04 de Marzo de 2017 | 11:20 h

Niña campeona de ajedrez pide apoyo a la primera dama

María Belén posee un talento innato para el ajedrez, pero requiere de apoyo para salir de la situación en la que vive con su madre", reconoció el presidente de la Federación Deportiva de Ajedrez, Boris Ascue Alagón.

 
María Belén con el  presidente de la Federación Deportiva de Ajedrez, Boris Ascue

María Belén con el presidente de la Federación Deportiva de Ajedrez, Boris Ascue .

María Belén Pescorán es una niña de 11 años que vive con su madre en un habitáculo de 8 metros de largo por 2.5 metros de ancho. La progenitora de la menor es recicladora de plásticos y también lava ropa y vende caramelos para sostener a la menor y cubrir los gastos no solo de sus estudios escolares sino de una fulgurante carrera de ajedrecista. Las estrecheces en la que vive, no han impedido que a temprana edad María Belén Pescorán sea una verdadera estrella.
 
 
Ha participado con excelentes resultados en el Campeonato Mundial de Brasil 2014, los Panamericanos de Cali, Colombia, en 2015, y en los Juegos Deportivos Nacionales Escolares en el mismo año, certamen en el que alcanzó el primer lugar, para sorpresa de todos, especialmente de las autoridades y compañeros de la Institución Educativa Alberto Conde Vásquez, ubicada en el puerto de Ilo (Moquegua), donde cursa el quinto año de primaria.
 
En realidad, todos los moqueguanos están orgullosos por el desempeño de María Belén Pescorán, quien empezó a manifestar su inclinación por el ajedrez a los seis años de edad.
 
“María Belén posee un talento innato para el ajedrez. Tiene un futuro extraordinario, pero requiere de apoyo para salir de la situación en la que vive con su madre. Ella sigue la senda del legendario maestro Julio Ernesto Granda”, afirmó el presidente de la Federación Deportiva de Ajedrez, Boris Ascue Alagón.
 
La niña obtuvo el primer lugar del Campeonato Sudamericano de Ajedrez, en Bolivia, en diciembre del 2015.
 
Pero no todo es color de rosa.
 
La progenitora de la campeona, Maruja Machaca Hinojosa, natural de la provincia puneña de Huancané, de 48 años, es madre soltera y relata que a pesar de sus esfuerzos no consigue mejorar sus ingresos para atender a María Belén.
 
“Gracias a la generosidad de la señora María Arenas que nos ha cedido un espacio en su casa de Ilo, vivimos en un pequeño lugar de la calle Junín 531. Hago muchos trabajos, pero no es suficiente para conseguir los ingresos necesarios para cubrir los gastos de mi hija”, relató Maruja Machaca.
 
María Belén Pescorán desea reencontrarse con el vicepresidente Martín Vizcarra, a quien conoció en eventos culturales cuando se desempeñaba como gobernador regional de Moquegua.
 
“Pero también quisiera entrevistarme como el presidente Pedro Pablo Kuczynski y su esposa Nancy Lange para contarles mis triunfos deportivos con el ajedrez y recitarles poesías. Yo sé que me van a apoyar porque ellos ayudan a los niños pobres”, dijo María Belén.

Síguenos en Facebook