ALERTA - Congreso no admite a debate moción de vacancia contra Pedro Castillo

EE.UU.: solicitó hacer teletrabajo, se lo negaron y murió tras contraer COVID-19

El pedido de Chantee Mack, quien era vulnerable al virus debido a su obesidad, tenía el respaldo de sus jefes inmediatos. Pese a ello, fue rechazado.

Chantee Mack, de 44 años, junto a su hermano. Ella trabajaba en el Departamento de Salud de su condado. Foto: Facebook.
Chantee Mack, de 44 años, junto a su hermano. Ella trabajaba en el Departamento de Salud de su condado. Foto: Facebook.
Mundo LR

Una mujer de Maryland (Estados Unidos) falleció tras contraer el nuevo coronavirus mientras trabajaba en el Departamento de Salud del condado de Prince George, pese a que ella misma había solicitado en dos ocasiones realizar teletrabajo desde su hogar; ambos pedidos le fueron negados.

Chantee Mack, de 44 años, trabajaba en el programa de enfermedades transmitidas sexualmente de dicha entidad, y una de sus funciones era informar a la gente sobre los resultados de exámenes para detectar infecciones como el VIH y la sífilis, según relata la agencia AP de Estados Unidos.

PUEDES VER Reconocida sexóloga rusa es hallada muerta y desnuda en un hotel cinco estrellas en Moscú

A mediados de marzo, la entidad anunció la evaluación de sus empleados para determinar si harían teletrabajo. Mack, quien era vulnerable debido a su obesidad, planteó su caso y contaba con el respaldo de sus jefes inmediatos. No obstante, sus solicitudes fueron rechazadas y ella debió seguir laborando presencialmente.

Candance Young, compañera de Mack, cree haber sido quien la contagió con el coronavirus. El 19 de marzo, ambas estuvieron en una reunión de trabajo que contó con unos 20 empleados, quienes no guardaban la distancia social. Ese día el gobernador de Maryland pidió a los edificios públicos colocar carteles donde se recomiende evitar reuniones de más de 10 personas.

PUEDES VER Jair Bolsonaro tras esperar el resultado de una nueva prueba: “Si Dios quiere, será negativo”

Mack fue diagnosticada con COVID-19 a comienzos de abril. Permaneció conectada a un respirador durante cuatro semanas y falleció el 11 de mayo. Fue enterrada al lado de su madre.

Estados Unidos sobrepasa los 3,8 millones de infectados y los 141.000 fallecidos por el nuevo coronavirus. Una mujer de dicho país con COVID-19 dio a luz en cuidados intensivos y falleció sin haber conocido a su hija recién nacida.