CASO BYRON CASTILLO - FPF pide al TAS excluir a Ecuador de Qatar 2022 y que Perú juegue el Mundial
ELECCIONES 2022 - ¿A qué hora comienza la ley seca?
Economía

Retorno a la presencialidad ralentizaría el e-commerce

Cambios. Compras físicas han ganado terreno con el avance de la vacunación. En tanto, desde el Congreso se busca votar un proyecto de ley que realiza ajustes al comercio electrónico.

Online. Ventas por internet alcanzaron los US$ 9.300 millones en el 2021, según la Cámara Peruana de Comercio Electrónico. Foto: La República
Online. Ventas por internet alcanzaron los US$ 9.300 millones en el 2021, según la Cámara Peruana de Comercio Electrónico. Foto: La República
Fernando Cuadros

Durante el 2021 las ventas online movilizaron US$ 9.300 millones, lo que representa un 55% más que 2020, de acuerdo a cifras de la Cámara Peruana de Comercio Electrónico (Capece).

A detalle, el total de peruanos que comenzaron a realizar sus compras por internet se ha duplicado con la llegada de la pandemia, pasando de 6 millones en 2019 a 13 millones 900.000, al cierre de 2021.

Efectos del retorno a la presencialidad

Al respecto, Helmut Cáceda, director de Capece, enfatiza que, de cara al primer semestre de este año, se espera que haya una ligera caída de los usuarios de e-commerce dado que se está recuperando la tendencia de compras físicas, a raíz del avance de la vacunación contra la COVID-19 y el retorno a la presencialidad.

Este fenómeno —añade— no solo se da en nuestro mercado, sino también a una escala global.

“Esperamos que no sea permanente, pero igual es la naturaleza de la gente que siempre busca a la gente. Es un recordatorio para que las marcas (en línea) tengamos que humanizar bastante la web”, aseguró.

Modificaciones en el tintero

Considerando que en enero de este año la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso aprobó un proyecto para modificar el Código de Protección al Consumidor para regular el comercio electrónico (PL 415/2021-CR), Cáceda recomienda que se aplique un cambio normativo respondiendo más a criterios técnicos que a visiones sesgadas.

Ya que, por ejemplo, este dictamen brinda 15 días para que un comprador pida la devolución de su producto y un reembolso (derecho de arrepentimiento), sumado a que exige a los intermediarios la misma responsabilidad que a los proveedores en dichas transacciones; es decir, las plataformas que facilitan la interacción entre consumidores y tiendas.

“No entienden las complejidades de las devoluciones en el comercio electrónico. No solamente es atender el alivio logístico, sino que hay un dinero que ya ingresó al banco. No nos daríamos cuenta del tiempo que se está perdiendo para enfocarnos en nuestro negocio”, expresó Cáceda y, además, señala que se generarían sobrecostos.

Asimismo, se mostró de acuerdo con que haya políticas de devolución, porque estas generan confianza, pero a su criterio no deben ser con tiempos tan extendidos. “Hay muchas aristas precipitadas que no se consultan con el sector empresarial”, anotó.

Otro cambio importante es la obligación para que los proveedores verifiquen la edad del consumidor para productos específicos. En ese caso, se deberá dejar constancia de la autorización expresa de los padres, tutores o apoderados del cliente.

Por otro lado, otros gremios como ComexPerú, la Cámara de Comercio de Lima (CCL) y Confiep, advierten que la iniciativa legislativa replica la primera versión de un documento de Indecopi que data de abril del 2021, el cual recibió aportes del sector privado, pero que no ha sido considerado por el dictamen que espera ser debatido en el Pleno del Congreso. Por ello, piden que se tienda el diálogo para afinar las propuestas.

Aproximadamente 300.000 negocios venden en línea

Durante 2020 más de 260.000 comercios ejecutaron sus ventas mediante canales en línea y, tras 2021, repuntó a 300.000.

Desde Capece señalan que, de ese total, 90.000 posee un sitio web transaccional; es decir, con una tienda digital y un aplicativo móvil. Cáceda añade que con esta “digitalización espontánea de los microempresarios”, el Perú mejoró su posición en el índice de competitividad digital, pasando del casillero 61 al 55.

Finalmente, Cáceda considera que el crecimiento del e-commerce significó también que la informalidad —que abarca a más del 80% del mercado— se traslade a este espacio, por lo cual es más que crucial un aspecto técnico para la reforma de este rubro.