PNP incautó cerca de 54 toneladas de droga y desarticuló 118 mafias

Operativos en el 2017. Agentes destruyeron 309 laboratorios, 78 pistas de aterrizaje clandestinas y se evitó la producción de 211.5 toneladas de cocaína en el Vraem. Los cargamentos de droga salen a Brasil, previo paso por Bolivia. Aún faltan más acciones.

1 Ene 2018 | 7:45 h

Un total de 53 mil 880 kilos de narcóticos (casi 54 toneladas) fueron incautados por la Dirección Nacional Antidrogas (Dirandro) durante el 2017, un récord para el país, dijo el ministro del Interior, Vicente Romero Fernández.

La voluntad del actual gobierno de combatir este mal es contundente, precisa. "Enfrentamos a uno de los flagelos del que se aprovecha el narcotráfico: la corrupción".

PUEDES VER Junín: agentes policiales decomisaron cargamento con más de 103 mil kilos de cocaína

Sin embargo, para neutralizar esto, según especialistas como Jaime Antezana, se requieren programas más profundos e integrales.

Entre los logros obtenidos el año pasado están también el decomiso de 7 mil 779 toneladas métricas de insumos químicos fiscalizados, la desarticulación de 118 organizaciones criminales dedicadas a este ilícito negocio y la destrucción de 78 pistas clandestinas para el traslado. También se destruyeron 309 laboratorios de pasta básica de cocaína.

Todas estas operaciones fueron ejecutadas en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem).

Según la Dirandro, en el 2017 se logró, asimismo, erradicar 22 mil 885 hectáreas de hoja de coca, hecho que evitó la producción potencial de 211.5 toneladas de cocaína.

De igual modo, durante los operativos ejecutados por la Dirandro se incautaron 168 armas, 448 vehículos, 49 inmuebles y más de tres millones de soles en dinero en efectivo.

También se detuvo a 17 mil 971 personas mayores de edad involucradas en tráfico ilícito de drogas y microcomercialización de los estupefacientes.

“Una de las principales causas del aumento de las incautaciones es el incremento de la circulación de drogas por territorio peruano”, sostiene.

De otro lado, la Dirandro acaba de descubrir que clanes peruano-bolivianos dedicados al narcotráfico acondicionan ahora las avionetas para tener más autonomía de vuelo.

Bidones de combustible

Las mafias que operan en el Vraem instalan bidones de combustible en el interior de las aeronaves para que el piloto pueda recargar en pleno vuelo y así evitar aterrizajes técnicos en zonas inhóspitas de la selva, revela un informe de la Dirección Antidrogas.

Este nuevo mecanismo, sin embargo, encarece a las redes mafiosas la operación, ya que pierden capacidad de carga.

El destino de los cargamentos de droga es Brasil, previo paso por Bolivia.

Los agentes de la Dirandro sostienen que las narcoavionetas que aterrizan en los poblados del Vraem provienen en su mayoría de la ciudad de Santa Cruz. “Pueden salir de Bolivia a las 03:00 de la madrugada, recorren 1.480 kilómetros aproximadamente y aterrizan en la selva peruana a las 7 u 8 de la mañana. En tierra permanecen apenas unos diez minutos, tiempo durante el cual cargan la droga y emprenden el retorno”, explicó a La República un oficial del Frente Policial Vraem.

Pago a pilotos

De acuerdo a informes de inteligencia de ese componente policial, el alquiler de una avioneta en Bolivia cuesta 25.000 dólares; los pilotos pueden cobrar US$ 20.000 por vuelo, pero los réditos son mayores para las mafias, pues cada narcovuelo deja una ganancia neta de al menos 200.000 dólares. 

Priorizaron lucha antidrogas en el Vraem

Para el viceministro de Orden Interno del Mininter, Rubén Vargas, estas cifras significan un récord histórico en la lucha contra las drogas que impuso el gobierno desde el primer día de gestión.

"Primero se priorizó toda la lucha contra el crimen organizado y la lucha antidrogas implantando la Inteligencia en las zonas de producción como el Vraem, las rutas, los centros de acopio y las zonas de embarque. Segundo, se impuso el uso eficiente de los recursos para la inteligencia, llegando a los grupos operativos en las zonas de producción de drogas", dijo Vargas a La República.

Explicó que un kilo de PBC en la zona de producción está en 800 dólares, mientras que el kilo de clorhidrato está US$ 1.200. En el mercado norteamericano cada kilo de clorhidrato llega de US$ 25.000 a 30.000; en Europa 40.000 a 70.000; en Asia 150.000 a 200.000 dólares y en Oceanía 200.000.

Te puede interesar