“Tienes derecho a un orgasmo, pero quédate en casa”: la cuarentena del cine para adultos

Luis  Paucar

luispautem

07 Abr 2020 | 23:23 h
Foto: Getty.
Foto: Getty.

Por el COVID-19, actores reinventaron su contenido y migraron a otras plataformas. Con la mitad del planeta en cuarentena, coinciden en que “urge” hablar de placer. Reunimos sus voces desde Alemania, Francia y España.

El 13 de marzo de 2020, cuando Santi Noguera se dirigía de Valencia a Barcelona (España), el tren demoró más que de costumbre y se detuvo a mitad de camino para que todos los pasajeros desalojaran.

“Era evidente que las cosas se habían salido de control”, recuerda ahora, su cuerpo cubierto de tatuajes, a través de una videollamada. Es médico colombiano y actor de cine para adultos.

Ese día, el gobierno español declaró el estado de alarma ante la pandemia del coronavirus (COVID-19).

PUEDES VER Determinan cuándo un paciente ya no puede contagiar a los demás de COVID-19

El 30, el presidente Pedro Sánchez ordenó el cierre total del país para frenar la expansión de un virus que, a la fecha, ha infectado a más de 140 500 personas y matado a otras 13 800: la peor crisis sanitaria del país en la última década.

Santi había tomado el tren para asistir a una presentación en la capital española, pero lo obligaron a que volviera a casa, en Denia, una ciudad portuaria bañada por el Mediterráneo.

“Allí uno se da cuenta que la vida te cambia en segundos, a bordo de un tren y solo”.

Foto: Difusión.

Desde entonces permanece confinado junto a sus madre, su padre (enfermo de cáncer) y su esposo, también médico y trabajador de un hospital local que atiende a pacientes con coronavirus (COVID-19).

“Es duro, probablemente la cuarentena se extienda hasta mayo, pero no hay manera de lamentarnos: es lo que nos toca”.

Es mediodía en España y su voz se cuela optimista al otro lado del teléfono.

Lleva la barba abundante, el torso desnudo, un piercing en la tetilla.

Lazy loaded component

Para no perder esas líneas de su cuerpo esculpidas en gimnasio, Santi entrena todos los días, sin descanso.

Canceló shows temáticos y grabaciones, cerró su clínica dedicada al rubro de la estética, pospuso todas sus citas (tenía contrataciones hasta julio).

Sin embargo, sus ingresos económicos no han entrado en receso. La cuarentena disparó suscriptores en su página de contenido privado. Cada vez más “clientes” le piden videollamadas (hot call); y no es casualidad.

Confinados, hemos desarrollado cierta ‘angustia sexual’: buscamos erotismo online, miramos para tocarnos pero disfrutamos sin poder tocar.

España, de luto. Foto: AFP.

“De pronto las cosas políticamente correctas dejaron de importarnos y algo microscópico nos puso contra las cuerdas. Toca reinventarse, volver a explorar el cuerpo. Salir de casa sería irresponsable; para que te quedes, estamos nosotros”, sonríe Santi.

España: ‘producir’ en tiempos de coronavirus

Esta historia trata sobre el sexo en tiempos de pandemia. Para muestra, lo que sigue: el sexting (intercambio de textos, fotos o videos eróticos) se volvió tendencia.

Pornhub, el gigante de la industria triple X, liberó su contenido premium para Italia, España y Latinoamérica.

En Estados Unidos, el país con más casos positivos del planeta (370 000, más de 11 000 decesos), las marcas de juguetes eróticos regalan sus productos bajo el lema: “Te queremos feliz, pero en casa”.

Foto: AFP.

La temática del coronavirus (COVID-19) llegó a las páginas de cine para adultos: gente con mascarilla que choca sus cuerpos, etcétera.

Zoom, por su parte, dejó de ser una plataforma de videoconferencias destinada para ejecutivos o estudiantes; también es empleada para ver sexo en vivo por el que se paga en euros y por hora (las drag queens también lo emplean para shows online).

Scorts, meretrices, actores de cine para adultos potenciaron sus plataformas de Twitter y OnlyFans para promocionar/vender su contenido, previa suscripción mensual (10 dólares mayormente).

