Marisa Glave

Marisa Glave

Desde la raíz

Más columnas

Marisa Glave

Peinadito de Cleopatra15 Oct 2021 | 7:11 h

Marisa Glave

Gol con la zurda08 Oct 2021 | 8:26 h

Marisa Glave

Obsolescencia política programada01 Oct 2021 | 8:50 h

Marisa Glave

Gira del presidente y los tropiezos del premier24 Set 2021 | 5:59 h

Heroínas en riesgo

"Alcalde Muñoz, las trabajadoras de limpieza pública son heroínas de nuestra ciudad en esta pandemia, no son objetos descartables”

La pandemia nos llegó de golpe para alterarlo todo. Por la cuarentena nadie debía salir, salvo que su trabajo fuera esencial. Las primeras semanas la población aplaudía por las ventanas el trabajo del personal de salud y de las fuerzas del orden. Un justo reconocimiento a quienes estaban poniendo en riesgo su vida para cuidar la nuestra.

Pero no fueron los únicos. De manera silenciosa y con menor reconocimiento, otras heroínas ponían su vida en riesgo todos los días para cuidarnos y a nuestras ciudades. Las trabajadoras de limpieza pública no pararon nunca. Recorrieron todos los lugares de alto riesgo por la aglomeración: los ingresos a los bancos, a los mercados, a los hospitales y sus entornos fueron sistemáticamente limpiados por ellas.

Su trabajo es esencial. Merecen estar en planilla, con reconocimiento pleno de sus derechos laborales.

Parece obvio, pero resulta que no lo es. En el 2015, ellas tuvieron que apelar al Poder Judicial para que se reconozca el carácter esencial de su trabajo. El 2017, la Cuarta Sala Laboral les dio la razón. La tercerización del servicio no puede poner en riesgo la estabilidad, los beneficios y el piso salarial que ya habían ganado.

El entonces alcalde Castañeda llevó el caso hasta la Corte Suprema, pero en octubre del 2018 la Corte volvió a darles la razón. Parecía que se cerraba el viacrucis. Pero en diciembre, antes de dejar el sillón municipal, Castañeda presentó una demanda de amparo para eludir la orden judicial ya emitida.

En enero del 2019, el Primer Juzgado Constitucional declaró improcedente la demanda de la Municipalidad de Lima. Una vez más la justicia reconocía lo evidente: el trabajo de limpieza pública es esencial. Pero para sorpresa de muchos, el alcalde Muñoz ha seguido la línea de su predecesor. Apeló la sentencia y hasta ahora no se reúne con ellas. Sus funcionarios sí, pero él no.

Hace un mes la Municipalidad de Lima ha reactivado la licitación del servicio de limpieza. En las bases no hay ninguna cláusula laboral que garantice el respeto y la continuidad de los derechos de las trabajadoras. Pareciera que las sentencias judiciales no valen nada para el alcalde.

Ellas nos cuidan todos los días. Nos toca entonces sumarnos a su reclamo: alcalde Muñoz, las trabajadoras de limpieza pública son heroínas de nuestra ciudad en esta pandemia, no son objetos descartables.