Adultos con estudios técnicos pugnan por grado académico

El 40% de los que ingresan a programas académicos de pregrado para adultos, o “Working Adult”, tienen estudios técnicos por lo que su objetivo es el grado de bachiller con el propósito de consolidarse y crecer profesionalmente.
 

21 Ago 2017 | 15:45 h

Este indicador, así como otros, los hizo saber Rodolfo Cremer, vicerrector académico y director de la Escuela de Posgrado de la Universidad Privada del Norte (UPN). 

Las edades de los estudiantes que ingresan a programas de Working Adult oscilan entre los 25 y 35 años, un 40% son mujeres y cuentan con una experiencia profesional previa de 8 a 10 años en promedio. “Son personas que manejan una vida laboral intensa y, generalmente, tienen responsabilidad familiar.

PUEDES VER: Estudios en institutos técnicos podrán ser convalidados en universidades desde el 2017

El 40% de ellos tiene carreras técnicas concluidas, el 30% ingresa por primera vez a la universidad y el 30% restante tiene estudios universitarios incompletos”, explicó Cremer.

Esta oportunidad de pregrado universitario requiere la dosificación de la carga académica para adecuarse al estilo de vida de un adulto trabajador.

Las más buscadas
Según el vicerrector de la UPN, las carreras más demandadas por adultos son Administración de Empresas (con sus vertientes en negocios internacionales, gestión comercial y marketing y contabilidad), Ingeniería Industrial, Ingeniería de Sistemas, Ingeniería Civil y Derecho.

“En la UPN, los estudiantes del programa de pregrado adulto -Working Adult tienen la posibilidad de escoger su carga académica y los horarios, que son por las noches y/o durante los fines de semana.

Es un pregrado universitario que cumple con los créditos y el número de horas de estudio requeridos por la ley Universitaria, pero que está diseñado para impartirse en la frecuencia y horarios de una persona adulta”, agregó.

Grupos homogéneos
Para Cremer, una característica muy importante del programa de pregrado para adultos en la UPN son los grupos de clase y estudio homogéneos, es decir, compuesto solo por adultos que trabajan y que comparten el mismo perfil de estudiante.

Los docentes de este programa son seleccionados con un perfil distinto, pues manejan muy bien la teoría y tiene los grados académicos requeridos por la Ley, pero además son entrenados y utilizan una metodología distinta, por lo que las clases son muy participativas y consideran la experiencia del estudiante dentro de la dinámica de aprendizaje.

“En la UPN formamos profesionales con una visión integral, dueños de su destino. Nuestro deber es conseguir el bienestar de los estudiantes y orientarlos a través de la mejor opción académica para que puedan crecer y consolidarse personal y profesionalmente”, concluyó.

(Textos y foto enviados por Andrea Rubio al WhatsApp de La República 941 000 000).

Te puede interesar