PUEDES VER Coronavirus: guía para saber por qué es peligroso y recomendaciones para evitar contagiarse

“Así ganamos todos”, comenta Koldo Goran, un pornstar radicado en Valencia (España). Goran, por ejemplo, postergó siete shows y cuatro viajes, entre los que se encontraba una visita a Miami a fines de abril.

Anuló, también, sus grabaciones. Las dos primeras semanas de confinamiento se dedicó a pintar, una a una, las baldosas de su casa, pero luego intuyó que la cuarentena se prolongaría y decidió mudarse a su cabaña, donde ahora está confinado con su gato y su perro.

Desde ahí hace “pintura nudista” y " labores de huerta nudista". Además, claro está, se graba masturbándose, aunque después el video tarde “una eternidad” en subir a las redes.

“Es lo único malo del campo —dice—, pero lo máximo, lo mejor-mejor es la lluvia, esa lluvia que se desata a chorros como una eyaculación celestial”.

Goran tiene una encrucijada: “Nada más que pase la cuarentena tendré que empezar a fo... como loco para recuperar contenido y subir videos a diario a ambas plataformas”.

Y también un mensaje: “Lo más importante es la salud física y mental, la nuestra y la de los nuestros. Si te quedas en casa, todos estamos a salvo. Ya habrá tiempo de volver a vernos y gritar de orgasmo a la luz de la luna”.

COVID- 19: el 'derecho’ a la autoestimulación

Atardece en Francia, pero es igual. La cifras son brutales: más de 10 000 muertes por coronavirus (COVID-19), 78 167 casos confirmados y 30 027 hospitalizaciones (7 131 de las cuales son en UCI).

En la capital, París, “todo es silencio”, dice Pablo Bravo, peruano, productor y actor de videos triple X. “Un devoto del placer”, le gusta describirse.

A mediados de marzo, Bravo tenía programada una presentación en La Demence, una de las fiestas más grandes de Europa que, realizada cada tres meses (esta edición sería en Bruselas), reúne a más de 10 000 integrantes de la comunidad LGBTI. Pero la fiesta se revocó.

“Cuando un gigante anula algo así, automáticamente todo se cae. Desde el 16 de marzo empezó la prohibición de circulación. Desde entonces estoy en casa".

Solo pisa el super para comprar verdura o carnes. Por lo demás, su rutina consiste en editar material reunido por su productora y proveerlo a un canal de TV por cable europeo llamado PinkTv.

“Felizmente tengo contenido para dos semanas —se alegra Bravo—, luego de eso mis suscriptores sentirán la falta. Es que el porno también es actualidad".

“El porno es maravilloso”, me dirá en un rato el actor venezolano Viktor Rom, ‘La máquina’, radicado en Hamburgo, al norte de Alemania (106 306 casos de COVID-19).

PUEDES VER Excampeón mundial subasta balón de la final de Italia 1990 para ayudar contra el coronavirus

Con sus videos vendidos por plataformas como OnlyFans, puede reunir hasta 5500 euros cada mes, “y la cifra aumentará porque hay más búsquedas, nene, tú sabes, más necesidad”.

Poco más de la mitad de la población del mundo se encuentra bajo cuarentena. Mientras la ciencia se empeña en estudiar un virus desconocido, aprendemos a lidiar con la ansiedad y el estrés.

View this post on Instagram

En Planten un Blomen Hamburgo

A post shared by VIKTOR ROM (@viktorromoficial) on

En medio de mensajes a la nación y estadísticas abrumadoras, el placer es un oasis.

La sexóloga Patricia Espinoza sugiere que está bien “regalarse un orgasmo”, aprender a autoestimularse y, sobre todo, dejar fluir la imaginación.

La sexualidad es arte pero, ante todo, exploración. Convencido de eso, Pablo Bravo, el “devoto del placer”, tiene una teoría.

“Cuando la cuarentena termine, seremos unos senséis del sexo. Ahora, aprende a tener la magia en tu manos”. Y, por su puesto, hace un guiño.