Renace AP, el fujimorismo se descalabra y en regiones lideran los movimientos

Escenario político con novedades. Jorge Muñoz es el nuevo alcalde de Lima, en representación de uno de los partidos históricos. La otra cara es Fuerza Popular que, al menos en las cifras iniciales, no aparece peleando por nada importante. Las organizaciones regionales y locales confirman su dominio.

Escenario político con novedades. Jorge Muñoz es el nuevo alcalde de Lima, en representación de uno de los partidos históricos. La otra cara es Fuerza Popular que, al menos en las cifras iniciales, no aparece peleando por nada importante. Las organizaciones regionales y locales confirman su dominio.

La resurrección de un partido tradicional como Acción Popular, el descalabro de Fuerza Popular que hasta hace un par de años se asumía a sí misma como la agrupación política más importante del país, y el dominio de los movimientos en las regiones (que estaría cercano al absoluto, si no fuera por la fuerte presencia de Alianza para el Progreso, sobre todo en el norte). Este es el apretado resumen de la jornada electoral de ayer, sobre la base del análisis de los resultados de conteo rápido al 100% de Ipsos y los primeros resultados oficiales de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

Desde luego, en Lima, la cosa ya estaba decidida desde el cierre de las elecciones, con los sondeos a boca de urna, sin necesidad de que la ONPE confirme la victoria de Jorge Muñoz, que renunció a la Municipalidad de Miraflores para dar el gran salto, tal como lo hiciera en su momento Alberto Andrade.

Todos los sondeos de boca de urna (de Ipsos, Datum y CPI) coincidieron en otorgarle a Muñoz, de Acción Popular, una amplia ventaja (en promedio 10 puntos) sobre Daniel Urresti, el candidato de Podemos Perú. Ipsos, por ejemplo, le otorgó a Muñoz un 32,4% y a Urresti un 21,1%. Luego con el conteo rápido a Muñoz le atribuyó 34,5% y a Urresti 19,8%.

Lo de Muñoz fue un crecimiento acelerado durante las dos últimas semanas. Al debate del 23 de setiembre llegó con una intención de voto más bien baja, muy lejos de cargar la 'chapa' de favorito. Pero la exposición le sirvió. Será motivo de estudio y análisis comprender las razones de su holgada victoria labrada en apenas 14 días.

Y aunque el exministro Urresti no se llevó la victoria, puede quedarse satisfecho con su repunte final y esa segunda casilla. Encima, el jueves fue absuelto en primera instancia de los cargos de asesinato del periodista Hugo Bustíos. Estos resultados confirmaron las encuestas de las horas previas (ver pág. 4) que no se podían publicar en medios peruanos por ley, pero que sí fueron difundidas por las agencias internacionales.

Renzo Reggiardo, de Perú Patria Segura, terminó por desinflarse y quedó muy atrás de Muñoz, en el tercer puesto.

Su absurda decisión de no presentarse al debate al que él mismo se había comprometido, en una primera mirada, le costó la victoria. A partir de ese momento, todo fue hacia abajo. Pagó cara su soberbia.

Los demás candidatos no pasaron del 5%, según los boca de urna. De ese grupo, vale la pena destacar que Ricardo Belmont no pasó de ser un hipo xenófobo. Y también el pobre desempeño del (ex) analista, Diethell (o Ditel) Columbus, que postuló bajo el paraguas del fujimorismo.

Dejó de ser popular

Un punto aparte para Fuerza Popular, que no aparece por ningún lado en las proyecciones, ni a nivel regional ni a nivel provincial. De nuevo, esto a la espera de que la ONPE entregue los resultados oficiales. Es, sin lugar a dudas, una auténtica paliza.

Luego de estar a punto de ganar las elecciones presidenciales y obtener la mayoría absoluta en el Congreso, FP era considerada la fuerza política nacional más relevante. Sin embargo, estas etiquetas deben ser confirmadas elección tras elección.

FP, con la aceptación de Keiko Fujimori en caída libre, y sin resultados electorales relevantes que ofrecer, deberá enfrentarse en estos meses a un proceso de revisión interna. Por el momento, el impulso que demostraba hasta hace poco se ha diluido.

Y eso que, como se puede apreciar en los tuits publicados en esta página, Keiko Fujimori emprendió algunos viajes para tratar de ayudar a los candidatos de su partido.

Los movimientos

Otra conclusión importante de la jornada electoral es la confirmación –por si hiciera falta– de que a nivel regional y local quienes llevan la voz cantante son los movimientos, por sobre los partidos nacionales. De los sondeos a boca de urna de Ipsos se puede adelantar que estos emprendimientos políticos locales serán los grandes ganadores en sus respectivas zonas.

Por ejemplo, de las 25 regiones en disputa se preveía –hacia el cierre de este artículo– que 16 de ellas fueran ganadas por movimientos.

Este dominio sería absoluto si no fuera por la presencia de Alianza para el Progreso que, de nuevo, demostró ser una maquinaria electoral sólida que maneja muchos recursos. El partido que dirige César Acuña estaba disputando con muy buenas opciones las regiones de Ucayali, San Martín, Pasco, La Libertad (donde el APRA pasó a ser solo la segunda opción) y Apurímac.

A AP no solo le ha ido bien en Lima. Además, lideraba los boca de urna en Huánuco y Cajamarca. De nuevo, por el margen de error de esta clase de encuestas, los resultados que ofrezca la ONPE darán un panorama bastante más claro.

En tanto, en Puno se confirmó la proyectada victoria de Walter Aduviri, del Movimiento de Integración por el Desarrollo Regional. Su victoria ha sido por un margen cómodo, a pesar de que su campaña la desarrolló desde la clandestinidad para, así, evitar su detención por los sucesos del "Aymarazo".

Finalmente, en el Cusco, el Frente Amplio proyectaba ganar la gobernación, en una pelea cerrada con Restauración Nacional.

Un dato que no debe perderse de vista, que es necesario mencionar, tiene que ver con la escasa presencia de mujeres electas. La democracia sin mujeres es una democracia incompleta. 

La clave

Una elección atípica. El electorado estuvo desenganchado del proceso debido a una coyuntura particularmente difícil. La campaña apenas empezó a calentar con los debates electorales. Jorge Muñoz, que estuvo en la primera sesión del domingo 23, aprovechó su momento para empezar su crecimiento indetenible.

asg

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO