VIRUELA DEL MONO - ¿Qué se sabe sobre el virus tras detectarse el primer caso en Perú? PARO DE TRANSPORTISTAS - Sigue las últimas noticias de la movilización que inicia hoy 27 de junio

El trágico final de una misionera que ayudaba a mujeres maltratadas

La norteamericana Rebekah Dawn fue asesinada en una casa de la playa Arica. Ella defendía a víctimas de violencia y trata de personas. Sus asesinos se llevaron las cámaras de seguridad.

La víctima. Rebekak Dawn Bass tenía ocho años trabajando por los más necesitados en el Perú. Foto: difusión
La víctima. Rebekak Dawn Bass tenía ocho años trabajando por los más necesitados en el Perú. Foto: difusión
Óscar Chumpitaz

En palabras de su esposo Robert, Rebekah Dawn Bass amó tanto a Dios que eligió irse de su natal Estados Unidos para servirle a donde la misión se lo solicitara. En su caso, el destino la trajo al Perú para ayudar, pero fue asesinada en una casa de la playa Arica, en Lurín.

La Policía cree que en este condenable crimen actuó alguien cercano a la víctima.

A Becky Bass, como la llamaban de cariño, la encontraron sin vida en el patio posterior de su vivienda. Ella presidía la Asociación El Refugio de Esperanza y Gracia, la cual fundó para defender a víctimas de violencia y trata de personas.

PUEDES VER: Asesinan a misionera estadounidense en Lurín

La misionera estadounidense de 42 años, natural de Missouri, es recordada por sus vecinos como una persona buena y servicial. Su esposo, Robert Paul Bass Jr. (Bob), señala que su vocación de servicio a Dios se evidenció desde muy pequeña.

“Estamos consternados. Ella trabajaba en el rescate de jovencitas vulnerables. Tenía un corazón muy hermoso, daba todo por aquellos en necesidad”, dijo muy afligido su amigo Fidel Lucero.

“Bob y Colton (su hijo) no estaban en casa. Le habían enviado recientemente un dinero para Becky que se estaba recuperando del covid”, dijo otra amiga de la víctima, Lee Ann Ran. Ella indica que la misionera tenía una pasión por rescatar a personas víctimas de tráfico ilegal y en situaciones de abuso.

PUEDES VER: Chorrillos: realizan prueba de luminol en casa de mujer que fue encontrada muerta en una bolsa

El crimen, similar al de la misionera italiana Nadia de Munari, fue cometido la tarde del viernes en la urbanización Suspiros, en Lurín.

Lugar. Vivienda de la playa Arica, en Lurín, donde la extranjera fue hallada sin vida la tarde del viernes. Foto: difusión

Asesinato y robo

Hasta ahí se constituyó personal de la comisaría de Lurín que patrullaba la zona. Cuando los agentes llegaron encontraron al director de dicha ONG, Eleazar Alexander Pérez Salcedo, de nacionalidad venezolana.

Pérez indicó que encontró la puerta cerrada y que al ingresar halló todo en desorden en la sala principal y manchas de sangre que daban al patio posterior donde fue encontrado el cuerpo de Rebekah.

PUEDES VER: Rímac: hampón le roba a madre de familia que tenía a su bebé en brazos

Él o los asesinos se ensañaron con la víctima. Su esposo, Robert Paul Bass Jr, no lo podía creer. Él y su menor hijo no estaban en casa ese día y se enteraron de lo ocurrido varias horas después.

Quienes cometieron el crimen se llevaron el sistema de cámaras de videovigilancia BTR, 8 mil dólares, una laptop y un celular de la víctima.

Ocho años en Perú

Rebekah Dawn Bass era una mujer muy amorosa. Quienes la conocían dijeron que llegó al Perú junto a su esposo como misioneros para llevar la palabra de Dios a las zonas más alejadas y pobres.

Tuvieron un hijo y decidieron quedarse hace 8 años en el país para brindar ayuda a las personas que sufrían de violencia. Por ello fundaron la asociación cristiana El Refugio de Esperanza y Gracia, a través de la ONG Bob y Becky Bass.

PUEDES VER: Tacna: joven detenida junto con policía Santiago Paco fue el rastro clave para su captura

Los esposos sentían mucho cariño por nuestra patria y por ello habían adoptado la nacionalidad peruana. Sus sueños de seguir ayudando a los necesitados han quedado truncos.

Las investigaciones son realizadas por un grupo especial de la División de Homicidios. “Vamos a capturar a los asesinos”, aseguró el coronel Víctor Revoredo, jefe de esa unidad.

Datos

Sospechas. A los investigadores les llamó la atención que él o los asesinos se llevaran las cámaras de vigilancia. No descartan que la víctima les haya abierto la puerta principal.

Indicios. Rebekah estaba pasando sola su etapa de recuperación. Es posible que los asesinos hayan tenido información sobre un dinero que había recibido.