Edición Impresa del 16 de Octubre de 2011

Promoción 1984 asciende a paso ligero

Diez coroneles de la promoción de Ollanta Humala, dos del grupo promocional de Antauro y un primo de Nadine ascienden a generales de brigada.

Edmundo Cruz.

La promoción 1984 del presidente Ollanta Humala ha escalado posiciones a paso ligero en el reciente concurso de ascensos en el Ejército. Pareciera obstinada en asumir el comando directo del instituto antes de las elecciones del 2016 y no esperar su turno 2 o 3 años más. El bastón de mando lo tiene ahora la promoción 1977 del asesor presidencial coronel Adrián Villafuerte Macha, y quemar etapas entre el comando de esta última y las aspiraciones de la promoción del presidente podría afectar a las generaciones intermedias.

Balance

Los resultados del concurso hablan por sí solos. Tres de los cuatro oficiales ascendidos al máximo grado de generales de división (Walter Aceijas, Felipe Aguilar y Raymundo Flores) pertenecen a la promoción 1978, y el cuarto (Ronald Hurtado), a la de 1980. No se ha ascendido a ninguno de la camada de 1979.

En la praxis institucional, la promoción postergada pierde terreno para comandar el instituto. Los beneficiados son los que le siguen.

De las 19 vacantes para generales de brigada, 10 –la mitad más uno– fueron concedidas a coroneles de la promoción 1984 del presidente Ollanta Humala, y 2 a la promoción 1985 de Antauro Humala, hermano del presidente. Los seis cupos restantes se han repartido entre otras tres promociones.

Cierto, en el concurso del año anterior la promoción 1984 solo obtuvo un puesto entre los brigadieres y le correspondían 2 o 3. Se esperaba que esta vez se le resarciera otorgándole cinco cupos, pero no una decena.

No todo ha sido fiesta entre la promoción ganadora. Del arma de ingeniería no ha ascendido ninguno de sus cinco postulantes. En cambio, en esa especialidad se ha designado a José Antonio Galindo Heredia, de la promoción 1982, y a la vez primo de Nadine Heredia.

Once generales

La promoción “De los Héroes de Pucará y Marcavalle” es la 88ª en la historia de la Escuela Militar de Chorrillos. Está integrada por 180 miembros, de los cuales 100 se mantienen en el servicio activo. Predominan los coroneles, 31 de ellos postularon este año a generales de brigada: 10 lograron ascender un escalón decisivo camino a la cúspide de la pirámide y 21 quedaron a espera de una segunda oportunidad.

En el concurso del año pasado, la promoción 1984 consiguió calificar a su primer general de brigada: Manuel Gómez de la Torre. Con él ahora suman 11.

Él se desempeña actualmente como jefe de Asuntos Civiles del Ministerio de Defensa y podrá ascender a general de división todavía el 1º de enero del 2016, cuando cumpla cinco años en el grado actual.

Recién, entonces, con Gómez de la Torre como divisionario, la promoción 1984 podrá comandar el Ejército. Mientras tanto el instituto rector de las Fuerzas Armadas tendrá que ser gobernado por promociones mayores.

Al iniciarse el gobierno de Gana Perú, el instituto era comandado por el general Paul Da Silva, de la promoción 1976. Las declaraciones públicas contra el candidato Ollanta Humala vertidas por Da Silva en la campaña electoral del 2006 hicieron obviamente imposible su permanencia en el cargo. Fue relevado en setiembre último.

Ollanta Humala aprovechó la coyuntura para colocar en puestos estratégicos del Ejército a dos miembros de la promoción 1977, la promoción del asesor presidencial coronel Adrián Villafuerte Macha.

Víctor Ripalda Ganoza fue nombrado comandante general del instituto, y Benigno Cabrera Pino, jefe de la Región Militar Centro, la región militar más importante del Ejército.

En 1992 Benigno Cabrera Pino comandó el Batallón Contra Subversivo 313 de Los Laureles con sede en Tingo María. Como tal fue jefe del presidente de la República cuando este dirigió la Base Militar de Madre Mía.

Víctor Ripalda puede continuar en la comandancia general el próximo año o ser relevado por Benigno Cabrera. Ambos podrían permanecer dos o más años en la cúpula del Ejército. O sea, la promoción 1977 del asesor presidencial Adrián Villfuerte tiene cuadros de reserva suficientes.

Lo que viene

En octubre y noviembre se decidirán las invitaciones al retiro por renovación. En realidad, un arma de los comandos para deshacerse de los altos oficiales que les son incómodos. Habrá que ver la lista.

A fines de diciembre se conocerán los cambios de colocación. ¿A dónde irán los nuevos generales de brigada de la promoción 1984?

Próspero Díaz Arué, uno de los diez oficiales que a partir del 1º de enero vestirán la galonera de dos estrellas que distingue a los generales de brigada, es actualmente asesor del comandante general del Ejército.

Víctor Tenorio García integra el Estado Mayor del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Manuel Rodríguez Luna Victoria es director de la Escuela de Infantería.

Es de suponer que los comandos de las grandes unidades del Ejército Peruano serán sus destinos probables.

¿Con cuántos generales terminará la promoción 1984?

Juan Velasco Alvarado gobernó con la promoción 1946 Tahuantinsuyo conformada principalmente por coroneles cuando dio el golpe militar que lo encumbró.

Y Alberto Fujimori se apoyó en las promociones 1965 y 1966. Esta última batió récord: el 28% de sus miembros fueron generales.