Marco Arana: “El tema de la unidad (de la izquierda) no puede hacerse de la vista gorda sobre la corrupción”

Enrique  Patriau

epatriau

11 Oct 2020 | 4:54 h
El excongresista no descartó ni confirmó alianza con Juntos Por el Perú, pues dice que todavía están en conversaciones. Foto: La República
El excongresista no descartó ni confirmó alianza con Juntos Por el Perú, pues dice que todavía están en conversaciones. Foto: La República

Entrevista al excongresista, líder del Frente Amplio y precandidato presidencial, quien analiza la situación de la izquierda de cara a las próximas elecciones.

En el Frente Amplio existe una disputa entre dos facciones, al punto de que en la última semana de setiembre se realizaron dos congresos nacionales en donde se eligieron a diferentes precandidaturas presidenciales. Su líder, Marco Arana, responde al respecto y también sobre las opciones de una alianza con Juntos Por el Perú y Nuevo Perú.

PUEDES VER Vizcarra niega presunto pago de S/ 1 millón: “Buscan intimidar al presidente, vacarlo y callarlo”

¿Usted se considera a sí mismo el único precandidato presidencial del Frente Amplio?

Todo militante del FA puede presentar su candidatura en las elecciones que vamos a tener. El lunes se presentará el reglamento de las internas y según el estatuto todo militante puede participar del proceso.

¿Y es requisito haber sido nominado en el congreso partidario, o no?

No, pero es el ánimo expresado por las bases de nuestra organización política, que ya lo hizo en el congreso extraordinario de hace dos años, cuando se planteó que yo asuma una precandidatura. Lo que ha hecho el tercer congreso nacional es respaldar ese acuerdo. ¿Eso cierra la posibilidad de que cualquier militante pueda postularse? No, aunque expresa el ánimo de las bases.

Marco Arana aseguró que cualquier militante del Frente Amplio puede presentarse como precandidato presidencial. Foto: La República

PUEDES VER UPP anuncia nueva moción de vacancia contra Vizcarra tras denuncia por presuntas coimas

Hubo dos congresos, uno el del 26 y 27 de setiembre denominado “III Congreso”, en el que usted fue ratificado como precandidato. Y uno segundo, el del 29 y 30 de setiembre, que se denominó “IV Congreso Nacional Partidario”, en el que participaron entre otros Wilbert Rozas y Humberto Morales, donde se desconocieron los acuerdos del anterior en el que usted participó.

(Risas).

De hecho, se eligieron como precandidatos presidenciales a Selena López, Zenaida Colonia y Humberto Morales. En resumen, ha habido dos congresos, y cada cual ha tomado decisiones diferentes. ¿Qué ha ocurrido en el partido?

Bueno, lo que ocurre es que el FA, que tiene una vida de 12 años, hizo un congreso fundacional el 2011. El primer congreso nacional ordinario se realizó el 2014, el segundo en 2017 y ahora se celebró el tercero.

El FA, en su corta vida política, no tiene espacio para cuatro congresos porque los hacemos cada tres años. Pero, como ocurre en todo proceso electoral, hay sectores que quieren encumbrar una candidatura.

PUEDES VER Consorcio habría pagado S/ 1 millón a Vizcarra, según aspirante a colaborador eficaz

¿Usted no reconoce ese cuarto congreso nacional?

No se trata de que yo no reconozca. El FA tiene una institucionalidad, un estatuto. Este no es un problema, como algunos periodistas presentan, de una persona. No. Es bueno remitirse al estatuto si se quiere hacer una nota seria. ¿Quién puede convocar a un congreso? El Comité Ejecutivo Nacional, compuesto por los coordinadores regionales más los miembros de la comisión política. Ni el señor Arana ni Morales ni Juan Pérez pueden decir que convocan al quinto o al octavo congreso. No es así.

Es decir, las precandidaturas de Selena López, Zenaida Colonia y Humberto Morales no son reconocidas por usted como válidas.

No, tampoco. Yo creo que no se está entendiendo en esta entrevista de que no se trata de que una persona decida. Hay una institucionalidad y unos estatutos.

