Papa Francisco convocó a cumbre mundial por abusos sexuales contra menores

Durante esta semana, Francisco tiene previsto recibir a varios integrantes de la Iglesia para tocar temas relacionados a los abusos sexuales contra menores de edad.

Durante esta semana, Francisco tiene previsto recibir a varios integrantes de la Iglesia para tocar temas relacionados a los abusos sexuales contra menores de edad.

El papa Francisco ha convocado a los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo para el primer encuentro de la Iglesia Católica en el que se hablará sobre la prevención de abusos a menores. La organización de este evento se ha visto como una toma de conciencia de los niveles más altos de la Iglesia respecto a que el abuso sexual por parte del clero es un problema global. 

La vicedirectora de la oficina de prensa del Vaticano, Paloma García Ovejo, fue quien comunicó que el encuentro tendrá lugar del 21 al 24 de febrero de 2019. "El Santo Padre, tras escuchar al Consejo de Cardenales, ha convocado una reunión con los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo para hablar de abusos a menores y adultos vulnerables", expresó. 

La decisión se toma tras una fuerte crisis atravesada por Francisco a inicios de este año cuando desacreditó a las víctimas de un notorio sacerdote depredador chileno. Posteriormente, admitió "graves errores de juicio" y tomó medidas para enmendarse, sancionar a los obispos culpables y reestructurar el episcopado chileno. 

Hace poco, el papado de Francisco fue acusado por haber rehabilitado a un cardenal estadounidense acusado de haber abusado y acosado a seminaristas adultos. Las sanciones habían sido impuestas por el papa Benedicto XVI

Durante esta semana, Francisco recibirá a varios integrantes de la Iglesia para tocar temas relacionados a abusos. El día jueves llegan al Vaticano obispos de Estados Unidos que se han visto inmersos en escándalos de abusos sexuales a menores para reunirse con el sumo pontífice. También se harán presentes el presidente de la Conferencia Episcopal estadounidense, cardenal Daniel DiNardo y el arzobispo de Boston, Seán Patrick O'Malley.

Te puede interesar