EN VIVO - ¡Boca Juniors campeón de la Copa Argentina! Vencieron 5-4 a Talleres en penales

“Me siento abandonado”: empleados de limpieza en primera línea y sin vacunas

En riesgo. Obreros de limpieza pública exigen ser inmunizados contra la COVID-19, debido a que no han parado desde el inicio de la pandemia. A la fecha, registran aproximadamente 500 decesos a nivel nacional.

Decenas de trabajadores de limpieza vienen realizando plantones frente a las instalaciones del Minsa. Foto: Deysi Portuguez/ URPI-GLR
Decenas de trabajadores de limpieza vienen realizando plantones frente a las instalaciones del Minsa. Foto: Deysi Portuguez/ URPI-GLR
María de los Angeles Morales Isla

Limpian y existen. Jhony López (48) lleva 11 años trabajando en limpieza pública en Puente Piedra. Desde que empezó la pandemia, nunca se quedó en casa. Cada día, con el solo el pasar de las horas, sus guantes se desgastan hasta romperse y los implementos no bastan. Ve partir a sus amigos por COVID-19 y vive alejado de su familia por temor a contagiarlos. Hoy, su derecho se vuelve una exigencia, una protesta: “Queremos la vacuna”.

Pese a que está en primera línea, el sector limpieza no ha sido inmunizado en su totalidad, ni siquiera el 50% del personal público. Si bien formó parte del primer plan de vacunación junto a los trabajadores de salud, bomberos y PNP, con el cambio a la inmunización territorial, su inoculación ha sido postergada. Ante esta negativa, se encadenaron, alzaron su voz y se indignaron frente al Ministerio de Salud, pero la respuesta aún se hace esperar.

De acuerdo con la Coordinadora de Obreros Municipales, aproximadamente 509 empleados han fallecido a causa del coronavirus. Además, según el Sindicato de Trabajadores de la Empresa Innova Ambiental S. A. (Sitobur), entre tres y cuatro personas se contagian a diario.

Ya deberíamos estar vacunados, pero hasta el día de hoy no. Es preocupante, sé lo que es el contagio con la basura, todo lo que percibimos diario. Esto al final se lo lleva la familia, es un peligro eminente”, afirmó a La República José Sandoval, de la Coordinadora de Obreros Municipales.

En tanto, López afirmó sentirse invisibilizado: “Me encuentro separado de mi familia. Me siento abandonado por la autoridad. Tuvimos que hacer un plantón porque no nos daban implementos de bioseguridad. Me sentiría un poco protegido (si me vacunan) porque de repente me agarra el virus, pero no será como al principio, con el fallecimiento”.

Según Jimmy Ayme Fernández, secretario general de Sitobur, la mayoría de los trabajadores de limpieza de la Municipalidad de Lima son mujeres, casi un 90% de un total de 1.086. Una de ellas es Jenny Tapia (42), quien cuenta con 14 años al servicio de la comuna. “Vivía con el miedo de infectarme, de poder llevar a mi familia, de salir trabajar. Muchas de nosotras somos padres y padres, necesitamos el trabajo. Muchas de nosotras no quisiéramos enfermarnos”, relató.

A la falta de una dosis, se sumó el desempleo. Tapia observó cómo despidieron a una compañera suya que se había recuperado de la COVID-19; sin embargo, tras el alta médica, aún presentaba secuelas. “Se repuso a trabajar cuando terminó su descanso médico. Tienes secuelas, pero tienes que trabajar. Esa compañera trabajó así y se desmayó, no podía. Esa misma compañera está en un juicio de reincorporación porque la despidieron”, acotó.

Dosis postergadas

Aunque el sector limpieza de las municipalidades de Lima y otros distritos, como Puente Piedra, no ha sido inmunizado, en el Callao es distinto. En la empresa Eslimp, solo un 10% de sus trabajadores sí recibió la vacuna, lo que representa a 152 empleados, pero aún faltan más de 1.600.

“Se gestionó diversas quejas a la Diresa y al Gobierno regional desde el mes de enero a fin de que nos den respuesta. Esta semana empezaba, pero hubo una descoordinación”, precisó la presidenta del directorio de Eslimp Callao, Maritza Villa.

Sin embargo, la Coordinadora de Obreros Municipales sostuvo que no tenían una fecha. “La Municipalidad del Callao es empresa privada de limpieza, ellos se han movido para que puedan dar vacunas a sus trabajadores. Solo están haciendo caso a las empresas que reclaman, pero no al sector público”, expresó Sandoval, de la Coordinadora.

Lo mismo sucede con Sitobur. De acuerdo con Ayme Fernández, la misma empresa debe encargarse de la gestión. Asimismo, López, empleado de Municipalidad de Puente Piedra, indicó: “Hemos tenido reunión con funcionarios, dicen que no es tema del municipio, sino del Gobierno central. Ellos tienen que interferir”.

Según Gabriela Jiménez, jefa inmunizaciones del Minsa, el personal de limpieza está en lista de espera y se iniciará su inoculación dependiendo del número de dosis. “Lo que vamos a vacunar es en condición (al número) de vacunas. No tenemos una programación absoluta para todos. Si hay disponibilidad de saldo, iniciaríamos con quienes están en la lista de espera. No es que tengamos vacunas para cada grupo exacto”, comentó.