Ordenan investigar a 108 políticos mencionados en las delaciones

Tras los corruptos. Es la mayor investigación a políticos en el Brasil. Magistrado Edson Fachin, del Supremo Tribunal, autorizó esta amplia indagación. Juez del caso Lava Jato también levanta sigilo de las declaraciones de Odebrecht.

El jurista Luiz Edson Fachin es ministro relator del Tribunal Supremo Federal. Sustituyó al prestigioso Teori Savascki, quien murió en un accidente en enero de este año

El jurista Luiz Edson Fachin es ministro relator del Tribunal Supremo Federal. Sustituyó al prestigioso Teori Savascki, quien murió en un accidente en enero de este año.

El sistema político de Brasil ha sufrido otro sismo de gran magnitud debido al caso Lava Jato y apenas a 24 horas de que Marcelo Odebrecht, el antes todopoderoso empresario, confirmara que el código "amigo" en la planilla de sobornos de la constructora pertenecía nada menos que a Lula da Silva.

Esta vez el sismo en la política brasileña tuvo su epicentro en la disposición de Edson Fachin, ministro relator del caso Lava Jato en el Supremo Tribunal Federal (STF), de iniciar la investigación contra 8 ministros del gobierno de Michel Temer, 29 senadores y 42 diputados federales, mencionados todos ellos en las declaraciones de los 77 directivos de Odebrecht acogidos a la delación premiada.

PUEDES VER: Víctor Albrecht renuncia a la presidencia de la Comisión Lava Jato

Además, figuran 3 gobernadores, 1 ministro del tribunal de cuentas y otros 24 políticos de las diversas agrupaciones políticas brasileñas, que integran el actual parlamento brasileño.

Entre los investigados están los presidentes de las cámaras de diputados y senadores de Brasil, Rodrigo Maia y Eunicio Oliveira. El presidente Michel Temer no fue incluido en la investigación al tener "inmunidad temporal" por el cargo que ocupa.

Además, según el diario "Estado" de Sao Paulo, Edson Fachin dispuso levantar el sigilo de las declaraciones de los funcionarios de Odebrecht en "honor al interés público a la información" y ponderando "los ideales democráticos y republicanos, en el campo de los actos judiciales", previstos en la Constitución Federal de Brasil.

El magistrado también refirió que el requisito de la motivación y publicidad de los juicios va en la misma dirección de la disposición constitucional, lo cual proporciona un doble control de la actividad judicial: de un lado las partes interesadas, y de otro, lo extraprocesal, por las partes en cuyo nombre se ejerce la justicia.

Fachin también señala que si bien para hacer frente a la colaboración premiada se garantiza la confidencialidad de las declaraciones para imponer el acuerdo, garantizar los procedimientos y la investigación, esto no puede ser un obstáculo para la publicidad del proceso.

El ministro relator señala que bajo este argumento el anterior ministro relator, el fallecido Teori Zavascki, ya había determinado levantar el secreto de las declaraciones en otros procedimientos de delación premiada.

Por lo cual, Edson Fachin determinó el levantamiento de la confidencialidad de las declaraciones de Odebrecht, que el procurador general de Brasil, Rodrigo Janot, otorgó a los directivos de la principal empresa constructora de Brasil.

La prensa brasileña no precisa si el levantamiento del sigilo también comprende las declaraciones de los directivos de Odebrecht referidas al pago de sobornos fuera de Brasil o solo las declaraciones relacionadas con los funcionarios y políticos que aparecen en la llamada "Lista Fachin" (véase la web de La República).

Partidos y presidentes

De las salpicaduras de la Lava Jato no se libra ninguno de los grandes partidos del país, ni derecha ni izquierda, ni prácticamente ninguna de las personalidades que han protagonizado la política brasileña desde hace dos décadas, incluidos los tres anteriores presidentes del país: la propia Rousseff, Lula da Silva y Fernando Henrique Cardoso, aunque estos, de momento, no figuran entre los que investigará el STF.

