Alonso Moleiro: “Perú tiene problemas, pero no los niveles de hampa que tiene Venezuela”

Mundo LR

Alonso Moleiro: “Perú tiene problemas pero no los niveles de hampa que tiene Venezuela”. Foto: Twitter.
Alonso Moleiro: “Perú tiene problemas pero no los niveles de hampa que tiene Venezuela”. Foto: Twitter.

Alonso Moleiro. Periodista venezolano para Tal Cual y El País (España), habló con La República sobre lo arriesgado de ejercer el periodismo en su país, además sobre los ataque de xenofobia que viven sus compatriotas, a raíz de los hechos violentos ocurridos en Perú.

Por María José Vargas / Jessica Gargurevich.

En medio de la realización del “Festival Gabo”, que se realiza en la ciudad de Medellín (Colombia), el periodista venezolano, Alonso Moleiro, quien escribe para Tal Cual, es corresponsal del Diario El País y que ha sido víctima de la censura, en entrevista para La República, describió cómo se ejerce el periodismo en su país y los riesgos que debe afrontar el profesional de la comunicación ante las restricciones y amenazas del régimen de Nicolás Maduro.

Conversó cobre los altos niveles de delincuencia que se viven en Venezuela y que también ha emigrado a países como Perú. Enfatizó que el gran culpable sobre el tema es Hugo Chávez desde que llegó al poder en 1998 y ha sido continuado por el régimen madurista.

PUEDES VER Capriles ante discurso xenófobo de Saavedra: “Usted es una vergüenza para la política en Perú”

¿Qué significa ser periodista en Venezuela?

Es un oficio arriesgado, un tremendo compromiso, es una responsabilidad pública. Siento que un oficio apreciado por la gente, ya el ánimo de la sociedad democrática es totalmente mayoritario en el país a diferencia de lo que ocurría en la década pasada con Chávez.

Tengo que decir que obtengo muchas recompensas por mi trabajo, en la mayoría de los casos la gente es respetuosa con uno y te aprecia. Todavía no me ha pasado que un chavista me agreda en la calle, pero se siente la sombra del Estado. Por ejemplo, se han registrado casos de colegas críticos que le quitan su pasaporte cuando llegan al aeropuerto, colegas que se tienen que ir del país por una demanda judicial, agente policiales te golpeen o te roben los equipos de trabajo, es decir pasan cosas graves.

¿A qué tipo de recompensas te refieres cuando mencionas que las has recibido por tu trabajo?

Hablo de la recompensa por parte de la gente hacia mi trabajo. Siento que lo que yo hago es apreciado, me siento valorado en Venezuela y no siento que me tengan rabia.

Es muy cierto que existe un riesgo muy grande. A veces, pienso que he tenido un poco de suerte. porque desde hace dos años estoy un poco bocón porque estoy irritado y yo lo asumo.

Por ejemplo, para venir para acá (Medellín) no lo puse en mis redes por temor a que me quiten mi pasaporte o a que me regresen. Hasta ahora, he estado como bendecido pero no lo quiero ni decir mucho. En Venezuela ejercer la profesión es muy arriesgado.

-Ante lo que mencionaste anteriormente, ¿Consideras que aún hay falta de libertad de expresión?

En Venezuela, se ejerce el periodismo muy mal, tiene muchas limitaciones. Se está en una dictadura, parecido a lo que se vivió en los últimos años con Fujimori, un régimen bastante mafioso. Pero, yo considero que la comunicación pública es un fenómeno global, que está entrando en un muy buen momento, además esto es un trabajo muy emocionante.

¿Cómo es hacer periodismo de investigación en Venezuela?

Tengo colegas que siguen haciendo periodismo de investigación hasta la fecha pero el gobierno eso lo deja un poco correr y persigue más a los medios masivos, que tengan alcance entre la gente. Por ejemplo la radio, por eso a mí que me quitaron el programa en una estación. La televisión totalmente anulada, los grandes periódicos del país naufragaron, quebraron y a muchos de ellos los capitales chavistas los compraron. Es un panorama devastador pero se siguen haciendo cosas y denunciando lo fundamental.

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello tienen una manera de reprimir muy progresiva, no es total. Ellos dejan que tu digas, pero en tu interior sabes que en cualquier momento te pueden agarrar. Es una situación selectiva, así vivimos.

