Sistemas de desinfección contra el coronavirus: ¿en cuáles se pueden confiar?

La República

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

06 Jul 2020 | 23:07 h
Muchas personas en sus casas han optado por desinfectar ambientes o espacios a través de diversas modalidades, pero ¿qué tan efectivas son? Foto: Composición

Luz ultravioleta, vaporizadores, tapetes limpiadores de calzado y túneles son algunas de las opciones para desinfectar ambientes y espacios públicos contra el nuevo coronavirus. ¿Qué tan recomendables son?

Cada día la pandemia de la COVID-19 registra un mayor número de casos confirmados de la nueva enfermedad. Sin embargo, aún la comunidad científica no encuentra datos exactos sobre las maneras de eliminar o bloquear el virus en el organismo. Por ello, la prevención y cuidado siguen siendo las mejores recomendaciones para evitar una posible infección por el SARS-CoV-2.

Mantener la distancia física, usar mascarillas y lavarse constantemente las manos son las indicaciones de las autoridades sanitarias. Además, muchas personas en sus casas han optado por desinfectar ambientes o espacios a través de diversas modalidades, pero ¿qué tan efectivas son?

PUEDES VER: ¿Cómo desinfectar las frutas y verduras?: te enseñamos a limpiar tus alimentos para evitar la COVID-19

Desde arcos o túneles de desinfección hasta equipos con luz ultravioleta se emplean para limpiar o purificar ambientes de uso doméstico o espacios comunes. Sin embargo, algunas organizaciones y especialistas advierten sobre el tema.

Luz ultravioleta contra el coronavirus

Existen diversos estudios sobre la luz ultravioleta frente a los coronavirus MERS Y SARS, cuyo material genético es similar al SARC-CoV-2, que indica que esta radiación tiene la capacidad de inhibir el crecimiento de ambos agentes patógenos. Recientemente, la compañía Signify en Estados Unidos detalló que puede destruir el nuevo coronavirus a un 99 % en seis segundos.

En Estados Unidos se inició las pruebas con luz ultravioleta para eliminar restos de coronavirus en trenes, estaciones, entre otros lugares. Foto: Difusión

Para Alfonso Zavaleta, profesor de Farmacia y Bioquímica de la UPCH, emplear luz ultravioleta funciona en tanto su potencia sea intensa y la distancia a aplicar sea corta. Para el investigador, cuando se utiliza ese método en el laboratorio se complementa con otro para lograr una mejor desinfección. Sin embargo, a nivel doméstico su uso no sería tan eficiente.

“Para matar diversos virus y bacterias es necesaria una exposición prolongada y una potencia alta de la lámpara en el tiempo. Eso no lo consigues con una lamparita de mano o con un foco”, agrega el especialista. De igual manera, Zavaleta menciona que su uso puede ser perjudicial para la salud, ya que es radiación la que se expone durante el procedimiento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha indicado que las lámparas ultravioletas no se deben usar para desinfectar manos u otras áreas de la piel, pues causan irritación y riesgos de cáncer. Su uso siempre es recomendable con equipo especial y personal capacitado.

PUEDES VER: El 39 % de personas usa desinfectantes de manera arriesgada para evitar la COVID-19

Vaporizadores o vapor para matar el virus de la COVID-19

En un ambiente cerrado, el aire caliente en forma de vapor puede tener efectos sobre los virus, llegando a matarlos. A nivel doméstico, Alfonso Zavaleta indica que esta no es una herramienta práctica. “Puede servirte para desinfectar en determinados momentos, pero no es algo práctico y fácil de manejar en la comunidad”, manifiesta el especialista.

Esta tecnología funciona porque es agua caliente a temperatura de ebullición, en forma de vapor, la que tiene la acción viricida. Además, tal como comenta Zavaleta, depende del tiempo y las características del agente patógeno para determinar la efectividad del vapor.

Específicamente sobre los vaporizadores que se aplican sobre la ropa, a los cuales se los señala como inhibidores del nuevo coronavirus, el especialista explica que no sirven. “Eso tiene una acción de contacto muy pequeña y normalmente para matar virus en superficies se necesita un viricida que tenga larga duración”, detalla.

Túneles de desinfección y tapetes limpiadores

El Ministerio de Salud ya ha indicado que las cámaras y túneles de desinfección son dañinas para la salud, ya que sus compuestos pueden ser nocivos para la piel y las vías respiratorias. Por otro lado, el uso de tapetes limpiadores para los pies no ayuda en gran medida a eliminar el virus.

Diversos túneles de desinfección se instalaron en el país. Foto: Rodolfo Contreras Quintanilla / La República

Para Alfonso Zavaleta —y como ya lo han indicado las autoridades sanitarias y algunos especialistas— la mejor forma de protección es la individual, es decir, el lavado constante de manos, el uso de mascarillas y la distancia física “son un mejor factor que una supuesta desinfección”.

PUEDES VER: ¿Cuáles son las enfermedades más comunes en invierno y cómo prevenirlas?

Falsa sensación de protección

Existen diversas opciones de equipos para desinfectar a nivel doméstico, pero hasta la fecha el agua con lejía sigue siendo la mejor recomendación para cuidar espacios comunes u objetos de uso cotidiano. Sobre ello, la OMS ha sido enfática en que su manejo no debe aplicarse sobre el cuerpo, el motivo es que puede ocasionar daños en la piel y las mucosas.

Por los altos niveles de toxicidad de los otros componentes, se recomienda la lejía para la higiene de la casa. El Ministerio de Salud señala que aplicar dos cucharaditas de lejía por litro de agua permite desinfectar superficies y pisos. Además su uso debe ser en el mismo día de la preparación; el principio activo desinfectante se degrada con el tiempo.

El Minsa brinda recomendaciones para el uso de agua segura. Foto: Captura de pantalla Digesa

Los riesgos que puede traer el uso de otros métodos puede llevar a una idea errónea de protección frente al virus. Alfonso Zavaleta reitera que el virus de la COVID-19 no se transmite del piso a la nariz, sino más bien de persona a persona.

“Nos da una tranquilidad, pero a la larga no pueden funcionar para nada (...). Hay una falsa sensación de protección que le da a la gente la idea de que uno está bien protegido y que están haciendo algo efectivo, pero más se debería reforzar la protección individual, ahora sobre todo que la gente está saliendo en cantidades a la calle”, finaliza el especialista.