y de Oswald Bühler, el abogado que constituyó la fundación.

tortuoso camino

En un primer momento, el fiscal Castellanos archivó el caso bajo el argumento de que no existía desbalance patrimonial ni tampoco una organización criminal de por medio que implicara a los esposos.

Enterada de la resolución fiscal, la procuradora especializada en lavado de activos, Janet Briones Jurado, presentó una queja y solicitó rectificar la decisión. Efectivamente, el 22 de diciembre de 2016, el fiscal superior, Marcos Villalta Galindo, declaró nula la resolución de Castellanos basándose en que archivó el caso sin haber iniciado una investigación preliminar. En consecuencia, Castellanos retomó el caso.

Durante sus pesquisas, el fiscal se enteró de que la Fundación Rayos de Sol no había sido investigada y que no se había gestionado la cooperación internacional para requerir a las autoridades de Liechtenstein información sobre los fondos con los que el ex presidente aprista había constituido la fundación familiar.

las viviendas

Cuando García y su familia llegaron a París en 1993, vivieron en un departamento alquilado en el tercer piso de la Avenue de la Bourdonnais, en el exclusivo Barrio 7º. Luego pasaron a otro inmueble en Rue de la Tour 127, en el Barrio 16º.

Posteriormente, en 1997, con una inicial de 110 mil dólares, García y su esposa compraron un departamento de 196 metros cuadrados en la exclusiva calle La Faisanderie, en pleno centro de París. En ese año, el valor de la vivienda alcanzaba 445 mil dólares. La adquisición se hizo mediante la Fundación Rayos del Sol.

En la campaña presidencial de 2001, el entonces el congresista Fernando Olivera reveló la existencia de la vivienda de García en París –de la que no había hablado hasta ese momento– y el ex presidente argumentó, por intermedio de Jorge del Castillo Gálvez, que los 110 mil dólares de la cuota inicial “fueron obtenidos con apoyo de algunos compañeros en el Perú, que se reunieron para prestarle auxilio financiero ante la posibilidad de esa inversión”, y que “un par de empresarios peruanos amigos también aportaron” según consignó la revista Caretas, en su edición del 24 de mayo de 2001.

Síguenos en Facebook