¿Consideras que la concentración de medios en una persona es una amenaza hacia la libertad de expresión?

Claro y es terrible. Es malo que haya un monopolio de medios en una democracia y en una dictadura.

Lo bueno de esta era es que masifica la manera para fomentar opiniones y contenidos. La tutela de los medios tradicionales ha dado paso a las nuevas formas de consumir información como redes sociales, influencers, entre otros.

Maduro señaló recientemente que si la ONU le otorgaba 200 millones de dólares haría volver a los venezolanos que están en Perú a su país. ¿Crees que esto suceda?

Eso es una cantinflada, es una estupidez de Maduro. La gente se va porque está él en el poder y no hará que la gente regrese.

Así Maduro diga mañana que se equivocó y que ya no cree en el comunismo, créeme que ningún capital va a invertir con él allí, porque ha demostrado que es un incapaz.

¿Cómo informan los medios venezolanos sobre la migración y la xenofobia?

El tema de la xenofobia se ha visto más en las redes sociales que en los medios venezolanos. Tal Cual, el medio donde trabajo, hizo un reportaje sobre el tema porque nos ha llegado las alarmas de lo que sucede. Claro, entendemos que ha llegado mucha gente a Perú en muy poco tiempo.

Por ejemplo, se ha visto allá la marcha en el centro contra venezolanos, una muchacha que le dijeron de todo en un bus y se tuvo que bajar, otro caso fue la joven agredida en provincia por la policía. Claro, eso genera irritación, a nadie le puede gustar.

¿Cómo los periodistas venezolanos informan sobre las noticias actos xenófobos en contra de venezolanos?

Uno procura arrimarle la carga a Maduro, que él asuma sus responsabilidades. A mi me encantaría que en el Perú se dijera que bien son los venezolanos que han llegado, todos son una maravilla, se portan bien, estamos felices de que estén aquí.

Pero, hay un punto en que ya no se puede porque también está llegando cualquier cantidad y todo tipo de gente allá. El caso de los descuartizados, eso ha pasado en Venezuela y eso es narcotráfico.

Yo que he estado en Perú, he visto que tienen muchos problemas pero no tienen los niveles de hampa que tiene Venezuela y eso genera una gran paranoia hacia los venezolanos. Y ¿qué hace el gobierno? hace demagogia, es decir procura dar la cara.

En tanto, los políticos de oposición deben salir a pedir respeto o hacen un llamado de comprensión. Pero es que cuando los países entran en esta zona como Venezuela, es que a donde vayas termias siendo un problema, sea en Colombia, Perú, España, en el mar, etc.

PUEDES VER Esposa de Guaidó: “xenofobia hacia venezolanos en Perú viene de una minoría”

El tema de los descuartizados que mencionaste es un tema que ha estado muy latente. Lo que se ha dicho en redes sociales es que esta práctica se hace en varias zonas de Venezuela desde hace tiempo ¿Es cierto?

Si ha pasado, claro puede que sea heredado de Colombia. La palabra sicariato no se usaba en la Venezuela de los 90, inició con Chávez. Él le dio motos a los pobres, empezó el tráfico de armas, el discurso trillado de “armados contra el imperialismo” y empezaron a pasar cosas: se empezaron a ver descuartizamiento y organizaciones de crímenes organizados.

¿Cual es su perspectiva sobre la decisión del presidente Martín Vizcarra sobre la disolución del congreso? ¿Considera que es un Golpe de Estado?

Perú tuvo un siglo XX muy turbulento y muy arruinado. Mi papá estuvo en Lima en los 90 y regresó muy impresionado sobre los estados de pobreza, el terrorismo y otros problemas.

Pero cuando yo fui, me sorprendió mucho porque la vi muy bien. Lo que veo es que a pesar de la crisis, el país mantiene un mínimo institucional, la democracia no se ha roto, siguen creciendo económicamente y eso es muy importante.

Pese a todos los escándalos de corrupción que han vivido con varios expresidentes, me da la impresión de que el Perú va a salir de esta con una cita electoral y un arreglo institucional.

Es cierto que hay un malestar en la conducta de sus dirigentes pero no hay una crisis de descomposición y eso es un gran logro.