MELGAR VS INTER - cuadro arequipeño busca su clasificación
Sociedad

La Generación COVID-19: ¿Hacia una sexualidad diferente?

Especialistas consultados opinan que los jóvenes estuvieron entre los más afectados y que se podría modificar su forma de vivir las relaciones de pareja y su sexualidad. Otros consideran que no cambiará mucho la conducta sexual, pues aseguran que al llegar el momento de la intimidad las mascarillas saldrán sobrando.

Sexualidad. La Generación Covid aprende lecciones. Son conscientes de que el virus se metió en sus vidas. (Foto: John Reyes)
Sexualidad. La Generación Covid aprende lecciones. Son conscientes de que el virus se metió en sus vidas. (Foto: John Reyes)

Por: Carlos Páucar

-¿Con el Covid-19 se iniciaron nuevas relaciones de pareja?

-¡Pero por supuesto! He visto tuits y mensajes donde se ve que en cuarentena creció el sexting, eso de conversar con un fin sexual y enviarse contenido hot... He visto que la gente se texteaba más que antes o tenía relaciones por videollamadas, ya sea por Zoom o Skype. Eso aumentó mucho en parejas formales, que no se veían, pero también en los que se aburrían de estar solos, solas, y decidían conocer gente e interactuar de esa manera.

La que comenta es Mónica, de 27 años. Ella agrega: “No solo Tinder es la única opción de conocer gente, de hacer match ¿no? Hay otras aplicaciones donde también se mandan nudes (fotos de cuerpos desnudos), packs (con ropa interior) o interactúan en vivo. Además, se ha visto que otras plataformas crecieron en la cuarentena, como Only Fans”.

Mónica, que se empieza a consolidar en su centro laboral, se sitúa como parte de una generación entre los centennials y millennials, lo que algunos sociólogos llaman Generación Covid, una que vive la nueva normalidad y, dentro de ella, la sexualidad con mascarilla.

“Sí, fueron afectados”

“Hemos tenido muchas llamadas especialmente de mujeres jóvenes, preocupadas porque, pese a la cuarentena, necesitaban la pastilla de emergencia. No sabían qué hacer pues todo estaba cerrado y habían tenido relaciones sin cuidarse”, relata la investigadora en sexualidad y salud reproductiva Rocío Roncal, quien dirige Kallpa, asociación que labora con jóvenes de Lima, Ayacucho, Cusco y Loreto.

Estima que el coronavirus sí afectó a los jóvenes que generalmente no tenían una relación tan cercana con su padres y estaban más tiempo con en el celular, el WhatsApp, para acordar salidas con amigos (sus referentes más cercanos) y parejas. “De pronto todo cambió y tenían que quedarse en casa a convivir con padres y madres”. Y la poca comunicación se agudizó cuando no tenían computadoras en casa o solo había una; la conexión de Internet era baja; o poseían un solo teléfono. “Se sentían acorralados, sin salir y pasando por procesos de ansiedad, en algunos casos se llegó a violencia familiar... En ese contexto, nos llamaban algunas adolescentes por la pastilla, fue una etapa muy difícil para ellas”.

En el caso de los varones jóvenes fue diferente, explica Rocío Roncal, pues generalmente se escapaban para irse a tomar con los amigos al parque o ir a presionar a sus parejas para tener relaciones. "En general, depende mucho del tipo de educación de las familias. En las zonas urbanas, si papá y mamá son ambulantes por ejemplo, ellas quedan solas en casa y los chicos van, eso no cambia. Pero en zonas más rurales, como en Ayacucho y Loreto, es distinto. Allí se cuidan más. No es igual en todos los casos".

No todo lo que trajo el Covid-19 fue negativo. “Con la encerrona muchos descubrieron grupos nuevos en internet, nueva información. “Unas chicas me decían, he visto un taller sobre masturbación femenina, fue muy interesante”, manifiesta Roncal. “Muchos chicos y chicas no manejaban programas de internet, lo están haciendo. Muchas hacen ejercicios en casa, conocen temas, hablan más con papá y mamá, reconocen que les han ayudado con las clases”.

Generación Covid

La Generación Covid aprende lecciones. Son conscientes de que el virus se metió en sus vidas. "Están buscando nuevas formas de relacionarse. Antes ya tenían esas formas virtuales de contactarse, los primeros enamorados quizás lo fueron por internet, pero ahora además está el sexting y ese tipo de relaciones. Hoy deben adecuarse al contexto. Por ejemplo, ya no tendrán las fiestas que antes llamaban peras, semáforos, candys, por la prohibición, pero seguro buscarán alternativas, quizás usen casas donde los padres trabajen en el día... Tendrán nuevas formas de relacionarse".

Alejandra, de 24 años, piensa: "Me parece interesante el término Generación Covid porque ya hay otra forma de convivencia. Hay una generación que va de los 17 años, donde uno se emancipa, a los 27, en que entra más al trabajo. Esa generación tendrá la mascarilla como parte de su vestimenta, el aislamiento social entre sus costumbres y crecerá sabiendo lo importante del cuerpo inmune, de no estresarse, de comer bien". Para ella la gente de su edad "es super inestable", no se compromete, pero el peligro de contagio lo impulsará a tomar decisiones.

¿Habrán más cambios?

Camucha, de 20 años, afirma que en su círculo se respetó la cuarentena, pero sabe que "muchos amigos de la universidad no pudieron contenerse y se dieron su escapadita". Milagros, de 24, dice que el aislamiento obligatorio no afectó a algunas parejas, pero la mayoría sí se separó. "Lo bueno es que, como por la pandemia ya se hallaban distanciados, no dolían esas separaciones". Abel, de 18 años, cuenta que todos sus amigos se daban sus encuentros con sus chicas, "eso sí, sin que sepan los padres". Todos reconocen el peligro del Covid-19, pues saben de un familiar o amigo contagiado.

Mónica, de 27, opina que las mujeres en las relaciones son más cuidadosas 'con Covid y sin Covid'. "Si bien la emergencia impone decir: oye, lávate las manos, usa mascarillas, no uses esto, los hombres no tienen cuidado ni por ellos ni por su pareja, eso no debería seguir siendo normalizado. Y en el reencuentro, tras la cuarentena, hubo de eso y de todo... La mayoría ya se puso al día, al toque".

La psicóloga de Inppares, Patricia Espinoza, estima que los cambios en las relaciones de pareja se darán más en personas adultas y en quienes ya no tenían buen encuentro sexual, pues ahora tendrán un pretexto para evitarlo. Ya no dirán 'me duele la cabeza', sino 'no hay que hacerlo, por el Covid'. "En los jóvenes podría haber un temor inicial, pero al llegar al hotel, al carro o la habitación, las mascarillas saldrán sobrando. Pese a que se informó que se halló evidencia del virus en el semen, seguirán las relaciones".

Precauciones necesarias

En el tema sexual, el urólogo español Francois Peinado aconsejó tomar muchas precauciones en esta etapa donde aún manda el coronavirus. Entre ellas: evitar besarse, usar siempre preservativo, bañarse y lavarse las manos antes y después de toda relación, utilizar posturas que minimicen la transmisión aérea. También pidió evitar el contacto sexual con personas ajenas al conocimiento diario.

La sexóloga Carmela Cobo recordó que hay otras formas de expresar el erotismo como el sexting, videollamadas, la lectura erótica y la masturbación, que no disemina el Covid-19.

Sugiere no descuidar la práctica sexual por los beneficios para la salud física y mental, porque fortalece el sistema inmunitario, disminuye la presión arterial, relaja, facilita el sueño y es potente analgésico. "Es momento de reinventarse y echar mano a otras opciones", dice.

Todos opinan que la crisis del nuevo coronavirus es la oportunidad para mejorar el cuidado, la prevención, la responsabilidad, en las relaciones de pareja.

