¿En qué casos una reunión aumenta el nivel de propagación de la COVID-19?

07 Jul 2020 | 13:25 h
Fiestas de cumpleaños, visita a restaurante o bares podrían ser espacios de alto riesgo de contagio del coronavirus. (Créditos: Andina)
Fiestas de cumpleaños, visita a restaurante o bares podrían ser espacios de alto riesgo de contagio del coronavirus. (Créditos: Andina)

En medio del levantamiento de la cuarentena, te explicamos por qué es necesario disminuir el contacto masivo con el fin de evitar que las reuniones se conviertan en focos de infección del nuevo coronavirus.

Los expertos en salud pública han señalado que la forma de propagación del nuevo coronavirus es mediante el contacto directo de persona a persona. Ante eso, se ha reconocido que la medida de distanciamiento ha sido vital para salvar miles de muertes. Sin embargo, actualmente, muchos países han comenzado a levantar esta medida, dejando la responsabilidad del distanciamiento a la población.

En medio del levantamiento de la cuarentena, uno de los principales espacios, junto a los mercados y centros comerciales, que se pueden convertir en centros de propagación son las reuniones familiares o de amigos, que ya se han comenzado a reanudar en los últimos días.

PUEDES VER Sistemas de desinfección contra el coronavirus: ¿en cuáles se pueden confiar?

El médico e investigador de salud pública de la Facultad de Medicina de Harvard, Abraar Karan, en conversación con la BBC, examinó tres casos ocurridos en Estados Unidos y señaló que existen acciones que determinan que un evento pase de bajo a alto riesgo de contagio.

Manifestó que, para el análisis, tomó en cuenta que a pesar de que existen perfiles de riesgos que varían entre eventos similares, existen ciertos factores que pueden darnos una idea de alerta. Por ejemplo, indicó que la reunión sea en un lugar cerrado o que esté muy concurrido pueden ser señales para tener en cuenta antes de asistir a este tipo de reuniones.

Fiesta de cumpleaños

El 30 de mayo, la familia Barbosa reunió un grupo de 25 personas para una fiesta sorpresa de cumpleaños en el norte de Texas, EE. UU. El anfitrión, sin saberlo, estaba infectado con la COVID-19.

Días después, varios de los asistentes arrojaron positivos en sus pruebas de coronavirus. Incluso, entre las personas mayores que asistieron, hubo fallecidos.

Para Karan, una fiesta de cumpleaños, como la que analizó, podría tener todos los factores para ser un evento propagador del virus. “Si estás en una fiesta de cumpleaños, hay mucho contacto. También hay personas que hacen cola para usar el baño”, explicó.

Además, detalló que en una fiesta las personas beben y comen, lo cual se convierte en un problema, ya que es poco probable que usen un protector mientras lo hacen, lo que aumenta el riesgo.

"Si se añaden cosas como el alcohol, es más probable que las personas vuelvan a su comportamiento normal, están menos inhibidas y puedan olvidarlo".

Un bar restaurante

El 2 de julio, se confirmaron 152 infecciones en 13 condados de Michigan que fueron vinculadas al bar Harper’s. Del total, 128 informaron que acudieron entre el 12 de junio y el 20 de junio, y el resto son contactos cercanos de quienes lo hicieron.

Al igual que en la fiesta de cumpleaños, Karan sostiene que un bar cerrado o un restaurante abierto puede ser un territorio arriesgado, ya que la comida puede ser un factor que desencadene el contagio. “Cuando hay personas que comen, no usan máscaras, mastican, hablan, y van a estar cara a cara, uno frente al otro”, señala.

Si hay música a alto volumen o si la concurrencia hace difícil escuchar, el hablar en voz más alta, también aumentará el riesgo “como una fiesta en su apogeo”, añade Karan.

“Es importante tomar precauciones, pero al final del día, no importa cuántas precauciones tomes, algunas cosas son de alto riesgo y los bares son una”, dice el médico.

PUEDES VER ¿Cómo el aislamiento social afecta la salud de los adultos mayores? Un riesgo oculto para su bienestar

El ensayo de un coro

En marzo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) encontraron 53 casos positivos de 61 integrantes de un coro que se había reunido para ensayar en el condado de Skagit, Washington. Dos miembros fallecieron por el virus.

El especialista sostuvo que, en este caso, el nivel de riesgo tiene que ver con la acción por la que se reunieron: el canto. Karan señaló que cuando se canta, al igual que cuando se habla, se expulsan gotas de la boca y la nariz.

"Cuando realmente estás respirando fuerte, estás produciendo más aerosol, gotas más pequeñas que pueden flotar en el aire", explica.

En el coro, el enfermo inicial podría haber expulsado estas gotitas mientras ensayaban, que luego flotaron en el aire mientras los demás cantaban y socializaban a lo largo de dos horas.