El drama para conseguir una cita o cama en hospitales de Arequipa

Tanto el hospital Goyeneche como el Honorio Delgado viven una situación crítica para atender consultas externas, efectuar intervenciones quirúrgicas o abastecimiento de medicinas. 

En la sala de operaciones del Goyeneche no hay camas suficientes para atender a los convalecientes de una operación. Por lo menos unos 250 esperan su turno para ser operados

En la sala de operaciones del Goyeneche no hay camas suficientes para atender a los convalecientes de una operación. Por lo menos unos 250 esperan su turno para ser operados. La República

Las colas persisten en el General pese a otras alternativas.

Las colas persisten en el General pese a otras alternativas.. La República

Hospital Goyeneche.

Hospital Goyeneche.. La República

Bordean las seis de la mañana del jueves. Enfermeros del área de Cirugía y Urología del Hospital Goyeneche inician su jornada. No es fácil obtener una cita en esta área. Los pacientes demoran por lo menos tres días para conseguir un cupo. Frente al médico apenas tienen 15 minutos para explicar sus males. Por norma, el médico atiende a 16 pacientes al día. De ahí que cada consulta está cronometrada.   

PUEDES VER: Marisol Pérez Tello: “Primera dama recibe miles de cartas pidiéndole ayuda”

Si el paciente requiere una intervención quirúrgica se enfrentará a otra odisea. En el hospital Goyeneche no hay camas para los convalecientes. 

Uno de los enfermeros con 27 años de servicio en el nosocomio cuenta que en Cirugía hay una relación de 250 pacientes esperando por una cama. El hospital tiene 40 para esta especialidad. “Los pacientes vienen todos los días a preguntar si ya hay una disponible”.

No importa si el médico ordenó la hospitalización. La prioridad la tienen los casos graves. Mientras este técnico da detalles de la crisis hospitalaria, por el altoparlante se anuncia que las citas para las especialidades de neurología y gastroenterología están agotadas. Son las siete de la mañana y la cola sigue larga. Quienes no pudieron alcanzar un cupo parten resignados.

Desde la ventanilla de Estadística, un trabajador informa que el médico ha accedido a brindar una cita adicional a un anciano que camina apoyado en su bastón. “No podemos ser tan inhumanos, imagínese con qué esfuerzo ha venido este señor”, añade mientras lo hacen pasar al consultorio de Urología.

El enfermero ve con buenos ojos la reciente disposición de adelantar los horarios de atención desde las seis de la mañana. Sin embargo, advierte, de nada servirá si no se habilitan más camas. “Sí, vamos a poder atender a más gente, pero a su vez esa lista de espera crecerá. La solución es que construyan un nuevo hospital con buena implementación”, dice, tajante.   

A las 7:30 horas llega el director del hospital Goyeneche, Juan Manuel Zevallos Rodríguez. Admite la carencia de camas. Dice que el hospital no da para más de 300 camas. Con algo de alivio, señala que en el Goyeneche el tiempo de espera para una operación es de uno a dos meses, mientras que en los nosocomios de EsSalud es de medio año.         

El problema no solo es la falta de camas. El Goyeneche tiene un centro quirúrgico compuesto por cinco salas de operaciones equipadas, pero solo dos funcionan porque la disponibilidad de recursos humanos solo alcanza para ello. Así quisieran contratar a más médicos, enfermeras y técnicos, no lo pueden hacer por  falta de presupuesto.    

Cuando parece que el panorama no podría empeorar, otro médico advierte más deficiencias. Arnaldo Sánchez Tejada asumió la presidencia del Cuerpo Médico del Goyeneche recién el miércoles. Dice que recibe el cargo con algo de tristeza por la mala situación del nosocomio.     

Hace hincapié en que los quirófanos de los que habla el director Zevallos sí están implementados, pero con equipos en malas condiciones. La mayoría de lámparas cialíticas que iluminan el maniobrar de los médicos no están operativas. “A mitad de la intervención hay que estar cambiándolas”.

Hay tres equipos de laparoscopía para cirugías mínimamente invasivas, no obstante, solo uno fue adquirido el 2015 y opera en óptimas condiciones, el resto no puede ser utilizado porque no tienen todos los aditamentos necesarios. El instrumental quirúrgico, como pinzas, tijeras de disección, de hilo, agujas, también es obsoleto. “Casi tan antiguo como el hospital”, dice Sánchez.     

Los mismos problemas en el honorio

En el Honorio Delgado Espinoza los problemas son similares. Los usuarios continúan madrugando para obtener una cita. Aunque ya no duermen desde la noche anterior, están en la puerta desde las 3 o 4 de la mañana. Son quienes no alcanzaron a las citas repartidas por teléfono de siete a dos de la tarde de lunes a viernes.                

Teófilo Tintaya vino desde el Asentamiento Humano La Ramoza en Paucarpata. Formó la cola desde las cuatro de la mañana. Tiene dos nietas, la mayor, de 13 años de edad, padece la enfermedad de Gaucher, un mal congénito que le produce un crecimiento anormal del hígado y el bazo, que a su vez le hace inflamar el estómago como si estuviera embarazada.

El abuelo se hace cargo de las niñas pues la madre falleció y el padre está en prisión. Así que debe madrugar para conseguir una cita para hematología. Afortunadamente el jueves tuvo suerte y logró un cupo. Para obtener los medicamentos hace otra cola y cuenta que gracias a que se afilió al Seguro Integral de Salud (SIS), puede obtener las medicinas para tratar a su nieta. 

Sin medicamentos   

En la cola, las personas que están esperando detrás de don Teófilo no tienen la misma opinión. Deysi Huamaní tiene a su padre de 93 años operado hace tres meses y continúa yendo al hospital para solicitar las pastillas. “A veces no hay en el SIS y hay que comprar en la calle”. 

El problema de Deysi se debe al desabastecimiento de medicamentos que denuncia el Colegio Médico de Arequipa. El decano, Wilfredo Pino, solicitó el miércoles la declaratoria de emergencia de los hospitales, justamente por esta deficiencia.        

El presidente del Cuerpo Médico del hospital Honorio Delgado, César Tenorio Álvarez, no se animó a emitir opinión sobre la solicitud. Recién la evaluarán el lunes en reunión plenaria, aunque señaló que la solución del déficit de medicamentos “pasa por tema administrativo”.              

Algunos trabajadores del hospital que lidian con este problema a diario explican que, en efecto, todo se debe a una mala gestión administrativa. “La demora en la adquisición de los medicamentos e insumos neuroquirúrgicos y traumatológicos no obedece a la falta de presupuesto, sino a que no hay adecuada programación del proceso de adquisición a inicios de año”, detallaron.

Es decir, que las compras se hacen por cada caso de paciente, por lo que siempre hay un plazo de entre dos a tres días para que el requerimiento llegue, mientras tanto el enfermo debe esperar o de lo contrario comprarlo en farmacias de la calle.

Medicamentos bastante requeridos como vancomicina, un antibiótico recetado a pacientes alérgicos a la penicilina, meropenem, antibiótico para infecciones, imipenem e insumos como la poligelina, empleada en pacientes con shock hipovolémico por pérdida de sangre, no se encuentran en el hospital Honorio Delgado.

Todas estas falencias han empujado al Colegio Médico de Arequipa a pedir la declaratoria de emergencia; incluso, el gerente regional de Salud, Gustavo Rondón, se mostró a favor de la solicitud.  Mientras tanto, pacientes de todo el sur siguen llegando al hospital Goyeneche y Honorio Delgado en búsqueda de atención médica.

Al frente de la oficina del director del Honorio Delgado, César Molina Núñez, hay un periódico mural en el que se publican los indicadores del nosocomio. A diario le recuerda que hasta agosto, no pudieron atender a 23 753 personas. Esa es la demanda insatisfecha y que seguramente seguirá creciendo. 

Síguenos en Facebook