LR DATA - Solo hay un resonador magnético operativo por cada 10.000 pacientes con cáncer
Ciencia

La razón de por qué los neandertales desaparecieron y no los Homo Sapiens

Estudio ha identificado un factor hasta ahora desconocido que contribuyó al éxito de nuestra especie.

Representación de un hombre de Neanderthal en una exhibición del Museo Nacional de Prehistoria en Reino Unido. Foto: Pierre Andrieu / AFP
Representación de un hombre de Neanderthal en una exhibición del Museo Nacional de Prehistoria en Reino Unido. Foto: Pierre Andrieu / AFP
Ciencia LR

Una de las grandes interrogantes de la ciencia es por qué, a lo largo de la evolución humana, los neandertales desaparecieron y los Homo Sapiens no. Para explicar la extinción de este grupo de homínidos —quienes sobrevivieron durante milenios— se han esgrimido causas como el cambio climático, la endogamia y la presión de los humanos modernos.

Sin embargo, un nuevo estudio, liderado por Felipe Mora-Bermúdez del Instituto de Max Planck (Alemania), ha identificado otra clave del éxito del Homo Sapiens: su cerebro crece más lento que el del neandertal y, en ese proceso, comete menos fallos de herencia cromosómica.

Cuando los Homo Sapiens se separaron de los neandertales y los denisovanos —sus antiguos parientes asiáticos—, un centenar de aminoácidos cambiaron en ellos. Seis de estas modificaciones se produjeron en tres proteínas claves en la distribución de los cromosomas durante la división celular (metafase).

Para investigar la importancia de dichos cambios en el desarrollo del cerebro del homínido, los científicos hicieron un par de experimentos.

Por un lado, trabajaron con ratones de laboratorios, ya que comparten con los neandertales y los simios esos mismos seis aminoácidos importantes. Luego, dichas estructuras fueron reemplazadas con las que se encuentran en los humanos modernos.

Después se hizo el experimento contrario: cultivaron organoides de cerebros humanos a partir de células madre y reemplazaron los aminoácidos en cuestión con los de los ratones (en otras palabras, de los neandertales y los simios).

“Descubrimos que tres aminoácidos humanos modernos en dos de las proteínas provocan una metafase más larga, una fase en la que los cromosomas se preparan para la división celular y esto da como resultado menos errores cuando los cromosomas se distribuyen a la hija”, explicó Mora-Bermúdez.

En otras palabras, “tomarse su tiempo marca la diferencia”, señalan los autores.

Dado que los errores en la cantidad de cromosomas puede provocar trastornos graves, así como cáncer o carcinoma, puede que este cambio haya beneficiado a los humanos modernos. Es decir, los neandertales pueden haber sido afectados por trastornos cromosómicos a un mayor ritmo que los Sapiens.

“Aunque es imposible decir si esto supuso un beneficio para el desarrollo de la inteligencia o alguna otra ventaja evolutiva, está claro que los errores no beneficiarían en nada a los neandertales”, señaló ante el diario español ABC Víctor Borell, científico en el Instituto de Neurociencias de Alicante y que no ha participado en el estudio.