Discriminación por género agudiza desigualdad financiera en Centroamérica, según ONU Mujeres

Género LR

larepublica_pe

25 Dic 2020 | 11:05 h
En lugares como El Salvador, solo entre el 24 % y el 29 % de las mujeres tiene una cuenta en una institución financiera, indicó ONU Mujeres. Foto: difusión
En lugares como El Salvador, solo entre el 24 % y el 29 % de las mujeres tiene una cuenta en una institución financiera, indicó ONU Mujeres. Foto: difusión

La representante de ONU Mujeres afirmó que para que una mujer abra una cuenta en un banco “se le exigen muchos más documentos e información que al hombre”.

Los “sesgos inconscientes” y la discriminación hacia las mujeres son los principales factores que contribuyen a agudizar la desigualdad financiera en Centroamérica, lo cual resulta en que apenas un pequeño porcentaje de la población femenina accede a créditos, de acuerdo a ONU Mujeres.

“Estructuralmente existe una desigualdad en ese imaginario que tiene la gente que una mujer no es rentable para darle un crédito o permitirle abrir una cuenta (de banco)”, explicó a Efe la directora Regional para las Américas y el Caribe de ONU Mujeres, María Noel Vaeza.

Por ejemplo, en lugares como El Salvador, “solo entre el 24% y el 29% de las mujeres, que son casi el 53% de la población, tiene una cuenta en una institución financiera”, señaló Vaeza, haciendo énfasis en que “es un porcentaje muy bajo”.

La situación es similar en Honduras y Guatemala, pese a que las mujeres “como sujetos de créditos pueden ser sumamente exitosas, pero no se les está considerando”.

La directora de ONU Mujeres especificó que “la realidad sigue siendo que hay disparidades enormes”, ya que para que una mujer abra una cuenta en un banco “se le exigen muchos más documentos e información que al hombre”.

La experta determinó que la evidencia recolectada sobre la inclusión financiera de la mujeres “muestra que los servicios para ellas son muy rentables para las empresas financieras y, además, son mucho más responsables a la hora de saldar sus deudas”.

Por ello, María Noel Vaeza consideró primordial “superar las barreras psicológicas en virtud de la discriminación y de los sesgos negativos que se han tenido con las mujeres”.

Frente al impacto económico que generó la pandemia del nuevo coronavirus, la especialista subrayó la importancia de poner al frente a la mujeres en la reactivación económica de los países con “dinámicas territoriales, inclusión territorial y más inclusión financiera”.

“Las empresas lideradas por mujeres se han visto afectadas de manera desproporcionadas ante la COVID-19”, detalló. Debido a esto, se cerraron al menos 2.7 millones de micro y medianas empresas en la región, lo que generó desempleo y orilló a que el porcentaje de mujeres que trabajan en la informalidad se ubique en un 75%.

“Lo que más le pido a los gobiernos es voluntad política, voluntad política de dedicarse, de escuchar a las mujeres porque nunca se les escucha”, añadió Vaeza.