Contaminación

Nueva Delhi se asfixia

La capital de la India fue cubierta esta semana por una nube de esmog que supera 30 veces los niveles recomendados por la OMS. El aire es irrespirable. La ciudad se ha declarado en estado de emergencia médica.

Edgar Gamboa

Domingo, 12 de Noviembre del 2017

En Nueva Delhi, pasar "un día al aire libre" se ha convertido en un desafío, en una cruel ironía. Desde hace un tiempo, noviembre en la capital india llega acompañado de una densa niebla que cubre toda la ciudad: un monstruo gris originado de la actividad industrial y alimentado por la quema de cultivos a finales de otoño. Contaminación llaman a este visitante hostil, al que a pesar de todo la población parece acostumbrada.

Este año, sin embargo, los niveles de toxicidad sobrepasaron cualquier precedente. Desde el martes, la quinta metrópolis más poblada del mundo permanece sumida en una nube de esmog tan densa y agresiva que no solo hace el aire irrespirable y la visión borrosa, sino que ha paralizado el transporte, el comercio, la educación y todas las actividades sociales de sus más de 17 millones de habitantes.

"Las condiciones anticiclónicas que se han instalado sobre la India han reducido la ventilación y propiciado la inversión térmica, que deja a las partículas contaminantes a unos pocos centenares de metros del suelo, lo que afecta directamente a la población. Vecinos de las zonas urbanas declaran tener picor en los ojos, fatiga e incluso náuseas. Se hace imposible transitar", reportaron los medios locales.

Estado de emergencia

Habitualmente, Nueva Delhi convive con niveles de contaminación hasta 15 veces por encima de lo aconsejable, lo que la convierte en la ciudad más contaminada del mundo a ojos de la Organización Meteorológica Mundial. Esta vez, los reportes oficiales señalan una contaminación 30 veces superior al máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ante ello, miembros de la Asociación Médica de India (IMA) solicitaron al gobierno decretar el estado de emergencia médica, pedido que fue aprobado en el acto y complementado con el cierre de las escuelas a fin de preservar la salud de los niños.

"El deterioro de la calidad del aire en Nueva Delhi no puede poner en riesgo la salud de los chicos. Hemos ordenado el cierre de todas las escuelas de Nueva Delhi hasta el domingo 12", dijo el viceprimer ministro de la región, Manish Sisodia.

En efecto, según la IMA, la calidad del aire en Nueva Delhi es tan tóxica por estas fechas que respirar un día en la ciudad equivale a fumar 50 cigarrillos. Por eso, el Ministerio de Salud de la India recomendó evitar la caminata matutina o cualquier otra actividad extenuante al aire libre que aumente la frecuencia respiratoria.

"(Delhi) se ha convertido en una cámara de gas. Siempre pasa en esta época del año. Tenemos que encontrar una solución a la quema de cultivos en los estados vecinos", declaró el primer ministro Arvind Kejriwal, quien teme que la nube de polución se siga extendiendo.

Plantean soluciones

En medio de esta crisis ambiental, que ha afectado incluso a la región de Lahore, en Pakistán, las autoridades indias vienen planteando algunas medidas, como limitar el uso de automóviles y promover el transporte público, a fin de reducir la emisión de gases tóxicos. En ese sentido, se anunció que el metro de Delhi aumentará la frecuencia de los trenes.

"Existen aproximadamente nueve millones de vehículos registrados en Delhi. Y una increíble cantidad de 1,400 vehículos nuevos se añaden a las calles todos los días. Mientras tanto, el número de usuarios que utilizan el transporte público disminuye rápidamente", informan las agencias noticiosas.

No obstante, el transporte particular no parece ser la única causa. Las chimeneas de las fábricas, la quema de basura, el polvo de la construcción, el combustible utilizado para cocinar y hasta el uso de fuegos artificiales redondean el problema, a todo ello se suma el clima seco y la escasez de lluvia en esta época del año.

Al respecto, el diario The Times of India, informó que algunos colectivos sugieren considerar la "siembra de nubes" para inducir lluvia de forma artificial, como medida inmediata para reducir el polvo y las partículas de la atmósfera. Se amparan en el régimen chino, que al parecer ya utilizó esta maniobra para limpiar el aire en Beijing.

La calidad del aire en Nueva Delhi es tan tóxica por estas fechas que respirar un día en la ciudad equivale a fumar 50 cigarrillos.

Te puede interesar

Nuestras portadas