PUEDES VER Acción Popular acuerda tarifas para inscripción de precandidatos a sus elecciones internas

¿Por qué no hubo un balance antes de la renovación de la comisión nacional política? Eso cuestiona la otra parte.

No es que no haya habido un balance. Nuestra comisión política se elige cada tres años y la que se eligió en febrero de 2017 terminó su mandato en febrero de 2020. Hay una resolución del JNE que dice que el mandato de las autoridades internas del partido está vencido.

¿Qué ocurrió? Vino la pandemia a mediados del 16 de marzo y se anunciaron las medidas de aislamiento social. Habíamos convocado a un congreso en junio y no se pudo realizar. Había que convocar a un proceso de elecciones internas porque el mandato estaba vencido y, frente a eso, un grupo de la comisión política decidió permanecer en el cargo…

¿No se habían flexibilizado los plazos? ¿No se apuraron un poco ustedes?

No podíamos esperar lo que se decida en la reforma política porque teníamos mandato vencido. Ha habido un proceso interno ajustado al estatuto.

PUEDES VER Casos de Edgar Alarcón en el Congreso esperan convocatoria de Manuel Merino

¿Se están peleando por el poder en el FA?

En toda organización política y en todo proceso electoral hay pugnas por el poder. Lo que pasa es que hay que hacerlo respetando las normas. ¿Hay un sector del FA que quiere quedarse en la dirección política más allá del mandato y contraviniendo la resolución del JNE? Sí, eso está pasando, y pasa en todas las organizaciones políticas.

Entiendo que en una organización política el ánimo es la disputa del poder. Es raro tener dos congresos con dos decisiones diferentes en cada uno.

Sí claro, como sonaría muy raro que un trabajador de La República saque un segundo diario con el logo del diario, ¿no? Hay que respetar las normas y los marcos.

Arana señaló que no existe un problema en el Frente Amplio. No obstante, refirió que existen sectores que quieren encumbrar candidaturas. Foto: Composición Fabrizio Oviedo / La República

PUEDES VER Acción Popular: elecciones internas se realizarán bajo modalidad de un militante, un voto

Si me animara a sacar otro diario le pondría otro nombre, claro.

Sí, sin duda.

Según ha advertido usted, el bloque de Humberto Morales buscaría retomar los principios marxistas leninistas, además de apoyar a los gobiernos de Daniel Ortega en Nicaragua y de Nicolás Maduro en Venezuela. ¿Es un asunto ideológico?

Sin duda hay un debate ideológico en el FA, que surge como una fuerza de ecologistas populares y defensores ambientales, en donde la justicia social y ecológica están estrechamente relacionadas. Desde Tierra y Libertad nos definimos como un movimiento derecho-humanista de cara a lo que ocurrió con Sendero Luminoso y las violaciones de derechos humanos en el país.

Asumimos las banderas del socialismo por la justicia y el respeto de las libertades individuales. Esto representa una ruptura ideológica respecto de ciertos discursos en los que los derechos humanos incluso fueron vistos como una amenaza para determinadas izquierdas.

PUEDES VER César Hildebrandt: Miguel Grau prestó un gran servicio a la autoestima de este país tan ingrato

Recién a partir de lo ocurrido con la década del terror, las izquierdas empezaron a entender la importancia de los derechos humanos. Reivindicamos elementos de la justicia social, de los derechos de los trabajadores, del rol del Estado en la planificación de la economía y la sociedad, por supuesto…

¿Pero?

Pero hay un debate interno ideológico con ciertos sectores del FA y dentro de las propias izquierdas, que no reconocen las violaciones a los derechos humanos que ocurren en ciertos regímenes autoritarios.

En sencillo, usted dice que en su sector se reconoce que hay violaciones a los derechos humanos en gobiernos como los de Maduro y Ortega, mientras que el sector de Morales o Hernando Cevallos se dice que no es así. ¿Es correcto?

Si quiere decirlo en términos muy sencillos, sí. Y en el caso de Nicaragua no son solo violaciones a los derechos humanos sino graves problemas y denuncias de corrupción.

PUEDES VER Vizcarra sobre ley que repone a profesores cesados: “¿Qué ejemplo le damos al docente que se esfuerza y estudia?”

¿Su sector ha roto ideológicamente con Maduro y Ortega?

Nosotros reivindicamos la soberanía de los pueblos y la autodeterminación, pero con respeto irrestricto a los derechos humanos y en una línea clara en la lucha contra la corrupción. Reconocemos que en esos procesos se han reafirmado derechos sociales como educación y vivienda, que no puede haber intervenciones militares groseras como pretende Estados Unidos.

Hasta ahí llegamos. Sin embargo, que nos hagamos la vista gorda sobre violaciones a los derechos humanos y temas de corrupción, como las del régimen nicaragüense, diciendo que en los gobiernos de izquierda todo está permitido, eso no. Eso no puede ser.

¿Es cierto que Roberto Sánchez Palomino, presidente de Juntos Por el Perú, se dirigió a usted con una carta planteando una alianza política?

Sí, y hemos conversado. Ha habido conversaciones por teléfono.

PUEDES VER Merino: Ley que repone a docentes de ninguna manera choca con la carrera pública por meritocracia

Hasta donde entiendo, ni usted ni las personas que lo siguen en el FA desean la alianza. El otro sector sí está a favor de ella. ¿Por qué no avanzar hacia un entendimiento con JPP?

Hemos conversado con JPP y hemos avanzado en el tema de buscar un entendimiento. No es verdad que no se haya tendido puentes…

Pero no hay resultados.

El problema de fondo son los temas sobre los que se ha conversado. ¿Sobre qué se van a poner de acuerdo? ¿Para qué? Eso no se está preguntando.

¿Cuáles son esos temas?

La centralidad de la lucha anticorrupción. Para nosotros ese es un tema fundacional y estatutario. El ser de izquierda no te pone a salvo de los temas de corrupción. Mire lo que ha pasado con líderes regionales.

PUEDES VER Imponen prisión para implicados en sobornos de Odebrecht

El tema de la unidad no puede hacerse de la vista gorda sobre la corrupción. Y se ha planteado lo de Odebrecht y temas vinculados a organizaciones políticas de ese entorno que incluso tienen sentencias de corrupción.

¿Lo que usted me dice es que en el sector que se promueve la candidatura de Verónika Mendoza no hay un compromiso con la lucha contra la corrupción?

Nosotros hemos preguntado si ese es un eje central. En las elecciones pasadas (enero 2020) Verónika Mendoza ha ido con la organización del señor Cerrón (la alianza no se llegó a concretar) y usted y todo el país sabe que él está condenado a cuatro años por corrupción.

¿Qué le respondieron?

Dicen que ya no tienen nada que ver (con Cerrón). Y sobre lo de Yehude Simon y los hechos del “baguazo” cuando fue primer ministro del corrupto gobierno de Alan García, dijeron que él ya no tiene ascendencia en JPP. Pero ustedes lo han escuchado a él que siempre reclama la titularidad de su organización política. Son temas internos que ellos deben resolver.

PUEDES VER Fiscal de la Nación dice que investigación a Martín Vizcarra respeta la ley

Para alguien que mira desde fuera, la lectura podría ser también que usted no desea ceder en su candidatura presidencial. ¿No podría competir en primarias con Mendoza y ganarle en la cancha?

Nosotros ya lo hicimos. Hay amnesia política, ¿no? La izquierda llegó a la municipalidad de Lima con Susana Villarán gracias a la inscripción de TyL y del Frente Amplio. Algunos dicen que solo con Alfonso Barrantes, mi paisano, hubo unidad. No.

Y el 2016 hubo elecciones internas gracias al Frente Amplio, en un proceso que tuvo ciertos elementos controvertidos, porque no se contaron los votos de Puno, Chumbivilcas, Espinar, de provincias de Celendín. Y el 2016 la izquierda llegó de nuevo al Congreso.

PUEDES VER Patricia Donayre: Cuando Martín Vizcarra deje la presidencia será procesado como cualquiera

¿Qué había hecho la izquierda en los últimos 20 años? Apoyar a Fujimori, a Toledo, a Humala, incluso a Kuczynski. El mal menor. No es verdad cuando se dice que nosotros no queremos. Gracias más bien al FA es que pudieron iniciar esos procesos, varios de los cuales terminaron mal.