Una de las grandes deudas del Estado

1. En un informe de Unicef Perú y la PUCP sobre las y los adolescentes, se dice: “La gran deuda del Estado para con ellas y ellos es una falta de Educación Sexual Integral con la que puedan no solo conocerse, construir una identidad de género y vivir su sexualidad plenamente”.

2. “Sino también que puedan reconocer situaciones de violencia... Necesitan una educación sexual integral y con enfoque de género para dejar de sentir miedo y temor de su propia vivencia de la sexualidad; para dejar de creer que la sexualidad pertenece exclusivamente al mundo adulto”.

3. El informe se llama Acompañar a adolescentes en medio de una pandemia, para el proyecto Ser adolescente en el Perú.

Muchos no podrán resistir hasta que acabe la pandemia

No obstante la nueva normalidad, muchos solteros no están dispuestos a olvidarse del sexo hasta que pase la pandemia, dice el especialista en medicina adolescente y profesor asociado en la Universidad de Columbia, David Bell. “Está en la naturaleza humana necesitar contacto, sexo e intimidad física”. Hace una observación: que “el VIH no logró cambiar la conducta sexual de la gente”

La Dra. Emma Ribas opina que la cuarentena ha permitido a muchas mujeres “pararse” y dedicarse tiempo “a conectar con ellas mismas y su sexualidad: autoexplorarse, descubrirse, conocerse física y emocionalmente”

El 8 de mayo en la revista Annals of Internal Medicine se dio a conocer un estudio de investigadores de Harvard sobre formas seguras de relaciones en la pandemia. Advierten que la pareja debe usar mascarilla en el acto, ducharse antes y tras las relaciones íntimas y evitar besarse. Consideran de “bajo riesgo” la masturbación y la actividad sexual en las plataformas digitales.

Algunos recomiendan tener pareja estable, conocida, que ofrezca la seguridad de no usar el tapabocas.

En mayo, según investigación publicada en la revista médica JAMA Network, científicos chinos detectaron coronavirus en el semen de hombres infectados, pero aún se desconoce si puede transmitirse sexualmente.

La UNFPA (ONU) pidió a los jóvenes seguir los lineamientos nacionales establecidos para evitar contagiarse.

“Se pueden adaptar y enseñarnos”

Rossina Guerrero Psicóloga - Promsex

La vida sexual de las personas, entre ellas de las personas jóvenes se ha visto trastocada por la pandemia.

Para este grupo la vivencia sexual nunca se ha dado en un contexto en el cual, para no enfermar, de manera consistente se deba usar mascarillas, tener distanciamiento social y casi ningún contacto físico cercano.

Los besos, los abrazos y los cuerpos juntos parecerían quedar suspendidos. La sexualidad tiene una amplia gama de expresiones, desde las que implican relacionamiento físico con otra persona, a las que se basan en la autosatisfacción; y hoy se intensifican aquellas que utilizan los medios virtuales para ambos escenarios.

Aquellas parejas de jóvenes que viven juntas y no tienen síntomas, no deberían de tener que cambiar sus prácticas sexuales, pero la gran mayoría no vive bajo esta realidad, y son quienes sin duda enfrentan actualmente los mayores impactos en su vida sexual.

La sexualidad es un hecho presente en esta pandemia y sus componentes de placer y consentimiento deberán coexistir con medidas previas a la pandemia y otras nuevas, tales como evitar las relaciones sexuales con personas que tengan síntomas, usar preservativos y protectores orales, usar mascarilla durante la actividad sexual, lavarse las manos antes y después de la actividad sexual, lavar los juguetes sexuales antes y después de usarlos, e interactuar de manera segura en entornos digitales.

Las personas jóvenes con su gran capacidad de adaptabilidad tendrán mucho que enseñar a las personas adultas de cómo mantener una sexualidad vital, segura y satisfactoria.

Newsletter COVID-19 en Perú de La República

Suscríbete aquí al boletín de La República y recibe a diario en tu correo electrónico toda la información sobre el estado de emergencia y la pandemia de la COVID-19.