ONPE - Cómo elegir tu local de votación para las elecciones municipales y regionales

Rodolfo Orellana tiene nueve identidades en EE.UU. y ya vació sus cuentas bancarias

Plataforma_glr
Hasta ahora no hay registros de los más de 100 millones de dólares que habría reunido el Clan Orellana. La Fiscalía solicitó la colaboración de la DEA y el FBI para rastrear los nombres y cualquier actividad económica de los implicados.Cuentas en cero

César Romero C.

El prófugo empresario inmobiliario Rodolfo Orellana Rengifo ocultaría su fortuna en cuentas en los paraísos fiscales bajo otras identidades y ciudadania extranjera.

La Unidad de Inteligencia Financiera ha reportado que las cuentas bancarias de Orellana y su red de más de 52 empresas y un sinnúmero de testaferros presentan saldo cero.

Según dijo el congresista Víctor García Belaúnde, la fiscalía especializada en lavado de activos detectó que Rodolfo Orellana maneja al menos nueve identidades distintas en Estados Unidos (EE.UU.). 

En EE.UU. no hay registro nacional de identidad, como en el Perú. Allá las personas usan la tarjeta del seguro social o la licencia de conducir para identificarse. 

En la meticulosa búsqueda de información que realiza la fiscal especial Marita Barreto, se llegó a un número de seguro social de Orellana en EE.UU.

Luego, al solicitar el reporte de dicha tarjeta de seguro, las autoridades estadounidenses indicaron que ese número está asociado a otras nuevas identidades. 

Se indicó además que en el documento, por ejemplo, aparece consignado el nombre del ciudadano inglés Aka Alba Rick

La fiscalía ha solicitado la colaboración de la DEA y el FBI para rastrear los nombres y cualquier actividad económica que hubieran realizado en dicho país. 

La hipótesis que manejan las autoridades es que Orellana esté utilizando alguna o todas esas identidades para ocultar su fortuna.

¿DÓNDE ESTÁ EL DINERO?
Por otro lado, hasta ahora no se ha podido encontrar nada de los más de 100 millones de dólares que habría amasado la red Orellana.

El dinero no está en los bancos y menos en las cooperativas nacionales y tampoco se ha registrado su salida del país por el sistema bancario.

Orellana parece haber movido toda su fortuna en efectivo y la oculta en cajas fuertes en algún lugar en el país o encontró la forma de llevarla al exterior evadiendo todos los controles.

La Unidad de Inteligencia Financiera ha establecido que el dinero que movía esta organización solo permanecía algunas horas o un máximo de dos días en un banco, antes de ser retirado. Las cuentas muestran depósitos entre 100 mil y un millón de soles que son retirados unas horas después o en los días inmediatos siguientes. 

Por ejemplo, una cuenta en el Banco Continental de Benedicto Jiménez registra un depósito de 66 mil soles el 11 de febrero del 2011, que es retirado el 14 de febrero, mediante un cheque a nombre de la empresa Mora Publicidad y Representaciones.

Lo mismo sucede con las cuentas de empresas como Aladem, Coopex, Itaca Perú, Inversiones mineras, ABC Group, entre otras. Empresas de fachada que no cuentan con empleados ni oficinas propias y solo servían para facilitar las actividades ilícitas de esta organización.

MÁS INVESTIGADOS
En tanto, la fiscal Marita Barreto amplió la investigación preparatoria contra 32 nuevos colaboradores de Rodolfo Orellana, incrementando a 51 el número de investigados, por lavado de activos y asociación ilícita para delinquir. 

Entre los nuevos investigados aparecen los esposos César Ferré Simonetti y Reyna Valera de Ferré que participaron en la venta fraudulenta del terreno de Cervatel de la comunidad laboral de la ex Compañía Peruana de Teléfonos (CPTSA), un terreno de 13 hectáreas ubicado en Santa Clara. 

Igualmente, Edith Marlene Morales Breña, acusada de integrar una organización que se apropiaba indebidamente de terrenos en Surco, el perito Wilbert Rodas Ríos, directivo de la empresa Valorem y Consultores.

Además, Carlos Blas Bada, Johany Medina Becerra, Walter Saavedra Paredes, Óscar Aguilar Cervantes, Víctor Torres Álvarez, Oldrich Sembera Parro y Pedro Martínez Ching.