Las peticiones de investigación del magistrado del STF Edson Fachin, encargado del caso, son consecuencias de la llamada "delação do fim do mundo", las confesiones premiadas de los principales ejecutivos de Odebrecht. Las confesiones, que revelaron cómo durante años Odebrecht sobornó a los principales partidos y a sus más destacados dirigentes, habían llevado a la fiscalía general de la República a solicitar la apertura de las investigaciones. Y el Supremo ha aceptado la parte sustancial de sus peticiones.

En el golpe asestado por el Supremo hay una larga lista de víctimas en el Congreso (42 diputados) y el Senado (29 miembros de esa Cámara, un tercio del total).

Y ahí ninguno de los grandes partidos se libra. Están, por ejemplo, los presidentes de las dos principales fuerzas políticas que sostienen al Gobierno, Romero Jucá, líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del presidente Temer, y Aécio Neves, del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB). Al mismo tiempo, la investigación alcanza a los presidentes de las dos Cámaras.

También la izquierda

La oposición, encabezada por el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), que gobernó durante 13 años hasta el impeachment, no sale mejor parada. Los dos anteriores presidentes, Luiz Inácio Lula da Silva y Rousseff, ambos del PT, no integran la lista, pero la fiscalía también ha pedido investigarlos. Como ninguno de los dos es miembro de las Cámaras, no disponen de foro privilegiado y la decisión de someterlos a indagación corresponde a instancias judiciales inferiores al Supremo.

En la misma situación se encuentra Fernando Henrique Cardoso, del PSDB, presidente entre 1995 y 2003, que también fue incluido por la fiscalía general para ser investigado. Entre los que van a ser investigados por el Supremo ni siquiera falta otro expresidente, Fernando Collor de Melo, destituido en 1986 por acusaciones de corrupción. Tres décadas después, con un escaño en el Senado, Collor vuelve a estar bajo sospecha.

En total, el supremo Fachin autorizó a la fiscalía investigar a 108 políticos involucrados en el sonado escándalo.

La Lista Fachin

Presidente​ de la Cámara de Senadores de Brasil: Eunicio Oliveira.

Presidente​ de la Cámara de Diputados: Rodrigo Maia.

Ministros: 9.

Ministro de la Casa Civil: Eliseu Lemos Padilha (Partido del Movimiento Democrático Brasileño- PMDB).

Ministro de Ciencia y Tecnología: Gilberto Kassab (Partido Social Democrático - PSD).

Ministro de la Secretaría General de la Presidencia de la República: Wellington Moreira Franco (PMDB).

Ministro de Cultura: Roberto Freire (Partido Popular Socialista -PPS).

Ministro de Ciudades: Bruno Cavalcanti de Araújo (Partido de la Social Democracia Brasileña-PSBD).

Ministro de Relaciones Exteriores: Aloysio Nunes Ferreira (PSDB).

Ministro de Industria, Comercio Exterior y Servicios: Marcos Antônio Pereira (Partido Republicano Brasileño-PRB).

Ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento: Blairo Borges Maggi (Partido Progresista-PP).

Ministro de Integración Nacional: Helder Barbalho (PMDB).

Ministro de Tribunal de Cuentas de la Unión: Vital do Rêgo Filho.

Gobernadores:

Renan Filho (PMDB): Gobernador de Alagoas.

Robinson Faria (Partido Social Democrático-PSD): Gobernador de Río Grande del Norte.

Tião Viana (Partido de los Trabajadores-PT): Gobernador de Acre.

Senadores: 29.

Diputados: 42.

Otros investigados: 26.

Claves

Implicados. Entre los 108 delatados hay alcaldes, como el de​ Blumenau y​ el de ​Cabo de Santo Agostinho.​ También los esposos de la​s senadoras Vanessa Grazziotin y Kátia Abreu, y el hijo de Romero Jucá, Rodrigo de Holanda Menezes Jucá.

Cinco. En la lista también hay otros 4 ex presidentes, además de Collor de Mello: José Sarney, Fernando Henrique Cardoso, Luiz I. Lula da Silva y Dilma Rousseff.

Síguenos en Facebook