Diferencias entre los tres tipos de pruebas para detectar la COVID-19

Sociedad LR

larepublica_pe

10 Abr 2020 | 18:44 h
La prueba PCR, el test rápido de antígenos y el test serológico tienen porcentajes de sensibilidad distintos. (Foto: Difusión)
La prueba PCR, el test rápido de antígenos y el test serológico tienen porcentajes de sensibilidad distintos. (Foto: Difusión)

Especialista indica que ninguna es mejor que la otra, sino que son aplicables en diferentes momentos de una pandemia.

En el día 26 del estado de emergencia, el Ministerio de Salud (Minsa) informó que la cifra de casos confirmados con coronavirus en el Perú se elevó a 5897.

La data se determinó tras procesar un total de 56 681 pruebas: 25 643 moleculares y 31 038 rápidas. Estas últimas se caracterizan por arrojar resultados en pocos minutos, lo que ha permitido aumentar el número de muestras tomadas por día, sin embargo, se sabe que tienen un grado de fiabilidad menor al de las primeras.

PUEDES VER Coronavirus en Perú EN VIVO, minuto a minuto: últimas noticias del COVID-19 hoy viernes 10 de abril

Esta diferencia generó distintos cuestionamientos al Gobierno por la adquisición de más de 1 millón de pruebas rápidas, pues en realidad no detectaría la cifra real de contagios.

Al respecto, el dr. Mauricio León Rivera, director médico del Centro Detector del Cáncer, indicó que, debido a sus características, cada tipo de prueba tiene un uso diferente, si es que se aplican en diferentes momentos de una pandemia.

Por ello, explicó la diferencia entre los tres tipos de test que se manejan en el mercado para la detección de la COVID-19, los cuales son muy similares usados en la lucha contra el cáncer: la prueba PCR, el test rápido de antígenos y el test serológico.

PUEDES VER Trabajadores del diario El Peruano dan positivo a COVID-19 y cierran planta de impresión

La primera de ellas, la prueba PCR (reacción en cadena de la polimerasa), se caracteriza por ser la más lenta en arrojar resultados y ser las más cara, ya que se procesa en un laboratorio con personal y equipos especializados.

Este tipo de test se realiza a través de una muestra extraída con un hisopado de la nariz y/o faringe, y es capaz de detectar la presencia del virus desde el inicio de la infección debido a que tiene una sensibilidad mayor al 90%.

El segundo tipo es el test rápido de antígenos, cuyo sistema de funcionamiento es similar a una prueba de embarazo, por lo que se realiza en laboratorios sencillos y los resultados se obtienen en pocos minutos.

PUEDES VER SJM: hombre de 80 años fue desalojado y ahora duerme en una carretilla en la calle [VIDEO]

La extracción de la muestra es la misma que para PCR, con hisopado del fondo de la nariz o de la boca. El objetivo es detectar los antígenos, que son las proteínas que existen en la superficie del virus.

La limitante de esta prueba es su baja sensibilidad, que varía entre el 30 y 40%, pudiendo tener un número elevado de falsos negativos, por lo que se recomienda reforzar con un test de PCR.

León Rivera indica que, según los expertos, estas pruebas tienen más sentido utilizarlos en la fase inicial de una pandemia.

PUEDES VER San Martín: detienen a joven que se hacía pasar como periodista para transitar en cuarentena

El tercer tipo es el test serológico cuyo resultado se obtiene rápidamente en pocos minutos con una sensibilidad mayor al 88 %. La extracción de la muestra se hace se hace de una gota de sangre que se saca de un pinchazo en el dedo.

El especialista precisa que esta prueba no sirve para la fase inicial, ya que no detecta el virus en sí, sino que se basa en la respuesta inmune del individuo, es decir, sirve para detectar quien ha sufrido la infección y quién no. Por lo tanto, empieza a ser útil a partir del séptimo día después de haberse infectado, cuando el cuerpo empieza a generar anticuerpos.

“De cara a la fase de desescalada del confinamiento, una vez que se empiece a duplicar la famosa curva de propagación del virus será clave contar con los conocidos test serológicos”, sostuvo.

PUEDES VER Reportan 31 fallecidos más por COVID-19 y cifra de muertes incrementa a 169, según Minsa

Gracias a estas pruebas se puede calcular qué parte de la población ha superado la enfermedad y cuál todavía es susceptible de ser infectada pudiendo entonces dimensionar en forma real los alcances de una pandemia en forma rápida y barata.

“No hay un test que sea mejor que otro, solo hay que saber utilizarlos racionalmente y en el momento adecuado de una pandemia”, puntualizó el especialista.