Maritza Espinoza

Maritza Espinoza

Periodista por la UNMSM. Se inició en 1979 como reportera, luego editora de revistas, entrevistadora y columnista. En tv, conductora de reality show y, en radio, un programa de comentarios sobre tv. Ha publicado libro de autoayuda para parejas, y otro, para adolescentes. Videocolumna política y coconduce entrevistas (Entrometidas) en LaMula.pe.

Más columnas

Maritza Espinoza

El genio trucho23 Nov 2022 | 7:20 h

Maritza Espinoza

¿Bad Bunny o la economía?16 Nov 2022 | 7:44 h

Maritza Espinoza

La marcha coja09 Nov 2022 | 8:24 h

Maritza Espinoza

Lula versus Castillo02 Nov 2022 | 7:34 h

Cerrón, el ingenuo

“Como dice el caricaturesco personaje que funge de primer ministro, ‘inventos de la prensa coludida...’”.

Vladimir Cerrón, el tóxico aliado de Pedro Castillo, ha dicho que su bancada congresal solo apoyaría la destitución del presidente si se encontraran pruebas irrefutables que lo involucren directamente con la corrupción. O sea, don Vladimir espera que se le muestre un whatsapp de Castillo a su esposa (y probable operadora) coordinando una coima, o una foto con Bruno Pacheco entregándole los dólares de los ascensos militares o, mejor aún, un recibo firmado de su puño y letra acusando recibo de su alita en las licitaciones amañadas.

Ante tanto candor, a uno no le queda más que preguntarse si el normalmente avispadísimo Cerrón es o se hace.

PUEDES VER: Vladimir Cerrón: “Podemos coincidir con el fujimorismo, pero la izquierda caviar no”

La convenida lógica de este señor es la misma que comparten los defensores del Castillo y también los supuestos “opositores” que lo mantienen en el poder contra viento y marea, queriendo hacernos creer que la montaña de pruebas en su contra son puritas coincidencias o, como dice el caricaturesco personaje que funge de primer ministro, “inventos de la prensa coludida con los grandes poderes”.

Para ellos, no tiene nada de particular que a la cuñija (cuñada+hija) del presidente se le encuentren catorce sellos de diferentes autoridades en su casa en Chota. ¿Acaso porque viene del pueblo la niña no puede tener un hobbie por coleccionar sellos, así como otros chicos coleccionan, no sé, muñequitos de Star Wars? ¿Y los 90 mil soles que la (otrora modesta) familia de la primera dama prestó al testaferro Hugo Espino sin recibo ni condiciones? Bah, así es la gente del pueblo de confiada.

PUEDES VER: Keiko Fujimori y Vladimir Cerrón unidos por sus intereses, no por el país

Si seguimos esa lógica, Alan García, Ollanta Humala o PPK –todos expresidentes procesados por corrupción en obras públicas– serían inocentes, pues las pruebas en su contra son básicamente las mismas que contra Castillo: testimonios coherentes de gente de su entorno, cuentas que cuadran, otorgamiento inexplicable de obras públicas.

Ahora resulta que eran unos angelitos y recién venimos a darnos cuenta.