Huaral: autoridades municipales estaban vinculadas con banda criminal [VIDEO] [FOTOS]

La PNP y el Ministerio Público desarticularon a "Los sanguinarios del Norte Chico", que estaba dirigida por Adolfo Celestino Gutiérrez, quien se encuentra recluido en el penal de Huacho por tráfico ilícito de drogas. Se les vincula con al menos 17 asesinatos.

La PNP y el Ministerio Público desarticularon a "Los sanguinarios del Norte Chico", que estaba dirigida por Adolfo Celestino Gutiérrez, quien se encuentra recluido en el penal de Huacho por tráfico ilícito de drogas. Se les vincula con al menos 17 asesinatos.

Después de seis meses de trabajo, esta madrugada, 800 agentes de la Policía Nacional del Perú (PNP) y 85 representantes de la Fiscalía desarticularon la organización criminal “Los sanguinarios del Norte Chico”. Uno de los detenidos es un gerente municipal de la provincia.

"Se ha detenido a un gerente municipal de Huaral, Oscar Toledo Maldonado, quien es un presunto colaborador de esta organización criminal”, dijo Mauro Medina, ministro del Interior.

Hasta el momento, se han detenido a 47 integrantes de la organización delictiva, que utilizaba sindicatos de construcción civil para exigir el pago de cupos en obras. Además, estaba dedicada al sicariato, extorsión, robo agravado, tráfico ilícito de drogas y tenencia ilegal de armas.

El cabecilla de esta banda es Adolfo Celestino Gutiérrez Copitán, alias Tocho o Enano, quien se encuentra recluido en el penal de Huacho por tráfico ilícito de drogas.

A “Los sanguinarios del Norte Chico” se le atribuye al menos 17 homicidios, en su mayoría por el ajuste de cuentas para el control del cobro de cupos o contra quienes se negaban a acatar sus condiciones.

Asimismo, se encuentran vinculados con siete robos a mano armada perpetrados entre el 2015 y el 2017. Entre los negocios atracados destacan la tienda comercial EFE de Huaral y las cabinas de internet Thiago.

El otro cabecilla de “Los Sanguinarios del Norte Chico” era Efraín Ricardo Gutiérrez Copitán, hermano de Tocho. Él controlaba el flujo de beneficios económicos y materiales obtenidos a través del cobro de cuotas sindicales.

La PNP allanó 67 inmuebles en Huaral, cinco en Chancay, dos en Lima (Cercado y San Martín de Porres), uno en Huara y otro más en Ventanilla (Callao). De igual manera, fueron allanadas cinco celdas en el penal de Huacho y uno en el penal de Lurigancho.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO