COVID-19 y los mil oficios

“Es indispensable que el Estado identifique bien quiénes son pobres en este nuevo escenario y el Gobierno llegue a ellos sin error”.

Jacqueline Fowks
27 Mar 2020 | 7:04 h

Desde que el Gobierno estableció la cuarentena y el toque de queda contra la propagación del Covid-19, millones de peruanos han quedado más al margen del Estado de lo que ya estaban. Recicladores, emolienteros, vendedores de carretilla, de canasta o de cruce de semáforo, ayudantes de limpieza, canillitas, taxistas, gasfiteros, pero también quienes subían a los buses a cantar, vender o pedir, los limpia-parabrisas y tantos otros mil-oficios.

El virus que nos ha hecho cruzar una era en dos semanas pone a la vista las características del Perú como Estado neoliberal con ‘cultura’ neoliberal. Desde 1992, los poderes aceptaron achicar el Estado y dejar que el mercado haga. Una de las consecuencias fue un sistema de salud deficiente y caro para la clase media y los pobres; la otra fue conformarnos con que millones se recurseen y vean.

La ministra de Economía anunció el miércoles un segundo grupo que recibirá un subsidio para sobrevivir durante la cuarentena: los ‘independientes’, un eufemismo para aludir a los informales y a quienes se buscan la vida en condiciones durísimas.

“Salgo muy temprano de casa a buscar trabajo, caminando todo el día yo me la paso”, decía la canción de una de las series de televisión más exitosas. La pandemia prohíbe ahora esa manera de vivir. Los expertos indican que el aislamiento social se convertirá en una medida recurrente en el futuro. Es indispensable que el Estado identifique bien quiénes son pobres en este nuevo escenario y el Gobierno llegue a ellos sin error.