Yo hablo de este proceso. ¿Se animaría a competir en primarias con Mendoza?

No se trata de que yo no me anime. Vamos a tener un proceso de elecciones internas en el FA y los diálogos que continúan con organizaciones políticas y sociales se cierran el lunes. No se trata acá de competir. Ya competimos, además, y hemos participado conjuntamente. Podría haber otro proceso si es que hubiera una unidad sobre los términos de los que hemos hablado, pero no hay acuerdos hasta ahora.

PUEDES VER Vizcarra sobre caso Swing: “No espero al próximo año, quiero ir ahora a aclarar”

Para confirmar: no habrá acuerdo con JPP.

No soy adivino. Los acuerdos pueden ocurrir hasta el lunes. Lo que pasa es que en este momento lo que ha planteado el FA no ha sido respondido satisfactoriamente. Nosotros no creemos en un tipo de pragmatismo en el que lo más importante es la unidad. Para nosotros el tema es: ¿para qué la unidad? ¿Con qué propósito? ¿Qué le ofrecemos al país?

Hay varias candidaturas que se proyectan del centro hacia la derecha. Más a la izquierda se ven las de JPP y el FA. ¿No cree que si se juntaran podrían tener más opciones? ¿O electoralmente esa opción no tiene sustento?

No, la pregunta ya viene con respuesta. ¿Cómo no va a tener sustento un proceso de unidad mayor? El tema es qué tipo de unidad. ¿Una única candidatura sostenida cómo? Eso es lo fundamental y no señalar que como hay elecciones hay que plantear la unidad y que después se rompa como sea, porque lo importante es ganar. No. Lo importante es llegar a gobernar bien, sobre la base de una visión de país, de un plan de gobierno que se cumpla.

PUEDES VER Caso Richard Swing: Mirian Morales renunció al directorio de Electroperú

Para gobernar bien primero hay que ganar.

Pero se tiene que ganar bien. Para nosotros es muy importante qué le ofrecemos al país. Creemos en que se debe hacer un proceso de convocatoria más amplio, por supuesto, en eso estamos. ¿Cómo debe terminar este proceso? ¿Justificando a cómo dé lugar un proceso de unidad en el que nos hacemos de la vista gorda con la corrupción o el “baguazo” o con temas ambientales porque el fin justifica los medios?

¿Qué piensa de Verónika Mendoza?

Llegó a la política, juega un rol importante en ella y espero que haya esclarecimientos y apuestas claras para que siga aportando en este país como todo ciudadano, más aún si proviene de las canteras de la izquierda. Sí creo que es muy importante construir una institucionalidad y mantener los compromisos que uno asume. Por ejemplo, el FA señaló que con Ollanta Humala nunca hubiera hecho alianzas por los crímenes de Madre Mía.

Arana refirió que Verónika Mendoza juega un rol importante en la política. Foto: Clinton Medina/La República

PUEDES VER Julio Guzmán: “Yo aspiro a ser presidente si los peruanos me dan su confianza” [VIDEO]

Y nos llovieron a palos. Nos llovieron a palos. Para nosotros los derechos humanos son un tema central. ¿Lo fue para sectores de izquierda que participaron con Humala? No, no lo fue. Otra cosa, para nosotros es muy importante mantenerse consecuente a los principios y a una organización política, pero si en cada elección puedo escoger a un partido, ¿qué pasa? ¿Fortalezco a los partidos o los uso como vientre de alquiler?

Entiendo que le atribuye a Mendoza y a su grupo posiciones de izquierda poco consecuentes, ¿no?

Bueno, hay que mirar los hechos, remitirnos a los hechos.

Lenin Checco es segundo coordinador adjunto del FA y tiene denuncia por acoso laboral. ¿Están evaluando suspenderlo de ese cargo nacional? En la bancada ya le quitaron temporalmente la vocería.

Él se ha allanado a todo el proceso. Ha dado un paso al costado. Hoy por hoy no ejecuta actos de toma decisión dentro de la organización política.

Marco Arana, últimas noticias:

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacas de los temas que marcan la agenda nacional.

Lazy loaded component